Declaración del M.R.O sobre la represión del 28 de marzo

31.Mar.12    Declaraciones
   

\"\"

Foto: Varios policías golpean en el suelo a un manifestante


El pasado 28 de marzo frente al liceo Nº 70 quedó manifiesta de forma clara, por si quedaban dudas aún, cuál es la respuesta del gobierno de Mujica y el Frente Amplio a las demandas sociales.

El gobierno pretende ignorar toda demanda que se salga de los cánones aceptables que no pueden exceder los márgenes de maniobra que su sometimiento a los dictámenes del FMI, el BM y el BID permiten.

Las demandas que exceden los marcos de la conciliación entre el capital y el trabajo, entre las necesidades de presupuesto para la educación, la vivienda, la salud, la seguridad social y el pago puntual de la deuda externa y sus intereses, las políticas de atracción de capitales, etc. son en principio ignoradas y luego deslegitimadas. Pero si las mismas persisten, como persisten las demandas de los padres, estudiantes y docentes de secundaria, se pasa a la represión abierta y a la demonización de los reprimidos como si los mismos fueran culpables y no víctimas de la represión y de todos aquellos que se solidarizaron efectivamente con ellos.

Así sucedió la noche del 28 de marzo pasado, cuando padres, estudiantes, docentes, vecinos y militantes sindicales de distintos gremios intentaron cortar los accesos a Montevideo para hacer un piquete informativo.

La soberbia e intolerancia de un gobierno que sabe que se va terminando el ciclo de crecimiento económico y deberá aplicar el ajuste sobre los salarios, jubilaciones y condiciones de vida de las grandes mayorías y que debe apalear y tirotear a padres y estudiantes para que su ejemplo no se esparza hacia otros puntos del país y otros gremios. Ahora resulta que los cuadros dirigentes de los aparatos represivos del Estado reprimen en “defensa de los derechos humanos” (declaraciones del Crio. Fernández, jefe de policía de Montevideo en varios medios radiales 29/3)
Las leyes y decretos vigentes que prohíben las ocupaciones de edificios públicos, de tierras improductivas, como así también el corte de la circulación en calles y rutas nacionales con penas de cárcel, no solucionan los acuciantes problemas de las mayorías populares. Son instrumentos para frenar la protesta social ante la insatisfacción de las más que justas demandas. Pero no se puede tapar el sol con un dedo y tampoco hacer desaparecer la lucha de clases a garrote, sea este reaccionario o progresista.

Los padres, estudiantes y docentes del 70 marcan el camino de la lucha ante la resignación. El gobierno responde como todo gobierno burgués puede responder, sumisión ante el imperialismo y represión a los sectores populares que demandan. Y las aguas se van separando cada vez con mayor claridad.
El gobierno que pretende enderezar a palos todo lo que se salga de su lógica que, en el caso de la educación se puede resumir con las palabras del vicepresidente Danilo Astori “Si hay que dar clases debajo de un árbol se da clases debajo de un árbol, pero clases tiene que haber” (La diaria 29/3)
Las dirigencias sindicales mayoritarias defendiendo al gobierno y la represión, puesto que quienes se hacen los distraídos o no toman partido en forma clara y condenan la represión institucional, la defienden. Hecho que sucedió con toda la plana mayor del PICNT y con la cúpula de FENAPES. Como también el sector de ADES Montevideo que en vez de solidarizarse con quienes sufrieron la represión, los acusaron y condenaron.

Esto exige de todos aquellos que nos colocamos claramente en el campo de la oposición, quienes trabajamos para unificar a los sectores clasistas en la forja de un movimiento obrero alternativo al actual de pacto y conciliación capitalista, a quienes, más allá de las dificultades propugnamos la unidad de la izquierda consecuente en la lucha por el socialismo, a redoblar los esfuerzos en la construcción de las herramientas necesarias para la emancipación de los trabajadores.

MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO ORIENTAL