2a. Declaración Conjunta de RC / CAL71 / FRAS / MRO

25.Nov.05    Noticias
    ()

\"\"

DECLARACIÓN CONJUNTA DE LA COORDINACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES:
REFUNDACIÓN COMUNISTA | COORDINADOR ARTIGUISTA DE LIBERACIÓN 1971 | FRENTE REVOLUCIONARIO POR UNA ALTERNATIVA SOCIALISTA | MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO ORIENTAL


Montevideo, 24 de noviembre de 2005

LIBERAR A LOS 4 PRESOS POLÍTICOS

El Gobierno “Progresista” establece una agenda neoliberal
en lo económico y pretende un disciplinamiento
de las fuerzas antimperialistas y anticapitalistas

ANÁLISIS DE COYUNTURA

A veinte días de los hechos de Plaza Matriz, desde alguna prensa, o casi toda y desde el gobierno y los sectores hegemónicos del Frente Amplio, se continúa en una campaña más o menos articulada de ocultamientos y falacias. Al mismo tiempo, desde la izquierda clasista, antioligárquica y antimperialista, debemos lograr un claro enmarque de estos hechos en un análisis sustentado en posiciones de clase y con la capacidad de visualizar el desarrollo del proceso y no sólo en la fenomenología emergente en hechos puntuales.

Ya expresamos con claridad en nuestra “Declaración Conjunta del 10 de noviembre” nuestra posición de principios con relación a los sucesos del 4/11; cabe ahora analizar y expresar a la opinión pública y a las fuerzas sociales y políticas, nuestra visión con relación a cuáles son las causas y los actores que se observan como telón de fondo.
Este gobierno está profundizando, desde la conducción económica de Astori y su equipo, una política de corte neoliberal, funcional a los intereses de los organismos financieros internacionales, los cuales, desde siempre, han oficiado de soporte superestructural a los intereses de clase de los sectores dominantes expresados en nuestro país por la oligarquía terrateniente y gran burguesía financiera y a la burguesía que, producto de la concentración de la riqueza y la vinculación concreta de los intereses de las “familias” del poder, se identifica cada vez menos, con cuestiones “nacionales”.
Esta base material es la que condiciona objetivamente las políticas que desarrolla este gobierno que optó por apartarse de los principios fundacionales y el programa, para adaptarse y articular desde concepciones absurdamente socialdemócratas, una “humanización del capitalismo”.
Esta concepción, anticientífica, carente de concepciones de clase, claudicante y, algunas veces esquizofrénica, se visualiza en algunos aspectos que deseamos detallar y desarrollar esquemáticamente.

COMO TE DIGO UNA COSA TE DIGO LA OTRA

El proyecto de país productivo se hipoteca definitivamente desde el momento que se acuerda con el FMI, ya antes de asumir el gobierno, un conjunto de acuerdos que, en los hechos, y a partir de compromisos escritos en inglés y firmados por los jerarcas de gobierno, matan en el vientre todas las esperanzas populares de reactivación, trabajo, salario y justicia social.
A partir de esta opción, estratégica y definitoria de todas las políticas futuras del gobierno, se estructura el presupuesto quinquenal; éste expresa, negro sobre blanco y dígito tras dígito, una concepción que privilegia los intereses del capital financiero, las concepciones macroeconómicas, la política de ajuste fiscal y, por lo tanto, una visión del Estado y el aparato productivo supeditada a estos intereses y no a los de la reactivación desde las concepciones que, históricamente, predominaron en la base social que lleva al Frente Amplio al gobierno.
Vemos hoy una profundización de estos aspectos “marco” en la acelerada gestión del “progresismo” para lograr firmar y legislar el “Tratado de Protección de Inversiones” antes de fin de año. Hemos abundado desde el campo popular y las fuerzas de izquierda principistas en la caracterización de este Tratado; tanto en lo político como en lo jurídico establece un nuevo mapa estratégico y operativo, funcional a los intereses del imperio a corto, mediano y largo plazo.
A la desmesurada oferta de instalación de plantas de celulosa y el interés del gobierno por facilitar, e incentivar estas “inversiones” se suma un desconocimiento de la importancia de articular en el marco del Mercosur, marco que, pese a lo restringido y limitado de su capacidad de maniobra con relación a los intereses de los sectores populares es, a no dudarlo, estratégico frente a la concepción “alquista” de algunos estados incluido el nuestro. Vemos así un acercamiento a los Estados Unidos en varios frentes. Aprueban las maniobras UNITAS, caracterizan como terroristas a las FARC y llaman a combatir el “terrorismo” graciosamente y de manera seguidista, acrítica e ignorante, al tiempo que luego de idas y venidas se aprueba el envío de nuevas tropas a Haití.
Hace pocos meses se reprivatizó el Banco Comercial, entregándole en bandeja de plata un capital centenario en millones de dólares, a los mismos que promovieron el vaciamiento de la plaza financiera y la crisis del 2002, por cifras irrisorias. Se quiere privatizar AFE por poco menos de 90 millones de dólares cuando se destina más del doble a los servicios de la deuda en estos días y, del mismo modo que se desconoció el pronunciamiento popular en relación con los recursos acuíferos, se hecha por la borda el histórico, consecuente y conciente principio, expresado en varias instancias plebiscitarias, de defender las empresas del Estado.
Este es sólo el comienzo; se pretende avanzar en este sentido con los mismos argumentos de los gobiernos blanqui-colorados, gobiernos que expresaban intereses de clase. Para impedir y desincentivar los reclamos, se pone freno a la aprobación de la “Ley de Fuero Sindical” por un lado y se reprime por el otro. Dos caras de la misma moneda capitalista; marco jurídico y trasfondo represivo. Este gobierno, con el aplauso y beneplácito de la “oposición” privatizará aduciendo asociaciones, extrangerizará argumentando capitalización, y venderá el patrimonio de los orientales al bajo precio de pagar una deuda adquirida por las clases dominantes para oprimir al pueblo con hambre. Se autonomizará el Banco Central, se pondrá en vigencia una supuesta reforma tributaria, ya articulada, de carácter regresivo y confiscatorio de los sectores empobrecidos y se avanzará en la destrucción de las capas medias, el sometimiento de los trabajadores asalariados a condiciones precarias de relacionamiento laboral y se ampliará la marginalidad de amplios sectores que, por fuera de todo, ya no tendrán ni siquiera, capacidad de reclamo. Mujica nos dirá “quiero pero no puedo”, “me ganaron los de Harvard” o las más de las veces, nos catalogará de “nabos”, “infantiles” o “izquierdita”. Marina Arismendi administrará el hambre y Díaz, junto con algunos personajes de la derecha fascista, apelarán al viejo y querido “palo y palo”. Vieja película, colores nuevos.

