FARO Documento 5 - La Táctica Revolucionaria en lo Social o de Masas (pt.2)


II - En el movimiento estudiantil

La táctica política revolucionaria en el movimiento estudiantil está actualmente en un proceso de elaboración y permanente enriquecimiento, por lo cual recurriremos a diversos materiales publicados por algunas organizaciones de vanguardia.
En primer lugar transcribiremos y acotaremos el excelente informe sobre el movimiento estudiantil en Montevideo, aparecido en “Voz obrera”, año I, n. 4 de agosto del 69, que es el órgano oficial del MIR(Movimiento Izquierda Revolucionaria)
“hay en esencia dos problemas que exigen respuesta: A) el papel de los estudiantes en general y B) el papel de los revolucionarios en el movimiento estudiantil.

a) La masa estudiantil
“Los estudiantes a pesar de no formar una clase especial, pueden ser ubicados dentro de la pequeño burguesía. Tanto por la extracción de la mayoría como, por su condición de estar alejados de la producción, porque no son explotados ni explotadores, en el sentido estricto de lo que esto significa.”
“Como integrantes de la pequeño burguesía tienen intereses objetivos a favor de la revolución. La gran importancia que han tenido en la resistencia a la reacción es perfectamente explicable.
En primer lugar, porque ha habido un empobrecimiento brusco de las clases populares, en especial de la pequeño burguesía. En segundo lugar, porque de los sectores vinculados a la cultura son sensibles la injusticia y captan con relativa facilidad los cambios que se avecinan. En tercer lugar, porque la clase obrera está orientada por el revisionismo. La resistencia a la reacción ha pasado contadas veces de su primera etapa de agitación y propaganda en que juegan su papel los estudiantes, a otras formas mas decisivas que sólo pueden ensayar los obreros.”
“La masa estudiantil quiso el año pasado abrir un camino a la lucha popular, pero quedó aislada y sintió, dando sus mejores batallas, sus propias limitaciones.”
“1968 no se repite. Este fue nuestro planteo a principios del 69. las experiencias no se repiten, sino que pasa a un plano mas elevado o a un plan distinto de la lucha. Los estudiantes no habían y aún no han digerido la gran experiencia práctica del año pasado.”
“la lucha de los estudiantes en 1968 llegó a puntos muy altos que sólo se pueden superar con la participación de la clase obrera. La única posibilidad - planteábamos -la movilización en la calle que tienen los estudiantes, es junto a los obreros. Mas aún, cumpliéndose esta condición, la movilización no va a ser masiva como el año pasado.”
“La izquierda revolucionaria no comprendió estos planteos. Pero la práctica es implacable. Las ilusiones han quedado por el camino y es hora de replantear los problemas. LA MASA ESTUDIANTIL ES ACASO DESPOLITIZADA, APÁTICA, REACCIONARIA?… NO111
Es mucho mas inteligente de lo que creemos. Los estudiantes han comprendido - aunque no lo expresan claramente - que el camino de avance de la revolución pasa por los obreros. Y se dieron cuenta además que si no existía la explosión obrera mas profunda, mas clara, mas decisiva, era porque la mayoría de las direcciones sindicales están a manos de los revisionistas. Aunque la comprensión de estos problemas se de un modo muy elemental, constituye un hecho fundamental e irreversible.”
“Entonces, no estamos en un bajón de la lucha sino en una nueva etapa. Y afirmamos que si no se da una perspectiva clara y de largo alcance, donde el estudiante vea posibilidades serias de cambios revolucionarios, se recogerá solo indiferencia, que es la forma mas común de rechazo.”
La táctica política revolucionaria en el medio estudiantil por tanto, se debe orientar en tres direcciones fundamentales, que son la teoría revolucionaria, el apoyo en las luchas obreras y los problemas específicos de la enseñanza.”
I) La teoría revolucionaria: En el movimiento estudiantil se reflejan las corrientes ideológicas y políticas fundamentales. Es allí donde se plantean en este momento con mas claridad y con una especie de anticipo las diferentes perspectivas de los diferentes grupos sobre la revolución uruguaya. Son en esencia las opiniones de varias clases o estamentos que se disputan la dirección revolucionaria.
“El desprecio de la teoría que se ha difundido o se ha intentado difundir, es criminal, porque castra al estudiantado”.
