Declaración de la CGI: G20 Si crees que no te afecta, no estás prestando atención



El G20 es un foro que se autoproclama por la “cooperación” económica financiera y política internacional. Surge como respuesta de las principales potencias económicas a las “crisis” cambiarias de fines de los 90 en países como Brasil, Corea y Tailandia, y retoman su ofensiva frente a la crisis internacional del 2008. Inicialmente en estas reuniones participaban Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales, desde el 2009 en adelante se incorporaron Presidentes/Jefes de Estado de cada país participante. En estos encuentros los capitales imperialistas y sus Estados se reúnen para sostener sus planes de dominación en el mundo.

No es casualidad que el G20 haya nacido a partir de una crisis y lo hayan reforzado en otra. ¿Por qué decimos esto? La finalidad de cada una de estas reuniones, como también lo fue la creación del G7 en el año 1973, es ordenar sus negocios en medio de las crisis que el mismo sistema genera, afinar los mecanismos y las formas de explotación para seguir garantizando y aumentando las ganancias de los empresarios, bancos, las multinacionales, y las potencias imperialistas.
Particularmente este encuentro del G20 se da en medio de una agudización de las disputas interimperialistas, con centro en EEUU-China, y lejos de alcanzar acuerdos se vienen dando mayores grados de confrontación entre éstas. Así se manifestó también en el último encuentro de la OMC en Argentina, en el G8 en Canadá, en el encuentro de Ministros de Finanzas preparatorio del G20 realizado hace meses. Esto no implica que, cuando lo necesitan, trabajen juntos en políticas estratégicas que los favorecen, como las reformas laborales.

El G20 se realizará en la ciudad de Buenos Aires del 30/11 al 1 de diciembre. Es la primera vez que este foro de “cooperación internacional” se reúne en Sudamérica. Según la página oficial del G20, los temas a tratar durante estas jornadas serán: transiciones energéticas, sustentabilidad climática, empleo, educación, salud, agricultura, economía digital, comercio e inversiones, anticorrupción, finanzas y desarrollo. Argentina desde diciembre de 2017 está a cargo de la presidencia del foro al ser el país anfitrión por lo cual tuvo la “posibilidad” de “definir” los ejes prioritarios: “El futuro del trabajo”, “Infraestructura para el desarrollo” y “Un futuro alimentario sostenible”.

Y si escuchamos hablar al Presidente Mauricio Macri destaca como un objetivo colocar a la Argentina como un lugar de posibles inversiones, preparada para el “mundo que se viene”. Pero esto no deja de ser una muestra más de cómo intentan generar expectativa sobre la base de una mentira incluso dentro de la misma lógica capitalista. Ya que esas inversiones difícilmente lleguen a la Argentina, salvo como búsqueda de mayores niveles de saqueo de los bienes comunes (agronegocios, petróleo, minerales) o como subsidiarios menores de algún sector de la industria como viene siendo la automotriz, ya que si tomamos algunos datos objetivos de la concentración del capital a nivel mundial, podemos observar que: ocho de los principales puertos del mundo se encuentran en la zona del sudeste asiático, cuatro de ellos le pertenecen a China, por fuera de Asia el único puerto que tiene una gran importancia es el de Rotterdam (Holanda) ya que es la entrada a la unión europea y un puerto australiano, puerto minero que es el principal proveedor de hierro a China.
Lo que sí se viene a hacer es colocar a la Argentina cómo un país que hace todos los deberes del imperialismo, lograr una mayor flexibilización laboral, explotación y saqueo de nuestros bienes comunes (como con el tratamiento de la ley de Semillas Bayer-Monsanto) privatización de la salud y la educación, cómo seguir condenándonos a vivir en la miseria para seguir garantizando sus riquezas.

¿Cuánto gastó Argentina en el G20?

Los que gobiernan ante cada situación de crisis suelen decir: “tenemos que hacer un esfuerzo”, “hay que recortar para después estar mejor”, “es un ajuste necesario”, pero una y otra vez quienes hacemos el esfuerzo somos los/las trabajadoras pagándoles la fiesta a los de arriba y el G20 no es la excepción. Del presupuesto 2018 por lo menos 3.000 millones de pesos van para los preparativos y costos del G20.
De esos 3.000 millones, 1.100 millones de pesos serán destinados a defensa y seguridad; alrededor de 1 mil millones costarán los dos días de la Cumbre; 500 millones fueron destinados a las reuniones previas en el país, y otros 218 millones para los viajes de reuniones previas en otros países. Sin embargo, en el mes de octubre desde la Jefatura de Gabinete ya advertían que se utilizaría un 35% más de lo acordado inicialmente.

