XII Congreso del PIT-CNT. Nuevo hito del sometimiento de la burocracia sindical al gobierno



El Congreso del PIT-CNT que acaba de culminar fue una muestra de las tendencias que dominan el desarrollo actual del movimiento obrero uruguayo.

Por un lado fue un paso más en el abierto sometimiento de la burocracia sindical al gobierno frenteamplista, lo cual esta vez no solo estuvo pautado por los contenidos de sus documentos y definiciones, sino que además por llevar su descaro al nivel nunca antes visto de llevar al Presidente Tabaré Vazquez a que realice la apertura del Congreso.
El presidente del estado uruguayo, defensor de los intereses del imperio y la oligarquía, es el orador principal del acto inaugural del Congreso Obrero.
Es realmente un hecho vergonzoso que muestra hasta donde los dirigentes sindicales frenteamplistas han renunciado a la mas mínima independencia de clase.

Por otro lado, la presentación de la propuesta de reforma de los estatutos del PIT-CNT que, aunque pospuesta momentaneamente, fruto de los negociados internos entre las distintas corrientes frenteamplistas, no tardará en ser aprobada, constituye un paso sustancial para legitimar lo que ya se da por la vía de los hechos hace muchos años, la conversión del PIT-CNT en una central sindical altamente burocratizada, con estructura piramidal.
Es un hecho hace ya muchísimo tiempo el que ya no queda absolutamente nada del funcionamiento del PIT-CNT como Convención de trabajadores, o Plenario de Sindicatos de base. Sin embargo la reforma de estatutos reafirma y legitima esta situación, legitimando como órgano de dirección una estructura de cúpula con Presidente, Secretario, etc.
Si hasta ahora el Secretariado, que formalmente respondía a la Mesa Representativa y era nombrado por ella, actuaba con total discrecionalidad para traicionar a los trabajadores, ahora que será un órgano reconocido por los Estatutos y que gozara de una autonomía que formalmente no tenía, la impunidad con que actuaran sus integrantes sera sin dudas sin precedentes.
Con esto se esta avanzando hacia una reestructuracion formal del PIT-CNT que lo transformará, ya no solo en los hechos, sino jurídicamente, en una organización burocrática, altamente centralizada, al servicio de la aristocracia obrera, el gobierno y las patronales, irremediablemente irrecuperable para los trabajadores.

Al aumentar aun más el poder de los burócratas del secretariado se agudizarán, sin dudas las contradicciones de la cúpula con los sindicatos y trabajadores de base, por lo cual al comenzar a aplicarse esta medida aumentarán las tensiones hacia la ruptura que ya existen en muchos sectores.

Como se decía al principio, esta reforma, si bien fue presentada por el Secretariado, no fue tratada en este Congreso debido a negociaciones entre diferentes facciones de la burocracia sindical con la finalidad de tener mas tiempo para llegar a acuerdos acerca del reparto de las porciones de poder a la interna, pero el compromiso entre ellas es llevarla adelante si o si.

Los documentos del oficialismo ya casi ni valen la pena ser analizados. Se sigue insistiendo en el manido cantito de la disputa entre el “bloque hegemónico” que estaría representado por los partidos tradicionales y las cámaras patronales, y el “bloque de los cambios” que estaría representado por las organizaciones populares institucionalizadas (PIT-CNT, FEUU, FUCVAM) y el Frente Amplio.
Sobra decir que después de 10 años de gobierno frenteamplista hablar de esa organización como un agente de cambio es ridículo.
También se sigue con la perorata acerca de una supuesta contradicción principal entre “País productivo con justicia social y profundización democrática” o “mayor dependencia”. Una formula intencionalmente mal planteada, que pretende reducir la contradicción cada día más fuerte entre el imperialismo, aliado a la burguesía nacional, contra los trabajadores y demás sectores del pueblo explotado, a la disputa entre el mantenimiento de los gobiernos frenteamplistas o la vuelta de los gobiernos blancos o colorados.
Un planteo que por supuesto solo sirve para justificar el total sometimiento de la burocracia sindical al gobierno y su traición al programa histórico de liberación nacional y social, levantado desde su fundación por la CNT.

Por otro lado, la principal función del congreso para la dirigencia de los aparatos frenteamplistas era llevar adelante la repartija de cargos. Con total acuerdo en los lineamientos políticos fundamentales, es decir en someter el movimiento obrero a los designios del gobierno, las cuatro corrientes hegemónicas, Articulación, Partido Comunista, la agrupación 5 de marzo de Read (Astorismo) y la lista 41, se repartieron los cargos en la dirección.
Es decir que no cambia nada en la correlación de fuerzas en una dirección del PIT-CNT que sigue dominada totalmente por el FA, situación que ya resulta ridículo pensar que es posible cambiar, dado la creciente burocratización y verticalización de las estructuras, que chocan frontalmente con cualquier posible desarrollo de alternativas de dirección en su interior.

Por supuesto que a pesar de la aplanadora que pretende pasar la burocracia sindical frentemplista sobre toda alternativa que surja, las tendencias a la lucha y los planteos clasistas siguen estando presentes, aunque minoritarios y fragmentados.

Es así que por ejemplo es resaltable la presentación de propuestas alternativas a la política conciliadora de la burocracia, como la propuesta del sindicato de UFC que desarrolla todo un planteo sobre cómo enfrentar los decretos de esencialidad con que el gobierno reprime a los sindicatos en lucha.
La propuesta es muy simple, ante un decreto de esencialidad contra un sector de trabajadores, generalizar la lucha con un paro general y en caso de mantenerse el decreto, profundizar aún más la medida extendiendo el paro general hasta la huelga.

Resaltamos este planteo, entre otros que se realizaron en forma minoritaria por sectores del clasismo que estuvieron dando el debate en el congreso, porque marca una propuesta de acción muy clara y alternativa a los planteos del oficialismo.
Se trata de una propuesta que toca un tema de gran actualidad ya que el gobierno enfrentará en el corto plazo un periodo de fuertes movilizaciones, sobre todo de trabajadores estatales, y sin dudas recurrirá a decretos de esencialidad si la lucha se profundiza. Esta propuesta del sindicato de UFC daría una salida a la situación profundizando la lucha y extendiéndola a otros sectores de trabajadores, llevando a confrontar directamente contra toda la política neoliberal y represiva del gobierno.
Es claro que en esta coyuntura una propuesta como esta no es tomada por los sindicatos mayoritarios pero si marca una más que interesante posibilidad de coordinación entre agrupaciones sindicales, sindicatos de base, etc, con una perspectiva de generar nuevas instancias de unidad para luchar.

En definitiva el XII Congreso del PIT-CNT reafirma, por un lado, el total sometimiento de la burocracia sindical al gobierno, y la consolidación de la otrora Convención de Trabajadores como una estructura burocratizada, piramidal, irrecuperable.
Por otro lado, para el clasismo, reafirma la necesidad de trabajar por construir instancias de unidad para luchar, que le permitan llegar a disputar la dirección del movimiento obrero de nuestro país a los agentes del gobierno enquistados en las cúpulas sindicales.

—————————————————-
Publicado en CONSTRUYENDO N°59. Junio de 2015

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google