Lenin decía en su imprescindible obra ¿Qué hacer?: “Sin teoría revolucionaria, no puede haber tampoco movimiento revolucionario. Nunca se insistirá lo bastante sobre esta idea, en un tiempo en que a la prédica en boga del oportunismo, va unido un apasionamiento de las formas mas estrechas de la actividad práctica. Y, para la socialdemocracia rusa, la importancia de la teoría es mucho mayor, debido a tres circunstancias que se olvidan con frecuencia, a saber: primeramente, por el hecho de que nuestro partido sólo ha empezado a formarse, solo ha empezado a elaborar su fisonomía, y dista mucho de haber ajustado sus cuentas con als otras tendencias del pensamiento revolucionario, que amenazan con desviar EL MOVIMIENTO DEL CAMINO JUSTO. Por el contrario, un error “sin importancia” a primera vista, puede causar los mas desastrosos efectos, y solo gente miope puede encontrar inoportunas o superfluas las discusiones fraccionales y la delimitación rigurosa de los matices. De la consolidación de tal o cual “matiz” puede depender el porvenir de la socialdemocracia rusa por años y años”.
El estudiante debe aprovechar la facilidad que el da el acceso a la cultura para beber en la fuente del marxismo-leninismo- Solo así podrá ver mas allá de su nariz, de su aula, de su casa, de sus problemas personales, y transformar su concepción del mundo.
II) El apoyo a las luchas obreras: El estudiantado puede y debe acompañar luchas obreras, siempre y cuando sus compañeros mas activos estén ligados a esas luchas, las expliquen con claridad y le den participación. (Esto se desarrollará en el capítulo B: los revolucionarios en el movimiento estudiantil)
III) Los problemas de la enseñanza: Hay conciencia que la actual no sirve, así como también de que son imposibles reformas importantes bajo este régimen. Esto da como resultado, que las batallas “ en defensa de la enseñanza”, además de sus lógicas limitaciones, no prendan a nivel de masas.
El esfuerzo fundamental debe estar dirigido a intensificar y mejorar algunos elementos de la futura enseñanza revolucionaria, que sólo se conquista con la revolución, pero que ya hoy vislumbramos. Por ejemplo: los contracursos que no podremos institucionalizar si queremos que mantengan un contenido revolucionario, pero sí ensayar. Se deben poner al desnudo, partiendo de los cursos, el carácter clasista de la ciencia, no en cuanto a su contenido, por supuesto, sino en cuanto a su utilización. Deben ser ridiculizadas las posturas doctorales de algunos profesores, participando en las clases de igual a igual y planteando los problemas que realmente nos interesa conocer, discutir, etc.
Sin duda que dentro de los planes del gobierno se incluyen la intervención de toda la enseñanza y la expulsión de profesores y estudiantes honestos. Esto es posible porque ni la lucha de estudiantes y profesores, que puede llegar a ser heroica, ni las declaraciones mas radicales de algunas “personalidades”, puede enfrentar con éxito a la policía y al ejército, que son los argumentos de la oligarquía. Claro que las intervenciones no se hacen de gusto y en cualquier circunstancia, pero el gobierno tiene la responsabilidad y las perspectivas de llevarlas adelante.
La respuesta no puede ser “prepararse para resistir la intervención” porque por lo pronto, esto no es lo más importante. Lo principal es aprovechar el plazo de aquí a la intervención para trabajar intensamente a favor de una política revolucionaria y ligarse estrechamente con la masas, creando grupos de base o de clase.
Lo peor que nos podría pasar es que la intervención encontrara a los estudiantes separados de la masa. Esta contradicción no se resuelve rebajando, sino profundizando los planteos políticos y trabajando sobre cuestiones que incorporen al estudiantado a la actividad.
Detrás de las intervenciones está la mano del imperialismo. Querrán imponer hasta el final “sus planes de estudio” y hasta sus carteles de la “alianza para el progreso”. Pero la intervención no terminará con el espíritu de lucha del estudiantado sino que se transformará en una piedra que caerá sobre los propios pies de quien la levante. El antiimperialismo en los centros de enseñanza, que hasta ahora es bastante abstracto y en solidaridad con otros pueblos, Será una lucha concreta de todos los días y sectores aún mas amplios verán con claridad al enemigo.

