Declaración de la Junta Central del MRO

24.Ene.13 :: Noticias

El año 2013 se presenta en el marco de una crisis capitalista internacional que se prolonga y profundiza y que comienza a golpear con mayor fuerza a la región y a nuestro país.
Será un año en el que seguramente habrá fuertes movilizaciones populares, producto de la carestía, los avances privatizadores y otros efectos de la política neoliberal del gobierno. Será un año donde se renegociaran la mayoría de los convenios colectivos y donde estará la última Rendición de Cuentas con posibilidad de aumento de gastos del período, por lo que la lucha social tendrá sin dudas fuertes picos, aun cuando las organizaciones de masas continúan bajo la hegemonía reformista.
Al mismo tiempo, al ser un año donde comenzará la campaña electoral, se harán más notorias las tendencias a poner al movimiento obrero como furgón de cola de los proyectos electorales.
En el aspecto político el desgaste del gobierno y el inicio de las campañas electorales generaran un clima de disputas constantes, haciendo que los temas políticos estén en el tapete para las masas. Esta situación se irá orientando hacia el fenómeno electoral, todos los planteos políticos estarán enfocados hacia el mismo.
Los desafíos para las organizaciones y militantes de izquierda serán muy grandes este año.
A nivel social está planteada la tarea de generar una alternativa clasista ante las direcciones reformistas, conciliadoras y traidoras, que actualmente dirigen mayoritariamente al movimiento obrero.
Para lograr esto el principal obstáculo continúa siendo la gran fragmentación que sufre el clasismo.
Es por eso que, a partir de los acuerdos puntuales para temas concretos, como por ejemplo la concreción de un nuevo acto unitario del clasismo el próximo 1 de mayo, a partir del apoyo a las luchas que sin dudas irán surgiendo, pero también a partir del debate franco, de la tolerancia, y del entendimiento de que los intereses de la clase obrera son superiores a los de cualquier organización política o corriente sindical, es que deberemos trabajar todos los días para construir unidad para luchar, único camino para poder llegar a las masas trabajadoras con una alternativa creíble al amarillismo sindical que hoy gobierna la enorme mayoría de los sindicatos y de las demás organizaciones sociales.
Nuestra organización, como lo ha hecho a lo largo de sus casi 52 años de historia, pondrá a sus hombres y mujeres, militantes sindicales y sociales, a realizar todos los esfuerzos por concretar los espacios de unidad para luchar del clasismo, lo más amplios posibles, siempre a partir del respeto de las diferencias, de las opiniones y de las tácticas diferentes, y defendiendo inflexiblemente el principio de independencia de clase, no solo respecto al gobierno, sino respecto a cualquier organización política que pretenda colocar al movimiento obrero como furgón de cola de su proyecto partidario.
A nivel político, si bien el lanzamiento de la campaña electoral tenderá a desviar la resolución de las luchas populares al terreno electoral, siempre propicio a los manejos de la burguesía, también es cierto que generará entre las masas populares un mayor interés por los temas políticos y una búsqueda de alternativas a su situación actual.
En ese sentido los trabajadores y demás sectores populares se encontraran nuevamente con una serie de fuegos de artificio que se lanzarán entre si todos los partidos que defienden los intereses del imperialismo y del gran capital, léase el Frente Amplio, el Partido Colorado, el Partido Independiente, o el Partido Nacional, pero que en esencia presentaran al pueblo el mismo proyecto continuista, proimperialista y antipopular.
Ante esto las fuerzas de izquierda estamos ante una oportunidad histórica. Por primera vez en mucho tiempo existe una seria posibilidad de generar un Frente Programático Electoral que, a partir de la unidad de variados sectores de la izquierda consecuente, pueda llevar a nivel de masas una alternativa creíble, un programa antiimperialista, de defensa de la soberanía de nuestro país, de defensa de los intereses de los trabajadores y demás sectores populares, y contrario a los intereses del gran capital.
Nuestra organización, como también lo ha hecho a lo largo de su historia, dedicara sus mayores esfuerzos a construir ese espacio tan necesario, pero además seguirá buscando construir también los acuerdos más profundos que vayan mucho más allá del terreno electoral, apuntando a la acción política revolucionaria permanente.
En definitiva, al inicio de un nuevo año, el MRO renueva su compromiso de continuar luchando junto al pueblo, de continuar construyendo la unidad del clasismo, de continuar construyendo la unidad sin exclusiones de la izquierda consecuente.

¡Hasta la victoria siempre!
¡Venceremos!

JUNTA CENTRAL DEL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO ORIENTAL

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google