Documento I – Estructura Económico Social III Congreso del MRO 1988 – Junta Central Ampliada 1989


DOCUMENTO I – ESTRUCTURA ECONOMICO SOCIAL
III CONGRESO 1988 – JUNTA CENTRAL AMPLIADA 1989

1 – ESTRUCTURA ECONOMICO – SOCIAL

1.1. – Estructura económica

1.1.1. – Nuestro país históricamente, desde el período colonial es un productor de bienes primarios (cueros, tasajo), vinculado al comercio internacional, generando una estructura económica dependiente del colonialismo español.
1.1.2. La dependencia lo integra al desarrollo capitalista europeo, desarrollo liderado por el imperio británico, en busca de colocación de mercancías. El estado oriental pasa a ser vendedor de materias primas y comprador de mercancías.
1.1.3. A fines de siglo, luego de la crisis del capitalismo competitivo, comienza la etapa modernizadora del estado, que ayuda a la integración del aparato productivo nacional al capitalismo monopólico. Internamente se consolida la propiedad rural con el alambramiento, se mejoran las razas pecuarias y se fundan los primeros frigoríficos. Nos convertimos en productores de alimentos y consumimos productos industriales y mercancías, (ferrocarriles, telégrafos, puerto, armas). El estado impulsa las obras de infraestructura material para facilitar la inversión extranjera, predominantemente británica.
1.1.4. De la exportación de mercancías el capitalismo europeo pasa a exportar también capitales, fruto de la fusión del capital bancario con el industrial. Se incentiva la etapa imperialista que recrudece la explotación de las colonias y semicolonias. Nacen los grandes monopolios y se lanzan con avidez sobre los países del Tercer Mundo, a los cuales los deforma desde el punto de vista productivo, condenándolos a ser en el marco de la división internacional del trabajo, por ellos impuesta, productores de materias primas, cercenándoles la posibilidad de un desarrollo industrial. Nuestro país vinculado fuertemente al comercio internacional sufre y goza de las alteraciones cíclicas del sistema de la oferta y la demanda. Así durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, Guerra de Corea; los capitalistas industriales en coyuntura favorable, utilizando al Estado para desarrollar políticas proteccionistas, amplían el mercado interno, al crear una industria ligera para sustituir importaciones. El estado interviene activamente en la realidad económica y las finanzas públicas apoyan proyectos de industrialización. También la inversión yanqui va lentamente sustituyendo la inversión británica en algunas áreas.
1.1.5. La caída del precio internacional de las materias parimas y el cierre de mercados en los períodos críticos del sistema capitalista, lleva al modelo de sustitución de importaciones, que estaba basado en coyunturas internacionales favorables a la crisis. Comienza el endeudamiento externo, los déficits de la balanza comercial, la caída de la inversión, la influencia del FMI, la inflación). Avanzan los sectores monopólicos extranjeros al caer las barreras proteccionistas estatales, claudica la burguesía industrial.
1.1.6. El fuerte endeudamiento interno de los sectores productivos y la presión de los monopolios sobre tecnología y mercado, abre la inversión a la industria, agro y banca, en las décadas del 60 y del 70.
1.1.7. El gobierno de Pacheco y la dictadura se apoyan en un modelo económico neoliberal. La empresa privada y la economía de mercado son los motores del desarrollo. El estado se reduce y se pone al servicio de este proyecto. Integrado abiertamente al mercado internacional, la competencia fijará la producción “eficiente y rentable”. Los objetivos de mayor rentabilidad de las empresas para atraer inversiones y de equilibrio financiero, llevan a reducir los salarios y promover inversiones extranjeras, con excepciones de impuestos y libertad de remesas y ganancias al exterior. Se busca captar el ahorro interno y externo a través de altas tasas de interés y emisión preferencial de bonos del tesoro. Se contiene el gasto público a expensas de los gastos sociales.
1.1.8. Nuestro país, hoy es un país dependiente de los centros de poder capitalista. Es un país donde predomina un capitalismo dependiente, con áreas monopolizadas; deformado como productor de alimentos con cierta industrialización ligera y algunos sectores con relaciones simples de producción y comercio.
1.1.9. La dependencia se expresa a través del sector financiero fundamentalmente, la presencia de trasnacionales en las actividades bancarias, la dimensión de la deuda externa y el desequilibrio de la balanza de pagos.
1.1.10. Desde la década del 50, la producción industrial está estancada; y la agropecuaria lo está desde el 30. La concentración de la propiedad de la tierra y la rosca de latifundistas, grandes industriales y banqueros prefieren la especulación a la inversión productiva, debido a las altas tasas de interés.
1.1.11. Los sectores productivos medios se endeudaron con el sector financiero por la crisis internacional del sistema capitalista y las medidas estatales de apoyo han hecho de nuestro país un centro financiero.
1.1.12. Los resultados de las políticas instrumentadas y los efectos de la estructura , el desempleo, la baja de salarios, la emigración económica, los fuertes impuestos al consumo, la reducción de impuestos al patrimonio y a la renta, además de ausencia de impuestos a la herencia.
1.1.13. El carácter explotador del sistema se nota en la necesidad de múltiple empleo, el trabajo de la mujer y el niño, el alargamiento de la jornada en ámbitos estatales y privados y la creatividad del pueblo en la concreción de autoempleos sin las garantías mínimas sociales.
1.1.14. Se ha concentrado la riqueza en menos familias, de las tradicionales de la oligarquía de la década del 50, estrechamente vinculadas a las multinacionales, sus ganancias participan en el ingreso nacional con cifras mayores que en los años anteriores, mientras los salarios del 40% del ingreso nacional en 1970, pasaron en la actualidad al 30%.
1.1.15. El modelo económico actual mantiene sus carencias; no crece al inversión y persiste la alta inflación. Sigue el predominio financiero sobre el productivo. El crecimiento del producto bruto en los años 86 y 87, bajo el actual período de Democracia Tutelada, se ha debido a factores externos favorables, y no a una política sostenida de crecimiento basado en realidades nacionales (caída del precio internacional del petróleo, captación del mercado de Brasil, mejoras en algunos precios de materias primas).
1.1.16. La actual política económica se sustenta en:
a) Capitalización de la deuda externa
b) Bancos de inversión para lubricar esta operación.
c) Zonas francas tipo paraíso terrenal.
d) Desmantelamiento del aparato estatal
1.1.17. la política económica se mantiene incambiada a la de la dictadura; no hay planes de aliento a largo plazo para el agro, industria y comercio. Solo existen planificaciones fiscales y financieras. El sector financiero es el centro de la economía. Se dolariza la economía y se reduce el espacio de una política nacional.
1.1.18. Estamos sumidos en una crisis generalizada del sistema capitalista y vivimos en un país donde asistimos al fracaso de un modelo de capitalismo dependiente, para resolver las necesidades del pueblo. La crisis es estructura y solamente se resolverá con un cambio real del sistema productivo, sustituyendo al capitalismo por el socialismo.