b) Los revolucionarios en el movimiento estudiantil. “El año pasado impulsamos la salida a la calle y el enfrentamiento a las fuerzas represivas. Estuvimos en la primera línea, hasta que los estudiantes aislados se empezaron a cocinar en su propia salsa. Entonces lanzamos la consigna de ir a la clase obrera.”
Hoy, esta consigna ha prendido en círculos bastantes amplios del movimiento estudiantil. ¿Como lo entendemos los marxistas -leninistas?
Hay para nosotros tres aspectos fundamentales: a) impulsar la vinculación masiva de obreros y estudiantes con espíritu de ir a aprender de la clase obrera…
Mao decía: ¿cómo juzgar si un joven es revolucionario? ¿cómo discernirlo? Solo hay un criterio: ver si está dispuesto a integrarse y se integra en la práctica con las grandes masas de obreros y campesinos.
c) Ir a la clase obrera como políticos revolucionarios. Los marxistas leninistas que trabajan en el movimiento estudiantil pueden y deben ir a la clase obrera a tratar de favorecer la unión de la clase de vanguardia con la ideología de vanguardia. Ser verdaderos fermentos del marxismo-leninismo entre los obreros.
Lenin decía en ¿Qué hacer?: “Ya que no puede ni hablarse de una ideología independiente, elaborada por las propias masas obreras en el curso de su movimiento, lo que no significa naturalmente, que los obreros no participen en esta elaboración. Pero no participen en calidad de obreros, sino en calidad de teóricos del socialismo, como los Proudhon y los Eistling. En Otros términos, solo participan en el momento y en la medida en que logran, en mayor o menor grado, dominar la ciencia de su siglo y hacerla avanzar. Y, a fin de que los obreros lo logren con mayor frecuencia, es necesario ocuparse lo más posible de elevar el nivel de la conciencia de los obreros en general. Es necesario que los obreros no se encierren en el marco artificialmente restringido de la “literatura para obreros”, sino que aprendan a asimilar mas y mas a la literatura general. Incluso sería mas justo decir, en vez de “nos e encierren”, no sean “encerrados”, pues los obreros leen y quieren leer todo cuanto se escribe también para los intelectuales, y únicamente ciertos intelectuales, de ínfima categoría, creen que “para obreros” basta con redactar el orden de cosas que rige en las fábricas y rumiar lo que ya se conoce desde mucho tiempo atrás.
c) Ir ideológicamente hacia la clase obrera. El estudio y la difusión del marxismo leninismo, enriquecido con el pensamiento de los revolucionarios de nuestra época, adquiere en este momento una trascendencia histórica. Por la sencilla razón de que éste es un momento de transición dentro de un período revolucionario, que marcha hacia un período revolucionario abierto.
El informe del MIR agrega en esta parte, QUE “Hoy hay sin duda un auge del aventurerismo”. Nosotros discrepamos radicalmente con los métodos que se emplean para referirse a los revolucionarios. En nuestra opinión, lo que ha existido un auge de militarismo, y esto no está mal, sino que es insuficiente en poco grado para desarrollar el proceso; con esta aclaración compartimos en cambio, las razones que da el MIR para explicar el fenómeno cuando dice:
“Es la primera reacción que trae aparejado el rompimiento con el oportunismo de derecha (revisionismo o reformismo), y la quiebra de la democracia burguesa.
“Los movimientos revolucionarios de la pequeña burguesía sobre todo los mas consecuentes, interpretan en cierto sentido el estado de ánimo de amplios sectores, que no son solo de la pequeño burguesía.
“Las simpatías en el movimiento estudiantil por estas corrientes ha favorecido el desarrollo de toda suerte de concepciones antimarxistas. La mas difundida es la que opone falsamente la teoría a la práctica, y minimizar el papel de la teoría.
