Acto 48 Aniversario del MRO: Intervención del Compañero Pájaro

28.Abr.09 :: Actos aniversario

Que éramos catastrofistas, decían algunas voces el año pasado, cuando advertíamos que estábamos ante el inicio de una crisis capitalista de proporciones. Que podíamos estar confundiendo deseos con realidad, dijeron otros, convencidos de que aún los márgenes de maniobras de la burguesía internacional eran lo suficientemente amplios como para sobrellevar las “turbulencias” en las principales bolsas mundiales. Que estábamos blindados o con suficientes medidas de desacople, planteó este gobierno neoliberal y continuista, hace menos de un año y hoy no sabe cómo hacer coincidir los números para que la actual entrada en recesión, no parezca tal. Cómo llamar, si no recesión, a la caída estrepitosa de las exportaciones por tres meses consecutivos. Con qué tipo de ironía encubrirán éstos señores, que el año pasado el PBI creció un 9% y los pronósticos para éste son de un 2%.



¿Acaso a los ya sabidos “nerviosismos” de los mercados bursátiles, ahora le podremos agregar algo así como problemas de “tránsito lento” de la economía o de “diarrea financiera”, puesto que la fiesta acumulativa realizada por el capital monopólico durante estos años, lo ha fagocitado todo a su paso?
Han desaparecido como por arte de magia millones de millones de dólares de las financieras, de los bancos, de las compañías aseguradoras y por último de los bolsillos de cientos de millones de trabajadores de todo el mundo que han perdido su hogar, su trabajo, su fondo de retiro, su seguro de salud, su hipoteca y sus ahorros. Pero la orgía especulativa pide más y más y se votan paquete tras paquete de salvataje para las grandes compañías a costa de mayores sacrificios de los sectores populares.
Los cerebros de la economía mundial no saben explicar dónde está el fondo del agujero negro que desaparece tanto dinero, pero saben que el actual panorama de tierra arrasada, se tornaría un verdadero infierno, si no hacen que los gobiernos intervengan para salvar a la libre empresa. Aún cuando el precio a pagar sea el de que varios de los grandes sucumban en el camino de la concentración capitalista.
La disputa por una nueva hegemonía interburguesa recién comienza, puesto que la última cumbre del G20 resultó un verdadero fracaso. No habiendo acuerdo en la misma sobre cuál fracción de la burguesía mundial debe ceder, cuál resultará hegemónica y cual sucumbirá en el altar del dios mercado. Los intentos de creación de nuevas monedas como referencias de intercambio internacional, los centavos que los países comprometieron colocar en el FMI, en comparación con las cifras volcadas a los bancos privados de las principales potencias y las políticas proteccionistas impulsadas por EEUU y Europa, así lo demuestran.
La economía mundial no hace agua, ya está sumergida y sus engranajes rechinan por todos lados, más aún en los países de economías “emergentes” o con “menos oportunidades” como se dice ahora, los que antes sin tapujos se reconocían como subdesarrollados.
Y son esos ruidos de desmoronamiento, los que aquí se pretenden tapar con el sonido de las dianas de las campañas de los precandidatos de los grandes partidos del sistema, con su séquito de tecnócratas y dirigentes sindicales que juegan entre la oposición formal y la sumisión más abyecta.
Son esos ruidos de fondo los que están demostrando con claridad meridiana que el sistema capitalista cruje por todos lados, nuestra región y nuestro país no son excepciones y la lucha de clases existe y persiste, por más llamados más o menos histéricos que se hagan a la conciliación, a la unidad nacional, a que de esta situación se sale con sacrificios conjuntos.
Se van cerrando 5 años de un gobierno que hizo gárgaras de gestión capitalista. Con altos índices de inversión extranjera, con “exitosos” canjes de deuda, con superávit fiscales primarios, con record de exportaciones, con anuncios rimbombantes de descensos del desempleo, con planes de emergencia y equidad, con plan ceibal, con lucha contra el narcotráfico, con sistema integrado de salud, entre otras bondades divulgadas más desde la retórica discursiva que desde la realidad dura y pura.
La inversión extranjera generó más sometimiento y hoy casi no existe. Los famosos canjes de deuda o la llamada “deuda soberana” sólo hicieron que en este período se duplicaran las deudas externas e internas, a pesar de que este haya sido el gobierno más deuda pagó en menos tiempo. Las exportaciones con sus récords de volúmenes y montos han desaparecido como por arte de magia, cayendo, como ya lo dijimos por tercer mes consecutivo. Los famosos planes han servido como cantera de clientelismo político y generación de mano de obra temporal y barata, sustituyendo empleos formales por trabajo chatarra. El plan ceibal y las laptops han sido una gran tomadura de pelo a la ciudadanía, puesto que el sistema educativo retrocede día tras día y ya ha comenzado su etapa de privatización, ley de educación mediante. El narcotráfico está haciendo estragos entre nuestra juventud pobre que, en buena parte sólo tiene como perspectiva de futuro, conseguir unos pesos para pegar un medio de pasta base en cualquiera de las miles de bocas que aparecen como hongos en los barrios más pobres de todas las ciudades del país.