¿Por qué tanta seguridad, de qué tienen miedo? Si quienes vienen son, según se presentan, “los garantes de la paz en el mundo”, los “representantes del desarrollo y el crecimiento”, ¿Por qué necesitan de tantas fuerzas represivas?

Desde sus inicios, en cada lugar donde sesiona es repudiado, expresándose en enormes movilizaciones y acciones de todo tipo. Éstas son la expresión de la bronca, del hartazgo de los sectores populares al obsceno enriquecimiento de las multinacionales y países imperialistas.
En cada uno de los países donde tuvo lugar el G20 las protestas y las movilizaciones hicieron temblar a quienes aparentemente tienen todo bajo su control con sus 5.000 Custodios internacionales, 50 aviones oficiales que llegarán al país, 20.000 integrantes de las fuerzas represivas federales que estarán afectados a los operativos: Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y Policía de Seguridad Aeroportuaria, 5.000 agentes de la policía bonaerense y de la Policía de la Ciudad, 3 radares móviles, 6 aviones de combate A4 y Super Étendard, 4 Helicópteros, 3 Aviones-radar Awacs de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, 23 embarcaciones de la Prefectura y de la Armada, 2 Lanchas rápidas clase Shaldag de la Prefectura y 200 buzos tácticos del grupo Albatros. Además el Embajador Chino hizo entrega al Gobierno Nacional de 30 motos de alta cilindrada, cuatro vehículos blindados, un escáneres antiexplosivos, entre otros elementos.
Inexorablemente, la fuerza con la que cuenta la clase trabajadora cada vez que se moviliza y se manifiesta hace que los dueños del mundo tengan que “reforzar su seguridad”. Este año, se desarrollará en Argentina, se hace imprescindible mostrar nuestro rechazo en las calles a esta cumbre, por esto convocamos a todos/as los/as que se sientan afectadas/os… todas las organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles, sociales, culturales, que defienden los intereses del pueblo trabajador, y a todo el pueblo a salir a las calles a repudiar la presencia de los genocidas de la humanidad.
Fuera G20. Fuera FMI. Fuera Trump y todos los imperialistas.
Tenemos que echarlos, Tenemos que hacer la revolución.

Bienvenidos al infierno

Los que crean y dirigen el G20 son los grandes capitalistas del mundo. Los Estados que conforman el G7 son los de mayor poder (EEUU, Alemania, Francia, Japón, Italia, Canadá, Reino Unido); también entre los más poderosos se encuentran China y Rusia. Los Estados imperialistas son representantes de las multinacionales y los bancos. Y los Organismos de Crédito Internacional son parte del mismo entramado de poder y sus disputas. Por ejemplo, en el FMI, los países con mayor poder de voto, son: en primer lugar, EEUU; luego, Alemania y Francia.
Los ejes prioritarios del G20 supuestamente los elige el gobierno del país anfitrión. Pero “casualmente” son los mismos ejes que los del último encuentro del G7.
Macri los recibe como fiel representante y socio de estos intereses de rapiña.
El documento que presentan como Presidencia del G20 deja bien claro que siguen ofreciendo a los intereses imperialistas todos nuestros bienes comunes, dicen “Latinoamérica y el Caribe tienen mucho para ofrecer al orden mundial a través de su gente talentosa y sus abundantes recursos naturales”. También la determinación de avanzar en las reformas laborales que quieren pisotear derechos conquistados por el movimiento obrero: “El futuro del trabajo: liberar el potencial de las personas”. Hablan de la robotización, de someter aún más la educación pública, el sistema científico y el desarrollo tecnológico a las necesidades de negocios de estos capitales transnacionales. Y plantean avanzar en más infraestructura para el saqueo, como viene siendo el plan IIRSA en nuestra región.
Desde el pueblo trabajador recibamos como corresponde a los genocidas de la humanidad. Como en el anterior encuentro en Alemania, que se sienta en las calles: “Bienvenidos al infierno”.
Noviembre de 2018,

Coordinadora Guevarista Internacionalista
Movimiento Revolucionario Oriental -MRO-, Uruguay
Frente de Acción Revolucionaria -FAR-, Argentina
Fogoneros, Argentina
Juventud Guevarista – Poder Revolucionario, Argentina
Izquierda Guevarista de Chile
Juventud Guevarista de Chile

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google