Luego de analizar algunas críticas efectuadas específicamente a su organización, el informe estudiantil del MIR, dice:
“Veamos, a riesgo de ser tratados de “dogmáticos”, alguna pequeña muestra de lo que Lenin plantea, defiende y desarrolla en Qué hacer? Y que la práctica revolucionaria ha confirmado: Vemos, pues, que las frases sonoras sobre la fosilización del pensamiento, etc., disimulan la preocupación y la impotencia en el desarrollo del pensamiento teórico. El ejemplo de los socialdemócratas ilustras con particular evidencia un fenómeno europeo general, consignado también hace ya tiempo por los marxistas alemanes; la famosa libertad de crítica no implica la sustitución de una teoría por otra, sino la liberta de prescindir de toda teoría coherente y meditada. Significa eclecticismo y falta de principios. Quien conozca, a poco que sea, ese estado afectivo de nuestro movimiento, verá forzosamente que la amplia difusión del marxismo ha sido acompañada de cierto relajamiento del nivel teórico. Mucha gente, muy poco preparada e incluso sin preparación teórica alguna, se ha adherido al movimiento sin preparación teórica alguna, se ha adherido al movimiento por su significación práctica y sus éxitos prácticos. Por este hecho, se puede juzgar que falta de tacto manifiesta RAB. Lo dio al lanzar con aire victorioso la sentencia de Marx: “cada paso del movimiento efectivo es mas importante que una docena de programas”. Repetir estas palabras en una época de dispersión teórica es tan oportuno como gritar al paso de un entierro: “Ojalá tengáis siempre algo que llevar”. Además, estas palabras de Marx han sido tomadas de su carta sobre el programa de Gota, en la que censura duramente el eclecticismo admitido en la formulación de los principios. Ya que hace falta unirse, escribía Marx a los dirigentes del partido, pactad acuerdos para alcanzar los objetivos prácticos del movimiento, pero no trafiquéis con los principios, no hagáis concepciones teóricas. Este es el pensamiento de Marx y he aquí que entre nosotros hay gentes que en su nombre tratan de aminorar la importancia de la teoría.
“Solo un partido dirigido por una teoría de vanguardia puede cumplir la misión de combatiente de vanguardia”
Esta vieja verdad marxista está hoy mas vigente que nunca, cuando no solo no se han integrado los principios generales científicos del marxismo leninismo a la realidad uruguaya, sino que ni siquiera se domina estos principios.
Formar grupos de estudio del marxismo leninismo enriquecidos con el pensamiento de los revolucionarios de nuestra época (acotamos nosotros), entre los estudiantes, es una de las actividades prácticas mas importantes. “Estudiar - como Lin Piao - con el propósito de resolver problemas determinados, estudiar y aplicar de manera creadora, combinar estudio y aplicación, estudiar primero lo que más se necesita para lograr de inmediato resultados visibles y hacer los máximos esfuerzos para aplicar lo aprendido”. Porque “ el socialismo desde que se ha hecho ciencia, exige que se le trate como tal, es decir, que se le estudie” (Engels)
Debemos desatar la lucha ideológica a todos los niveles.
Lenin decía en ¿Qué hacer?, que “Las ideas correctas se abren paso en lucha contra las ideas erróneas”. Y en el terreno ideológico…”el problema se plantea solamente así: ideología burguesa o ideología socialista”. No hay término medio, pues la humanidad no ha elaborado ninguna tercera ideología. Además, en general, en la sociedad desgarrada por las contradicciones de clase, nunca puede existir una ideología al margen de las clases, ni por encima de las clases. Por eso todo lo que sea rebajar la ideología socialista, todo lo que sea alejarse ella, equivale a fortalecer la ideología burguesa”
El movimiento estudiantil es naturalmente apto para la lucha a este nivel. Aún las movilizaciones por problemas reivindicativos necesitan una fundamentación política-ideológica. Sobre todo en este momento, en que hay una buena experiencia práctica atrás, y la preparación de una guerra por delante.
Este capítulo sobre el movimiento estudiantil en general, puede tener eficacia, solo si se toma como directiva general y se elabora partiendo de ella, líneas y consignas concretas. Cómo llevar adelante la agitación y propaganda política, los contracursos, la unidad con el movimiento obrero en cada lugar, son cosas que sólo pueden resolver quienes conocen a fondo el medio y actúan en él.
Siempre tenemos que tener claro hacia donde dirigirnos una vez organizados y movilizados, pero para poder organizar y movilizar a las masas, hay que partir de su nivel de conciencia.
