Secretario Político del MRO en carpa por libertad de Martino, en Buenos Aires

06.Dic.10 :: Noticias


El lunes 22 de diciembre en Buenos Aires, Mario Rossi -Secretario Político del Movimiento Revolucionario Oriental- participó en la carpa de ayunantes por la libertad de los presos políticos del campo popular, con una charla sobre “La extranjerización de la economía”.
A continuación transcribimos su intervención:



En nombre de nuestro Movimiento y de Comuna agradecemos la invitación para participar en estas jornadas de solidaridad con el ayuno de Martino y de debate de los grandes temas que atañen a los trabajadores y demás sectores populares. Es para nosotros de principio internacionalista el estar con los que luchan, y en especial con Martino en su justa lucha con quien nos conocemos en tareas comunes regionales desde los inicios del noventa o sea por más de 20 años. No dudamos que los esfuerzos por la liberación de los presos políticos de las organizaciones (FAR y MTR) que sostienen esta carpa y la solidaridad de un número creciente de organizaciones sociales y políticas en Argentina y otros países se verá coronada por el éxito.
En los que se refiere al tema que nos convoca “ La extranjerización de la economía en nuestro país”, los objetivos del imperialismo con respecto a América Latina han sido claros, en el marco del de la estrategia neoliberal y tácticamente con las medidas denominadas del “Consenso de Washington” .
Estratégicamente, el imperialismo promueve el libre comercio en forma unilateral para los países dependientes mientras ellos se protegen con barreras de todo tipo (cuotas, sanitarias, impuestos, etc.); debilitamientos de los estados en las áreas productivas, achicamientos de las prestaciones sociales y flexibilidad laboral; los estados impulsan privatizaciones, libre mercado, libre entrada y salida de capitales y ganancias, equilibrio fiscal y apertura comercial. Se legisla a favor de la inversión extranjera con eliminaciones de impuestos y privilegios. Se conculcan derechos y beneficios históricos de los trabajadores (un alto porcentaje de trabajadores en negro, subempleo, empleos chatarra, precarización , trabajos a domicilio, contratos a término, etc.) ; los medios de comunicación en manos de los capitalistas pregonan “globalización o muerte”, “ nos integramos o quedamos afuera”, “país productivo accediendo a altas tecnologías”, etc.
El denominado consenso de Washington se sintetiza: disciplina presupuestaria, eliminar el déficit, cambiar el gasto público productivo a gastos en infraestructura (puentes, carreteras, puertos, etc. ) para facilitar y abaratar los costos de la inversión extranjera, reforma fiscal con impuestos a las grandes mayorías, liberación financiera con intereses altos para atraer capitales, endeudamiento con los organismos financieros internacionales, tipos de cambio competitivos para facilitar exportaciones, liberar el comercio, privatizaciones de la patrimonio nacional y estatal, garantías a la inversión extranjera, etc.
Y este planteo de dominación teórica, creado desde la década del 80 e impulsada agresivamente por el Gobierno de Ronald Reagan, se ha convertido en práctica para América Latina y en nuestro país se profundiza bajo un gobierno progresista, autotitulado de “izquierda”.
El gobierno “progresista” de Tabaré Vázquez recibe una deuda externa en el 2005 de 19 mil millones de dólares y al 30d e marzo trepa a los 37 mil millones de dólares, teniendo que pagar desde mediados del 2010 a mediados del 2011 unos cuatro mil millones de dólares, un 40% del presupuesto nacional y causante principal del déficit fiscal que llega a varios puntos del PBI. El 50% del negocio bancario en manos de bancos extranjeros. Los intereses de plaza son de usura y el estado no interviene. Los bancos dólares en depósito al 1% y lo prestan al 12 o 14%, reciben pesos en depósitos al 4,5% y lo prestan al 35% y al 65% en financieras paralelas.
Más de cinco millones de hectáreas han sido vendidas al extranjero, la tercera parte de las hectáreas productivas agropecuarias, bajo el Ministerio de Ganadería y Agricultura José Mujica y actual Presidente de la República, siendo este un aspecto parcial pues hay que sumarle los arrendamientos rurales al extranjero. Stora –Enso trasnacional sueco finlandesa tiene 255 mil hectáreas en la franja costera de Río Negro para abastecer la planta de celulosa de Fray Bentos. Empresas argentinas explotan más de 200 hectáreas de plantaciones de soja, la cual es exportada por cinco empresas extranjeras en un porcentaje del 77%. Las arroceras han sido adquiridas por capitales brasileños. La mayoría de los frigoríficos también, esta industria nacional tradicional ha sido desnacionalizada.
De las 10 empresas industriales más importantes para la exportación, ocho son extranjeras, salvo Ancap y Conaprole. Todas las plantas cerveceras responde a INBEV, trasnacional belga-argentino-brasileña. La industria alimenticia en manos de la empresa mexicana Bimbo. Las cadenas de supermercados , la mayoría de ellas Geant, Disco, Devoto en manos de la trasnacional francesa Casino y al grupo argentino-yanqui Exxel.
La extranjerización se ha filtrado en otras áreas de la economía (concesión de servicios públicos como peajes de carreteras, aeropuertos, puertos, zonas francas, rutas de navegación aéreas y fluviales, etc. ) Recientemente se han concedido a empresas canadienses explotación de zonas mineras (hierro). Se han autorizado cinco plantas de celulosa, la segunda en construcción en Conchillas (Colonia) frente a Buenos Aires.
Los gobiernos de Vázquez y Mujica, están integrados por el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros, y ha sido factor importante en las decisiones para desarrollar un proceso de Extranjerización Nacional y por el Partido Comunista del Uruguay, que en su esencia programática bregan por la socialización de los medios de producción, y sin embargo se han convertido en cómplices del dominio imperialista de la economía y de una creciente concentración de la riqueza. ¡El mundo del revés!
El gobierno del partido Frente Amplio ha desconocido su programa histórico, está sumido en una corrupción galopante, en plena crisis política y una vez mas la clase trabajadora ha sido traicionada por quienes se abrogaron el derecho de representar sus intereses, en nombre de un “país productivo con justicia social” donde la producción en manos capitalistas engendra salarios y jubilaciones de miseria y casi la tercera parte de los trabajadores en negro.
Nadie sustituye a la clase trabajadora en su proceso de liberación nacional y social. Somos parte de ella y a esa tarea nos debemos. “

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google