1.2. – ESTRUCTURA SOCIAL

1.2.1. La crisis económica de los últimos veinte años ha incidido en la estructura y la conciencia social. La capa burguesa se ha modificado debido a la gran concentración de capital en grandes empresas y han desaparecido miles de pequeñas y medianas empresas. Han perdido importancia la pequeña y mediana burguesía, aunque siguen influyendo sus concepciones ideológicas en amplias capas de trabajadores. Existen unos 50 mil patrones , pero en el sector industrial el 6,2% de los establecimientos controlan el 75% de la producción y contrata el 63% de los trabajadores asalariados. En el agro, la concentración hace que un 10% de los establecimientos controle el 65% de la superficie de la tierra; el 45% del valor producido y contrata el 60% de los trabajadores asalariados rurales.
1.2.2. Los cincuenta mil patrones en su mayoría son empresas pequeñas donde trabajan pocos asalariados de difícil sindicalización. Las empresas industriales de uno a cuatro asalariados son el 60% de los establecimientos con un valor bruto de 3,5% y contratan el 8% de los asalariados. Las empresas industriales de 5 a 50 empleados asalariados son el 35% de los establecimientos con un valor bruto del 22% y contratan el 28% de los asalariados. En los establecimientos agropecuarios, los familiares son el 85%, que producen el 45% del producto bruto interno y contratan el 28% de los trabajadores asalariados.
1.2.3. Existen unos 250 mil trabajadores independientes o por cuenta propia, en diversas actividades y con ingresos dispares, conforman un extracto social que va desde las capas medias hasta semiocupados en niveles de pobreza.
1.2.4. Los trabajadores privados suman unos 500 mil y los asalariados públicos unos ciento cincuenta mil ( sin los integrantes del aparato represivo). En tareas productivas del agro y las industrias, trabajan unos doscientos mil privados y unos 27 mil públicos. Existen más de 200 mil desocupados, semiocupados y subocupados y un centenar de miles de trabajos de servicio doméstico y autoempleo.
1.2.5. La mayoría de los 600 mil pasivos (cifra aproximada) reciben menos de un salario mínimo y se ven obligados a efectuar trabajos circunstanciales o seguir en otras tareas permanentes. Existen 500 mil amas de casa y 600 mil menores de 12 años. cursan unos 250 mil jóvenes en enseñanza media y universitaria, estando marginados de las aulas, unos 150 mil adolescentes.
1.2.6. Tenemos una población envejecida y concentrada en ciudades. Se agrava la emigración económica de jóvenes y mano de obra calificada.
1.2.7. Las capas medias siguen gravitando a pesar de su debilitamiento. Los valores del período basado en el sufragio universal, respeto a las instituciones, el “ punto medio” entre intereses, una vida privada tranquila, la posibilidad del “ascenso social” y el clientelismo político, han entrado en contradicción con las posibilidades del régimen, pero en amplios sectores se mantienen expectativas y nostalgias, aunque se engendraron organismos sociales de solidaridad y lucha.
1.2.8. La capacidad de lucha de los trabajadores con respecto a los niveles de 1970 ha disminuido por la rotación de empleo debido a la cantidad de empresas fluctuantes, también a que una generación bajo la dictadura no hizo escuela de sus libertades democráticas y sindicales. También se integra al mercado laboral la mujer sin experiencia sindical, niños, adolescentes y jubilados participan en sectores productivos y de servicios fuera de los organismos gremiales, un ejército de desocupados presiona sobre el salario y los sindicatos, y se suma el empobrecimiento de las capas medias y pequeña burguesía que se convierten en asalariados trayendo sus características de clase.
1.2.9. Los valores de la cultura que se brindan por parte de los medios de comunicación y planes educacionales son fundamentalmente burgueses y extranjerizantes. Se fomenta el individualismo y el consumismo. Se busca que amplios sectores estén inmersos en escapismos, la indiferencia, la resignación y el temor. Se busca la alienación a través del televisor (telenovelas, deporte, sexo, información tabicada y dirigida)
1.2.10. Contra esta política social se han levantado sectores por reivindicaciones específicas durante la dictadura (vivienda, sindicatos, estudiantes? Que se han multiplicado en la apertura (ollas populares, comisiones barriales, comisiones de fomento, comité juveniles), si bien han configurado un vasto movimiento de masas, aún no cuestionan efectivamente la política de la clase dominante.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google