INDEPENDENCIA DE CLASE Y ACCION POLITICA

Esta es la violencia primigenia; desde una posición clasista inclaudicable, debemos comenzar por aquí el análisis. Estas políticas y estas concepciones económicas, no hacen más que profundizar un sistema y un modelo de expropiación, marginación y miseria colectivas. Quienes se han expresado contra estos planes en el marco de las actividades “Anticumbre y Antimperialistas” lo han hecho desde una posición de clase que es antagónica con la que se expresa desde el gobierno; este lo sabe y, para afirmar su proyecto, apela al aparato coercitivo del Estado, a su acción represora, al Poder Judicial como estructura permanente de clase, a la complicidad de la prensa de la burguesía, a la camuflada de popular y a las vacilaciones de sectores del frenteamplismo que, por no comprender el carácter clasista de este Estado, caen en disquisiciones de carácter metafísico que confunden a las grandes masas. Los cuatro compañeros hoy están presos por luchar contra las causas de la explotación.

El gobierno progresista avanzará en esta línea de trabajo en la medida que no articulemos, desde el campo popular, propuestas políticas alternativas a la entrega que expresen los intereses de clase de un movimiento social que comienza a movilizarse de manera espontánea aunque sin una dirección articulada y coordinada desde lo político. Para este espacio de coordinación que componemos, aún germinal, pero sustentado en una concepción clasista y con anclaje histórico en las viejas raíces de la izquierda revolucionaria, más allá del origen y las vertientes de procedencia, hay aspectos estratégicos innegociables. Un punto central es la construcción del sujeto político que genere la posibilidad de articular, concentrar y resumir, las luchas sociales; este trabajo, no debe visualizarse desde posiciones sectarias o vanguardistas, pero debe, en tanto la envergadura y magnitud de la lucha, convertirse en un objetivo que, logrado, favorezca en un plano de amplitud y profundidad la confluencia de los luchadores que procesarán el combate contra el capital, el imperio, la oligarquía, la burguesía y las claudicaciones que desalientan al pueblo a dar la batalla por una sociedad donde comience a construirse el proyecto de Liberación Nacional que generará la base material para avanzar en la construcción de una sociedad justa, sin clases y sin explotados.
En este camino nos encontramos y comprendemos que la unidad de los revolucionarios debe construirse con paciencia, con respeto por los matices y visiones tácticas y sin voluntarismos que favorezcan las rupturas antes de procesar todas las instancias de acercamiento.

Frente al enemigo común,
acciones coordinadas y unitarias.
Frente a la explotación y la injusticia social,
organización y lucha.

LIBERAR A LOS 4 PRESOS POLÍTICOS
POR UN PROGRAMA DE UNIDAD DE ACCIÓN
DE LOS REVOLUCIONARIOS
POR LA LIBERACIÓN NACIONAL Y EL SOCIALISMO

COORDINACIÓN DE:

REFUNDACIÓN COMUNISTA (RC)
COORDINADOR ARTIGUISTA DE LIBERACIÓN 1971 (CAL71)
FRENTE REVOLUCIONARIO POR UNA ALTERNATIVA SOCIALISTA (FRAS)
MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO ORIENTAL (MRO)