Declaración de la Coordinadora Guevarista Internacionalista. Cambiar Algo para que no Cambie Nada. Revolución Socialista o caricatura de revolución



Nos referimos de esta manera a los movimientos políticos que se dan en América Latina, Europa y otros lugares del mundo.
Tanto en Latinoamérica como en Europa, aparecen estas manifestaciones políticas como promesas de cambio “dentro del capitalismo”. Algunas ya son gobierno y fracasaron.
Planteos de “independencia”, Socialismo del siglo XXI, el Podemos en España, Syriza (hoy logrando la mayoría en el gobierno en Grecia) y el Frente de Izquierda en Francia, entre otros, no plantean ruptura con el capitalismo (los medios de producción siguen siendo de los capitalistas), hablan de soberanía popular dentro del capitalismo, humanizar el sistema de dominación, controlar el capital financiero, revisar una parte de la deuda externa mientras se sigue pagando con el hambre de los pueblos. Es decir, siguen administrando los Estados en manos de los monopolios, de la burguesía imperialista, y las contradicciones y disputas se dan dentro de las disputas interburguesas, interimperialistas que siempre son descargadas sobre la clase trabajadora mundial.

Hablar de ciudadanos indignados como en España y dar de esta manera la misma categoría a trabajadores y sectores de la burguesía o de la pequeña burguesía, a un trabajador que al policía que los reprime… ¿todos somos iguales? ¿donde quedamos los trabajadores como sujeto de transformación social?
Hablan a favor de maquillajes dentro del capitalismo, no cuestionan al sistema en su esencia, más bien intentan darle nuevos aires (aunque de vuelo corto dada la crisis del capitalismo a nivel mundial), por eso decimos que no hay más reformas que hacer, o revolución socialista o caricatura de revolución.

AL PODER BURGUES, HAY QUE OPONERLE EL PODER REVOLUCIONARIO

Mal hacen agrupamientos partidarios pretendidos en revolucionarios en ser furgón de cola de proyectos burgueses y de conciliación de clase. Estas “alternativas” policlasistas que lejos de generar conciencia entre los trabajadores y el pueblo explotado las desvían del verdadero objetivo que es hacer la Revolución Socialista.
Estas posturas ayudan a alargar la vida del capitalismo y tratar de resucitar todo su andamiaje institucional y no plantean la ruptura con el mismo, usan el marco electoral no como una mera táctica en determinadas coyunturas, sino que se plantean administrar el andamiaje del Estado Burgués.
En muchos países también crece la no participación electoral con porcentajes muy elevados, y cada vez más se les complica presentar su parlamentarismo burgués como democracia de los pueblos, se desenmascara aceleradamente la dictadura burguesa, presentándose a las masas como instituciones al servicio de unos pocos monopolios y sus ganancias a costa de miseria para millones, devastación de la vida, saqueo, represión, guerra. El descontento y la falta de expectativa en el “progreso” que ofrece el capitalismo van en aumento, y las luchas y movilizaciones de masas en todos los rincones del mundo son una clara muestra de ello.
Claro que todo esto no significa que haya una conciencia de clase entre las masas, todavía no se identifica con claridad el problema en su raíz, que el sistema con toda su propaganda ideológica, herramientas de dominación política, cultural y militar, con todas la ideología que siembran entre sectores del pueblo en sus expresiones pequeñoburguesas, logran confundir y desviar mucho de ese descontento y descreimiento, manteniéndolo aún en general dentro de los márgenes del mismo. La crisis económica, de legitimidad de toda su institucionalidad burguesa, la crisis cultural, las movilizaciones y diversas expresiones de bronca y el descontento producto de las condiciones de vida que atraviesan las masas, no significa que el sistema tenga una crisis de poder: la burguesía imperialista sostiene su poder de clase explotadora, y continúa oprimiendo a la humanidad. No se hace presente con claridad una perspectiva revolucionaria entre las masas, dado la ausencia de vanguardias revolucionarias y sus organizaciones que planteen esa salida, salvo excepciones que son ejemplo en diversas partes del mundo pero aún están lejos de generalizarse.
Otro aspecto que atraviesa toda esta situación y es parte de la crisis, son los enfrentamientos interimperialistas, que en diversos territorios llegan al punto de enfrentamientos militares, donde miles y miles de personas mueren cada día, porque así resuelven sus negocios y planes estratégicos los capitalistas.
La profunda barbarie que soportamos los trabajadores en todo el mundo bajo el capitalismo, no encontrará una salida a favor de los pueblos oprimidos desde frentes o unidades que plantean la conciliación de clase. En estos momentos de profunda crisis es cuando los partidos revolucionarios o destacamentos debemos plantear con mayor ímpetu la necesidad como clase de organizarnos a favor de las ideas y la praxis de la Revolución Socialista, única salida para los problemas de la humanidad.
Unirnos sin frontera alguna, a favor de los problemas de nuestra clase, de todos los pueblos oprimidos, reivindicando las mejores tradiciones de lucha de nuestros pueblos.
Nuestro voto lo ponemos en la organización y la lucha para ir construyendo nuestro poder, para barrer definitivamente al capitalismo y construir una nueva sociedad donde no haya explotación, donde extirpemos definitivamente con todo tipo de opresión. Ese camino es el de la Revolución Socialista, y no hay otra alternativa, por eso nuestro grito, nuestra declaración y disposición de lucha, nuestro llamado a todos los que luchan, a todas las personas honestas de nuestros pueblos, es VENCER O MORIR, Revolución Socialista, o Caricatura de Revolución

Sigue vigente, hoy como siempre, la consigna que con toda claridad, determinación y coherencia práctica, expresó y practicó el Che, Revolución Socialista, o Caricatura de Revolución.

COORDINADORA GUEVARISTA INTERNACIONALISTA (CGI)

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google