Sería largo, muy largo, entrar en detalle sobre la política económica y social de este gobierno. Estamos cerrando un quinquenio con más endeudamiento, más extranjerización de la tierra, más exilio económico, más pobres, más indigentes, más presos en las cárceles.
Todo el 2008 estuvo surcado por luchas sindicales y sociales, por salario, por mejores condiciones de trabajo, por el derecho a una vida digna que esté dotada de sentido, donde la perspectiva no sea el hambre, la exclusión, la prostitución, las drogas, la cárcel, la degradación humana para las grandes mayorías; o el pasaporte para unos miles que ya salieron y saldrán a mal vender su fuerza de trabajo, padeciendo otras exclusiones, la xenofobia y la súper explotación en el mercado negro de las metrópolis.
La clase obrera ha visto crecer la famosa torta de la economía y ha salido a reclamar por su mejor reparto, aún en los limitados márgenes de los consejos de salarios y con la loza mediatizadora de las conducciones mayoritarias reformistas, ya totalmente integradas al sistema y al gobierno; verdaderas conducciones amarillas a las que solo le quedan remiendos de sus ropajes de clase.
Aun en un marco de confusión y de debilidad relativa de los sectores clasistas, existe un proceso de acumulación de fuerzas, impreciso, contradictorio, con altibajos, que no se expresa en la superestructura, pero sí en las bases, donde los velos se van cayendo, donde las síntesis arriban hacia la necesidad de luchar contra la andanada burguesa para que las consecuencias de la crisis la paguemos los laburantes.
Los anuncios eufóricos, por parte del gobierno a fines del 2008, de que se había cerrado con éxito la tercera ronda de consejos de salarios, van cayendo en el olvido y la bronca, aún desconcertada, se va acumulando. En estos 4 meses ya entraron más de 27.000 trabajadores al seguro de desempleo. A los aumentos se los comió la carestía, las patronales pujan por descolgarse de los convenios colectivos, el gobierno no reconoce los reclamos de los trabajadores estatales por recuperación salarial. Para manejar la inflación del mes de febrero se le expropió el salario a los choferes de taxis de Montevideo por la vía de reducir en forma abrupta el precio de la tarifa. Los curtidores aceptaron una rebaja salarial del 13% que no ha asegurado en lo más mínimo la mantención de los puestos de trabajo, son varias las fábricas cerradas y otras redujeron su capacidad a menos de la mitad. Los metalúrgicos están en una coyuntura que abre camino a una dura y larga lucha en defensa de sus salarios y sus empleos. A los envíos masivos al seguro de paro le están sucediendo los despidos masivos como en Motociclo, al que le seguirán otras empresas. A los trabajadores no médicos del CASMU, no solo se les rebaja el salario, sino que han comenzado los despidos en varias dependencias del interior del país y en las policlínicas descentralizadas. La mayor institución privada de salud está demostrando, con su desmoronamiento, las “virtudes del sistema integrado”, el poder de las mafias de túnica y estetoscopio y la corruptela y componendas del MSP con los laboratorios. Como también muestra con claridad que el costo de la redimensión de la salud en aras del mercado se lo quieren hacer pagar a los trabajadores. Se va clarificando, para porciones importantes del campo popular, el carácter de clase del progresismo que no duda en mandar al matadero a los trabajadores para demostrarle al capital de manera convincente sus dotes de administrador serio dentro del consenso burgués.
Los que otrora levantaban las banderas de la liberación nacional y el socialismo, los que vociferaban contra las lacras del capitalismo, ahora vallan los ministerios, se encierran o esconden para que los trabajadores no entren por ellos a expresarles su indignación en vivo y en directo. O salen, como salió el presidente de la república a exigir que los trabajadores acepten mansamente la rebaja salarial.
Viven haciéndoles la mosqueta a los trabajadores, como a los caddyes del club de golf, de los frigoríficos, de la UCRUS, del Hospital de Clínicas, del Saint Bois; como a los trabajadores de Las Acacias, donde la política represiva de la patronal ha dado como último resultado el despido del compañero Roberto Curci dirigente clasista de la FOEMYA.
Tal vez omitamos muchos de los conflictos que se han desarrollado y que están en desarrollo. Pedimos las disculpas del caso por tales omisiones, pero se haría demasiado extenso entrar en detalle de cada uno de ellos.
