Declaración del V Encuentro Guevarista sobre el proceso político uruguayo

24.Feb.12    Encuentro Guevarista
   

Buenos Aires, 12 de febrero de 2012

DECLARACIÓN DEL Vº ENCUENTRO GUEVARISTA INTERNACIONAL SOBRE EL PROCESO POLÍTICO URUGUAYO

A siete años de la experiencia progresista en el Uruguay, no se precisa recurrir a opiniones de la izquierda revolucionaria o el sindicalismo clasista para definir el modelo económico, sino apelar a las opiniones de los propios progresistas. “El gobierno del Frente Amplio no tuvo cambios mayores de la política económica de los gobiernos anteriores.”
Un modelo capitalista dependiente, neoliberal y fondomonetarista. Un modelo basado en la inversión extranjera que profundiza el capitalismo, la dependencia y la vulnerabilidad ante presiones de cualquier naturaleza del capital financiero internacional.
El actual modelo está basado en la exportación de productos primarios, hegemonía del capital financiero, creciente endeudamiento externo, privatizaciones del patrimonio nacional y estatal, entrega de las tierras a los monopolios sojeros, madereros y mineros, en una apertura comercial indiscriminada, zonas francas, exoneraciones tributarias a la inversión extranjera y amnistías fiscales a los agronegocios.
Esta política económica tiene su contracara en una superexplotación de la clase trabajadora, donde el 80% de los trabajadores no superan los 12 mil pesos de promedio (aproximadamente 600 dólares), una cuarta parte de la canasta familiar establecida en 45 mil pesos. El salario mínimo decretado por el progresismo de 7.200 pesos (360 dólares) es el ingreso de 400 mil trabajadores. Las jubilaciones de los trabajadores del ayer apenas promedian 9 mil pesos (450 dólares), y sobre una población económicamente activa (PEA) de 1millón y medio de trabajadores, hay 100 mil desocupados y 400 mil trabajadores en negro. El 45% de los niños vive en hogares pobres, hay un núcleo duro de pobreza que llega a las 450 mil personas y aumentaron los asentamientos precarios, 36 de cada 100 jóvenes no completan su ciclo básico, 5.500 familias viven del clasificado de la basura. Aunque algunos indicadores sociales mejoraron, por el período de crecimiento sostenido, no cambiaron sustancialmente las condiciones de explotación y miseria de las mayorías.
El progresismo no solamente ha entregado la soberanía y el patrimonio nacionales, sino que se ha alineado con el imperialismo, haciéndose cómplice en el intervencionismo en Haití y el Congo. Se ha callado ante el genocidio del pueblo palestino y ante las invasiones criminales imperialistas a los pueblos de Irak, Afganistán, Libia, Somalía, etcétera.
En definitiva, estos hechos económicos, sociales y políticos prueban, sin ninguna duda, que el progresismo es funcional al imperialismo y a la oligarquía y que, a través del pacto de unidad nacional con los partidos políticos tradicionales de la burguesía, ha traicionado el programa histórico y las necesidades más urgentes de los explotados.
Ante esta situación, común a toda Latinoamérica, al pueblo uruguayo, al igual que a todos los pueblos sometidos al imperialismo, se les plantea una única alternativa: la lucha por la liberación nacional, indisolublemente ligada a la lucha por el socialismo.
Vº Encuentro Guevarista Internacional

Movimiento Revolucionario Oriental (MRO) – Uruguay
Comisiones Unitarias Artiguistas Antiimperialistas (COMUNA) - Uruguay
Brigadas de Solidaridad y por la Paz (BRISOP) – Italia
Partido Comunista de los Trabajadores (PCT) - Argentina
Trabajadores Organizados para la Revolución (TORRE) - Argentina
Movimiento Teresa Rodríguez (MTR) - Chaco, Argentina
Agrupación Estudiantil Mariano Moreno - Chaco, Argentina
Frente de Acción Revolucionaria (FAR) - Argentina