#60añosMRO - MRO y sus Luchas - 4) La lucha armada revolucionaria

22.Abr.21    a) Actos aniversario
   

La lucha armada revolucionaria, enmarcada en una concepción continental y regional, vinculada al Plan del Comandante Guevara para la liberación de nuestro Continente. “Crear dos, tres, muchos Vietnam” era la consigna, contra el imperialismo. A Uruguay le correspondía integrarse a la lucha. No era la Suiza de América, el Uruguay no iba a ser una excepción, y la misión revolucionaria era entrelazarse a la lucha del Cono Sur. Asumimos este desafío. Durante la década del 60 proliferan y se desarrollan en América Latina un gran número de movimientos armados de liberación, como respuesta legítima de los pueblos frente al modelo económico político de las dictaduras militares y regímenes totalitarios cívico-militares impuestos por el imperialismo como forma de defender sus intereses económicos de explotación del área.

Como ejemplo de esas luchas podemos señalar: en Guatemala, las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) y el Movimiento Revolucionario “13 de Noviembre”, lideradas por Luis Turcios Lima y César Montes, y Yon Sosa respectivamente. En Colombia operaban las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) bajo el mando del Comandante Manuel “Tiro Fijo” Marulanda Vélez, el Ejército de Liberación Nacional “ELN” bajo la dirección del Comandante Fabio Vázquez y en cuyas filas combatiera Camilo Torres Restrepo, y el Ejército Popular de Liberación que opera en el Alto Sinu y el Alto San Jorge. En Perú: el Movimiento de Izquierda Revolucionario bajo la dirección de Guillermo Lobatón y Luis de la Puente Uceda; el Ejército de Liberación Nacional liderado por Héctor Bejar. En Venezuela: luchaban el Movimiento de Izquierda Revolucionaria y el Frente de Liberación nacional - Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FLN-FALN), conducidas por Carlos Bentancour, Douglas Bravo y Luben Petcoff. En Nicaragua estaba presente en la lucha armada el Frente Sandinista de Liberación nacional (FSLN) bajo la conducción de Carlos Fonseca Amador.

La estrategia del Che en su Plan del Cono Sur fracasa circunstancialmente: se frustra un intento. Sus análisis y premisas, sus orientaciones y enseñanzas, sus líneas de acción conservan vigencia. Es el camino que el imperialismo deja a los pueblos y así lo marcan el ejemplo de todas las revoluciones victoriosas del Tercer Mundo.

LAS FAR ORIENTALES
Cuando en el propio Uruguay se vieron agotadas las posibilidades de transitar por las vías pacíficas de lucha, cuando el gobierno de Pacheco Areco se transforma en una desembozada dictadura, ilegalizando partidos políticos, clausurando diarios, encarcelando, torturando y asesinando estudiantes y obreros en las calles, armando grupos parapoliciales para aterrorizar al pueblo y atacar sus organizaciones, nuestro MRO - que entonces estaba ilegalizado, agotada así la posibilidad de actuar en el marco democrático burgués- desarrolla la lucha armada a través de su organización guerrillera, las Fuerzas Armadas Revolucionarias Orientales (FAR-O), bajo las banderas de la Liberación Nacional y el Socialismo.

El accionar guerrillero de las FAR Orientales estuvo siempre estrechamente vinculado a las luchas populares y obreras
Así, por ejemplo:
El copamiento de la Fábrica de Productos Porcinos Ernesto Ottonello, donde se expropiaron armas y se dio lectura a una proclama ante los trabajadores. Este operativo formaba parte de una serie destinada a apoyar el conflicto de la industria frigorífica que en ese momento sacudía al país.
Acciones de expropiación a la cadena de Almacenes Manzanares con posterior reparto de comestibles en los barrios de las zonas marginales y de apoyo a las ollas populares de las fábricas en huelga.
Atentados con explosivos a sucursales de la banca extranjera y de la oligarquía (City Bank, Banco Comercial, Banco de Londres y América del Sud, Banco Mercantil, etc.), en el marco de la gran huelga bancaria de 1969.
Múltiples operaciones expropiatorias contra bancos, financieras usureras para bancarias, cambios clandestinos, usureros privados y contra empresas norteamericanas como The National Cash Register Company.

Acciones de propaganda armada como la toma del Cine Plaza y la embajada Suiza.
Operaciones punitivas y de castigo, como la ocupación con decomiso de archivos y registros del local del entonces existente sindicato amarillo de AFUTE, vinculado a la agencia USIS, controlada por la CIA.
Pertrechamiento en armas a través de desarmes a agentes represivos; expropiaciones a coleccionistas en función del principio de autoabastecimiento.

Las FAR Orientales contaban con su propio órgano de difusión y propaganda, a través del cual buscaban mantener informado al pueblo acerca del accionar de la organización: “El Guerrillero Oriental”, de aparición irregular y difusión clandestina.