Acto 49 Aniversario del MRO: intervención de Mario “Toni” Rossi

17.May.10 :: Actos aniversario

\"\"

\”Durante 49 años y al borde de los 50 años, arrastrando nuestras propias limitaciones, en un derrotero de aciertos y errores, nos hemos guiado por principios ideológicos y estratégicos que nunca nos han apartado de las tareas de la Revolución, de la liberación nacional y el socialismo\”.



Compañeras y compañeros presentes,
Compañeras y compañeros de organizaciones políticas hermanas
Saludamos y agradecemos la presencia de quienes nos acompañan en esta reunión aniversario y reciban un fraternal reconocimiento de nuestro Movimiento.

A 21 años de la muerte de Raúl Bebe Sendic, precursor de las luchas por la liberación definitiva de nuestra patria.

A 124 años del asesinato de los mártires de Chicago y a 120 años de la declaración del 1° de mayo como el día de los trabajadores.

A 140 años del nacimiento de Lenin, forjador de la primera revolución obrera victoriosa.

A 185 años de la gesta libertadora iniciada por un puñado de orientales y que se viera coronada con el éxito frente a la dominación luso brasileña. A 243 años del natalicio del prócer de los orientales José Artigas.

A 42 años de la caída en combate y vil asesinato de Ernesto Che Guevara. A 162 años del Manifiesto Comunista, primer documento obrero que lleva en su seno los principios ideológicos, estratégicos y programáticos que mantienen plena vigencia.

Hace 49 años se fundaba el 21 de abril nuestro movimiento. La expectativa generada por el gobierno del Partido Nacional se disolvía en medio de medidas antipopulares y su compromiso con el FMI, la reforma cambiaria y la continuación de un gobierno de los ricos y para los ricos. De un desprendimiento de ese partido y la confluencia de militantes izquierdistas de varios orígenes nace nuestro movimiento.

Pero en el ámbito internacional, sucedía un hecho histórico de impresionante derivaciones, nos referiremos a los 49 años del desembarco imperialista en Playa Girón, donde recibiera una ejemplarizante derrota por parte de la revolución cubana y que coincidiera con la fundación de nuestro MRO.

Y el haber comido del fruto del triunfo de la revolución, ese pecado original, ese estigma de antiimperialistas desde nuestro nacimiento es para los conciliadores con el imperio y renegados de izquierda, un pecado que no hay bautismo que nos salve.

Nacimos en medio de la primera derrota militar del imperialismo, de un pueblo revolucionario decidido a luchar hasta las últimas consecuencias, al cual el imperialismo subestimó.

Si la revolución cubana ha sido y es un ejemplo de dignidad revolucionaria, no menos importantes son las enseñanzas del gran maestro, el imperialismo. Cada vez que flaquee nuestro ánimo, cada vez que dudemos, cada que querremos hacer un alto en el camino, que pensemos en descansar, allí estará el imperialismo acechando, hostigando, golpeando, agrediendo, exigiéndonos que estemos siempre listos para la próxima batalla, porque el único lenguaje que conoce el imperialismo es el de la lucha, el de la fuerza de los pueblos revolucionarios.

Durante 49 años y al borde de los 50 años, arrastrando nuestras propias limitaciones, en un derrotero de aciertos y errores, nos hemos guiado por principios ideológicos y estratégicos que nunca nos han apartado de las tareas de la Revolución, de la liberación nacional y el socialismo.

Hemos practicado y estamos dispuestos por la causa más hermosa que haya engendrado la humanidad, que es la causa del socialismo a utilizar todos los medios de lucha que la lucha de clases exija.
Hemos integrado todos los instrumentos de unidad popular de los últimos 50 años, el Fidel, el acuerdo de época, el frente amplio, patria grande, la corriente, el MPP, y cuando en el 93 nos fuimos del FA, incursionamos empecinadamente en la búsqueda de la unidad con el frente obrero y popular el fras, la cur, comuna y el consejo de unidad y no descansaremos hasta ver una clase y un pueblo unido para luchar, herramienta fundamental para derrotar a la gran burguesía apátrida pro imperialista.

Hemos transitado por la unidad y la lucha, consciente de la modestia de nuestras fuerzas, nos somos afectos a cargos, para nosotros son responsabilidades de servicio y sacrificio. No somos afectos a recompensas, más la que surgen del deber cumplido.
Se nos puede acusar de que nos hemos separado de quienes han elegido el camino del oportunismo, la conciliación con los patrones y el imperialismo. Y tiene razón, antes dejar de ser que dejar de ser revolucionarios.

Se nos puede acusar que hemos elegido el camino de la lucha antiimperialista y el enfrentamiento al capital y tienen razón, estamos dispuestos a enfrentar al enemigo de la humanidad.

Se nos puede acusar de que no estamos dispuestos a recorrer el camino de los renegados de izquierda, que preconizaron durante 30 años el no pago de la deuda externa y ahora la pagan y adelantan el pago y sumen al pueblo en una mayor coyunda imperialista de endeudamiento, o que durante 30 años preconizaron y levantaron las banderas de la reforma agraria con expropiaciones al latifundio y hoy son los responsables de generar latifundios sojeros, madereros, arroceros, etc. Y tiene razón, porque somos consecuentes con el programa del pueblo, la convención de trabajadores, las organizaciones clasistas, los grupos guerrilleros, levantaron a un costo de sangre, sudor y lágrimas. Y tienen razón, porque no estamos dispuestos en nombre de la sangre derramada humanizar el capitalismo, cohonestar con los explotadores, alcahuetear al imperialismo, declarar a las fuerzas armadas, instrumento de opresión, el custodio de la libertad y la democracia.

Gobierna una izquierda capitalista hipócrita, de doble discurso, pero que va revelando día a día su verdadero rostro, arrodillados al gran capital, le prometen a los trabajadores que se salvarán de la mano de los patrones y nuestra condición de país dependiente y oprimido se salvará por la inversiones del imperialismo, se liberará por la gran inversión extranjera y nuestra soberanía estará guardada por un pacto ofensivo y defensivo con los EEUU.

No nos han dejado otro camino que el de la lucha y hay que asumirlo. No es posible luchar contra el imperialismo sino se lucha contra los renegados de izquierda y los oportunistas dentro del movimiento obrero y popular. Es un camino difícil y prolongado, es un camino que no admite vacilaciones ni oscilaciones, compañeras y compañeros del mro, la dignidad regla nuestros pasos, nos guiamos por principios sin cálculos mezquinos, es indigno para los revolucionarios ocultar sus propósitos, que sepan los imperialistas que siempre nuestro movimiento lanzará un grito de guerra a la opresión y a la explotación. Un pasado de luchadores artiguistas, bolivarianos, sanmartinianos, de la patria grande nos impulsa, las revoluciones comuneras y socialistas han probado en la práctica que la burguesía es decadente y parásita, es preciso ser consecuente. El presente es de unidad para luchar y el futuro es nuestro, de los trabajadores y demás sectores populares.

¡Viva nuestro querido MRO!
¡Viva el 1de mayo, viva la clase trabajadora!
¡Por la revolución, la liberación nacional y el socialismo. Venceremos!

—————
Mario Rossi Garretano es Secretario Político del MRO.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google