Y concluye el informe estudiantil del MIR:
“Lo mismo en la ubicación de los enemigos y amigos en cada lugar concreto. Nuestra política general es de unidad con los integrantes y simpatizantes del MLN, FAU, MRO, PS, cristianos, para combatir a la reacción y al revisionismo. Pero sin duda en cada lugar esta meta política es diferente, no es lo mismo combatir al revisionismo en los lugares donde son fuertes los reaccionarios que donde no lo son, donde hay gente honesta que donde hay lacayos de la dirección. Lo mismo en la política de frente con otras organizaciones o simpatizantes de las mismas.
“Hay momentos en la política de frente, en que hay que poner el acento en la unidad, y otros, en la lucha. Generalmente, donde los enemigos son fuertes el acento se pone en la unidad, y cuando son débiles en la lucha. En los momentos de actividad, aunque sigan las discrepancias, la unidad se mantiene y, en los momentos de pasividad, las diferencias empiezan a jugar un papel mas importante. Por eso en cada lugar las consigna y líneas concretas para el lugar y el momento”
Y con esto concluye el informe estudiantil del MIR, que propone diversas pautas tácticas que en general compartimos, por estar basados en correctos planteos generales.
Corresponde por lo tanto, a los revolucionarios que militan en el movimiento estudiantil, llevar esas directivas generales a su aplicación práctica, en la realidad concreta que hoy existe.
Cuál es hoy, esa realidad concreta? La de una escalada gubernamental descarada contra todos los organismos de enseñanza, en connivencia con el imperialismo yanqui, que tiene su expresión mas grave en el proyecto del Cosupen, como en 1968 la escalada se dirigió contra el movimiento obrero a través de la ley de Coprin (comisión de productividad, precios e ingresos) ahora en 1969 se dirige contra el movimiento estudiantil, a través del proyecto de Cosupen (Comisión Superior de la Enseñanza e investigación científica).
Por tanto, nada mejor que estudiar la táctica política revolucionaria concreta en el movimiento estudiantil, a través del análisis del regresivo proyecto y de las formas de lucha contra él.

c) la lucha contra el COSUPEN
Este organismo proyectado es un consejo compuesto por seis miembros, de los cuales cinco serían nombrados por EL Poder Ejecutivo, y el sexto sería el Rector de la Universidad. Se eliminarían los actuales Consejos de Primaria y Secundaria, que serían sustituidos por un Director General designado por el Poder Ejecutivo. Sus funciones serían muy amplias, y se convertirían en el órgano soberano de la Enseñanza.
El proyecto forma parte de un plan reaccionario, que se traduce en una política coherente de intervención en la enseñanza por parte del imperialismo a nivel de todo el continente y que responde a las necesidades de explotación tecnificada de nuestros países ante el avance científico de los medios de producción. El plan busca organizar en forma sistemática la formación masiva de tecnócratas conformistas, verdaderos ejecutivos y gerentes en la explotación de las masas, y a tales efectos, necesitan de las Universidades a los que paga el pueblo para formar profesionales de alto nivel, que cuando deben producir y devolver a la sociedad los conocimientos adquiridos, sean aprovechados no por nuestros pueblos, sino por el imperialismo.
En casi toda la América Latina las Universidades han sido los centros mas lúcidos del enfrentamiento al imperio, y por eso mismo, las dictaduras de Brasil, Argentina, etc. las han intervenido con el fin de domesticarlas, introduciendo el mas negro oscurantismo, y asesinando, destruyendo, quemando libros a la manera nazi, cerrando centros de estudios, se ha pretendido arrasar con la libertad y las autonomías que son la esencia misma de las universidades, para transformarlas en dóciles instrumentos a su servicio.
En el Uruguay, desde los comienzos de la dictadura de Pacheco se lanzó una escalada contra la enseñanza por vía de la asfixia financiera, dela salto a los locales universitarios, de la creación de la denominada universidad del Norte, de las clausuras a cursos durante la visita de Rockefeller, de la negativa a otorgar la venia de Director electo de Enseñanza Secundaria, de la actividad de pequeños grupos fascistas y asociaciones de padres demócratas. Del terrorismo policial, de los episodios de desagravios de símbolos nacionales, de la confinación en cuarteles de los mas destacados docentes e incluso Decanos de la Facultad, de ataques incendiarios a sus locales, de orquestadas campañas de prensa de diarios colorados y blancos, etc.
