Declaración ante las elecciones departamentales de setiembre 2020

16.Sep.20    Declaraciones - Nacionales
   

Ante las elecciones departamentales del 27 de setiembre también decimos:
Gane quien gane, pierde el pueblo.
Llamamos al voto en blanco, nulo o abstención.


De cara a las elecciones de octubre del año pasado decíamos:

Sea cual sea el gobierno que emerja del presente proceso electoral los principales lineamientos de su programa de gobierno ya están definidos:

  • Mantenimiento de la estructura económica y social de país dependiente, sometido a los intereses imperialistas
  • Mantenimiento del pago de la deuda externa
  • Mantenimiento de la política de protección de los intereses del gran capital imperialista
  • Mantenimiento de los subsidios al capital local
  • Continuar el reforzamiento del aparato represivo
  • Extensión de la apertura de todos los aspectos de la vida social a la búsqueda del lucro capitalista, esto incluye salud, educación, etc.
  • Nuevo aumento de la carga impositiva sobre los trabajadores
  • Reforma del régimen jubilatorio que implicará aumento de la edad de retiro, aumento de las imposiciones a trabajadores y pasivos, profundización de las exoneraciones patronales, profundización de los beneficios del sector financiero que opera las AFAPs, entre otros medidas destinadas a favorecer a los capitalistas en detrimento de los trabajadores 
  • Flexibilización laboral
  • Rebajas salariales
  • Represión contra las luchas populares

Ya sea que vuelva a ganar el FA, o, como parece más probable, gane la coalición blanquicolorada, estos puntos marcarán el programa del próximo gobierno.

No se dice una sola palabra en la campaña electoral acerca de estos temas por la sencilla razón de que no están en cuestión, pues se da por descontado su cumplimiento por parte de todos los partidos con posibilidad de acceder al gobierno.

Estos pronósticos se han cumplido y con creces en estos meses transcurridos desde entonces.

Agravada por la pandemia, la situación económica que se venía deteriorando a grandes pasos terminó por estallar.

Cientos de miles de trabajadores fueron enviados primero al seguro de paro y en un gran porcentaje han pasado o están pasando a despido. Cientos de miles de trabajadores en negro ni siquiera tuvieron la posibilidad de ir al seguro y tampoco tuvieron ninguna cobertura las decenas de miles de trabajadores por cuenta propia, que también se han visto al principio privados de su sustento y luego han seguido arrastrando una situación enormemente precaria.

Decenas de miles de familias trabajadoras comen diariamente de las ollas populares o dependen de la entrega de alguna canasta de alimentos para subsistir.

Como siempre ha sido, la crisis se descarga sobre los trabajadores y el conjunto de los sectores más pobres de la sociedad.

En este contexto, las medidas del gobierno, con la complicidad del Frente Amplio en la oposición y de las cúpulas sindicales, son de rebaja salarial tanto para trabajadores del sector público como del sector privado, y recortes en los servicios públicos como educación, salud, etc.

Nada de esto se discute, obviamente, en el marco de la actual campaña electoral.

Los aparatos sindicales y sociales del FA intentan canalizar toda tendencia a la lucha popular en el marco de la Intersocial, que se embandera con consignas vacías ya que no hay ninguna intención en los aparatos que la manejan de afrontar una lucha en serio para satisfacer las necesidades populares. Su objetivo es servir de sostén de la campaña electoral frenteamplista de cara a estas elecciones y, sobre todo, de cara a las próximas elecciones nacionales, dentro de poco más de cuatro años.

En este marco el discurso frenteamplista es que todos los males comienzan a partir del pasado 1 de marzo y en particular a partir de la LUC. Como si durante los 15 años anteriores no se hubiera ido profundizando una política de sometimiento al imperialismo, de mantenimiento de los beneficios al gran capital y de la explotación sobre los trabajadores, de mantenimiento de la impunidad de los represores de la dictadura y también de los represores posteriores, como los del Filtro, por ejemplo, y de los actuales represores de trabajadores y sectores populares. Como si no hubiera sido el propio Frente Amplio el responsable de generar todos los antecedentes legales y materiales en que se sustentan las medidas del actual gobierno. Como si el propio Frente Amplio no hubiera votado más de la mitad de los artículos de la LUC.

Ante esto nuestra llamada continúa siendo a enfrentar, con la lucha popular, al conjunto la política económica que descarga la crisis sobre los trabajadores para asegurar el mantenimiento y el crecimiento de la ganancia de los grandes capitalistas, así como al avance represivo que la acompaña.

Para esto entendemos que sigue siendo la tarea central trabajar por la unidad del clasismo y de la izquierda consecuente para enfrentar al reformismo que opera para colocar al movimiento popular como sostén de sus intentos de volver al gobierno en cuatro años.

Contra los despidos y envíos al seguro de paro

Contra la rebaja salarial

Contra el pacto social del gobierno, las patronales y el PIT-CNT

Reafirmamos la necesidad de luchar por un programa de soluciones populares que contenga, entre otros, los siguientes puntos esenciales:

★Rompimiento con el imperialismo. NO pago de la deuda externa. Rechazo a todos los tratados de protección de inversiones y tratados de libre comercio.

★Expropiación sin indemnización de las empresas y propiedades de los grandes capitales imperialistas y locales.

★Estatización de todo el sistema financiero para ponerlo al servicio del desarrollo productivo del país.

★Estatización del comercio exterior para evitar los manejos de los monopolios capitalistas.

★Reforma agraria con expropiación del latifundio. Transformación de la estructura productiva del país, dejando de lado el modelo extractivista llevado adelante por todos los gobiernos capitalistas.

★Desmantelamiento de las FFAA y todo el aparato represivo de la burguesía.

★Aumento general de salarios. Salario mínimo ligado a la canasta familiar.

★Eliminación del desempleo. Estatización bajo control obrero de toda empresa que despida o cierre.

★Sistema de salud único, estatal y gratuito.

★Presupuesto adecuado a las necesidades de la educación pública. Autonomía y cogobierno entre trabajadores y estudiantes para toda la enseñanza.

★Desmantelamiento de las AFAPs.

★Eliminación de impuestos a los salarios y pasividades. Imposición de fuertes impuestos al capital.

Por la unificación de las luchas.

Frente a la unidad del reformismo con las patronales y la derecha tradicional, debemos oponer la unidad para luchar entre los diferentes sectores del clasismo y la izquierda consecuente.

En setiembre también llamamos a votar en blanco, nulo o abstención.

MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO ORIENTAL

JUVENTUD GUEVARISTA DEL URUGUAY