El objetivo de toda esta escalada no puede ser mas preciso, la aprobación del COSUPEN, que les permitirá formar técnicos para el imperialismo, obtener un jugoso botín de cargos docentes y administrativos a designar, perseguir y destituir a los profesores y estudiantes mas esclarecidos y honestos, en una palabra, liquidar hasta el último vestigio de la autonomía universitaria, que en el Uruguay tiene un estatuto constitucional y legal que es, a no dudar, el mas avanzado del continente “occidental y cristiano”.
La táctica política revolucionaria contra el COSUPEN por tanto debe desplazarse en todos los ámbitos, de la siguiente manera:
a) En lo ideológico, librando la batalla contra los cantos de sirena reformistas, que pretenden quitar importancia a las reformas reaccionarias, legalizando el falso argumento de la “coordinación de la enseñanza”
El reformismo lanzará consignas, palabrerío, declaraciones y asambleas en contra del proyecto, pero que no estarán respaldadas con el enfrentamiento directo en donde sea y contra quien sea, que es el único método capaz de derrotar el engendro reaccionario.
El reformismo entronizado en CESU, la burocracia de la CNT, los consejos claudicantes, las mayorías parlamentarias y reaccionarias, no constituirán ninguna garantía de lucha y enfrentamiento real.
El verdadero rostro del reformismo debe ser desenmascarado ahora, para que el estudiantado no se confunda, y sepa dar la batalla frontal en el momento oportuno. La lucha ideológica contra el reformismo es en este problema, mas imprescindible que en ningún otro.
b) En lo político, deberá llevarse la difusión y discusión del problema a las bases, a los centros de estudio y a las asambleas de clase, evitando las discusiones bizantinas y convirtiendo cada núcleo estudiantil en un Comité de Acción.
La discusión se deberá llevar a otros centros de estudio donde exista organización y esclarecimiento.
Se deberá procesar en la lucha la unidad obrero-estudiantil, acercándose a los gremios de trabajadores para ir creando nuevos sectores solidarios con la lucha de la enseñanza.
Las medidas de lucha deberán ser coordinadas, aprovechando las experiencias de 1968, con la conciencia de que el enfrentamiento va a ser duro y prolongado.
c) En lo político militar, la lucha será contra el ejército y la policía, a los que ahora no se podrá enfrentar solamente con una piedra en la mano.
Se hará necesario dar el combate combinando todo tipo de medidas de lucha, pero golpeando al enemigo con sus mismas armas y con sus mismos métodos.
Esta lucha no será sino una antesala de la verdadera, pero en ella serán probados los futuros cuadros revolucionarios, que a su debido tiempo se incorporarán a las filas de las organizaciones armadas.
d) En lo organizativo, por último deben crearse Comité de lucha contra el Cosupen, agrupaciones con sus específicos cometidos pues la tarea no puede quedar confiada solamente a los “responsables” administrativos ni a los aparatos gremiales.
Los comités o agrupaciones constituidas a su vez, deberán ser coordinados entre sí, en una amplia tendencia, que abarque no solo a los estudiantes, sino también a los órdenes docente-profesional, así como a los funcionarios administrativos, en una palabra, a toda la enseñanza.
Los comités o agrupaciones deben integrarse con amplitud y sin sectarismos, pero en ellos no deberán admitirse tampoco la indefinición, el eclecticismo y el oportunismo propios de la ideología reformista. Esto debe ser así porque si bien una agrupación de tendencia no es un micropartido político, tampoco puede ser una mera duplicación de las organizaciones gremiales abiertas para todo el mundo. Esta será la única manera de que las luchas que se libren resulten un ascenso del nivel general de conciencia política y un crecimiento del poder organizativo de las fuerzas populares. La consolidación de una futura tendencia combativa en los entes de enseñanza, será el mejor premio a los sacrificios que demanda la lucha contra el cosupen.
La construcción celular por centro o por clase, de los comités o agrupaciones, deberá hacerse aplicando métodos clandestinos de trabajo. La norma fundamental a aplicar en esa dirección será la de no utilizar el lugar de estudio como ejemplo de actividad, recordando que si bien los compañeros que integran nuestras células deben conocerse entre sí para poder desarrollar su tarea, no deben en cambio ser conocidos como integrantes de célula por los demás estudiantes.
En conclusión pues, la lucha será muy dura, pero ofrecerá la mejor oportunidad imaginable para movilizar a toda la enseñanza y a los estudiantes, en aplicación de la táctica política revolucionaria.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google