Lo que sí debemos analizar es el denominador común de los mismos. La mayoría son conflictos que nacen desde las bases, de las entrañas mismas de la clase trabajadora por situaciones que se hacen ya insostenibles. La mayoría ha quedado atrapado en la pinza conciliadora aplicada por el gobierno y las dirigencias mayoritarias del PITCNT, política que avanza a pasos agigantados hacia la institucionalización de las estructuras del movimiento obrero. Las bases obreras sienten ajeno al PITCNT, como si fuera una agencia o un ministerio más del gobierno, dedicado a resolver vía administrativa burocrática los conflictos, como si las contradicciones de clase fueran apenas diferencias de matices entre explotadores y explotados. Se pretende aplicar un sindicalismo institucional de tipo europeo para una clase obrera tercermundista de un país subdesarrollado. Es una vía históricamente muerta para solucionar los problemas apremiantes de nuestra clase. No importa a cuántos trabajadores pueden engañar ahora, no importa cuánto puedan disfrutar, los actuales dirigentes amarillos de izquierda, los viajes por el mundo y los almuerzos de ADM, no importa que recorran el país llamando a votar por los patrones que sojuzgan a nuestra clase. Cada vez más su margen de maniobra se estrecha y por más purgas que hagan o intenten hacer, no pueden parar la lucha de clases que los persigue como un fantasma en cada conflicto, en cada enfrentamiento.
Estamos a una semana del próximo 1º de mayo. Nuevamente se instalará el pensamiento único en el estrado del acto central. Como siempre se ensayarán, tal vez algunas tibias críticas a tal o cual parte menor de la política del gobierno. Tal vez los oradores pondrán toda su pasión para regañar a las cámaras empresariales por su falta de comprensión, por su poco apego a negociar, por su obstinada terquedad para no aceptar las bondades extraordinarias de la conciliación y el diálogo entre iguales. Pero, sin tal vez, presentarán a los trabajadores la falsa contradicción de optar entre el bloque de poder y el de los cambios. Terminarán por enterrar, de una vez y para siempre, sin pudores ni tapujos, principios tan caros a nuestra clase como la independencia de clase, la democracia obrera, el clasismo y la combatividad. Transformarán el 1º de mayo de día internacional de lucha de la clase obrera en acto de campaña electoral del FA. Llamarán explícita y abiertamente a votar al frente Amplio en octubre próximo para continuar el camino de los cambios. Cambios que no llegarán jamás por ese camino, puesto que lo que ofrecen es como tratar una enfermedad Terminal con analgésicos. Y no tenemos que andar aclarando entre nosotros, pero debemos salir a propagandear, a explicar a las bases que no tenemos nada que ver con esos señores. Que se han vendido por un plato de lentejas, que su política sólo sirve para remachar las cadenas de explotación y sumisión. Que son los mejores agentes de la burguesía en el seno del movimiento obrero. Que el único ejemplo que se desprende de sus prácticas es que el pragmatismo solo conduce a continuar el juego burgués.
Por eso desde esta humilde tribuna, llamamos a redoblar los esfuerzos y convocamos al acto clasista de Arroyo Seco. Acto que están organizando la Tendencia Clasista y Combativa, junto a otras organizaciones sindicales y sociales. Aunque sabemos de otros que se están convocando, pero donde no se respetan ni la independencia de clase, ni los tiempos de los organismos sociales. Por eso también llamamos a intervenir activamente en el acto central, a engrosar la columna que desembocará en Libertador y Paysandú. No le regalamos las bases obreras y de trabajadores a nadie. No estamos dispuestos a caer en la política de autoconsumo, de sólo hablar para los convencidos y entre convencidos. No se construye una alternativa de dirección clasista y combativa desde los aparatos partidarios. Se construye desde la lucha misma, desde las bases, disputándole espacios palmo a palmo a la burocracia y a los amarillos de izquierda. Podemos respetar y respetamos a quienes no compartan nuestros planteamientos. Estamos dispuestos a desarrollar el más amplio debate, con todas las corrientes sindicales clasistas, sobre cómo debemos impulsar otra forma de hacer sindicalismo. Pero lo decimos con fuerza y sin engaños de ningún tipo, no estamos dispuestos a combatir la pérdida de independencia de clase de los sectores reformistas con sus mismas herramientas, supeditando a la clase a los dictámenes de comités centrales partidarios. No estamos dispuestos a combatir el pensamiento único y la falta de democracia obrera, juntándonos sólo entre los puros que pensamos igual sin atrevernos a disputar con organización sindical de base y argumentos, colocando medios de difusión oral y escritos en sustitución del trabajo cotidiano que debe hacerse. Estamos convencidos de que el clasismo y la combatividad no son conceptos meramente agitativos para los discursos o las entrevistas, sino que son parte de la vida cotidiana de los militantes sindicales. De nada sirve la verborrea y la retórica izquierdista si los trabajadores nos ven igual que a los burócratas porque repetimos sus prácticas. Las transas de cúpulas, los acuerdos superestructurales, los acuerdos a puertas cerradas, los negocios por repartos de cargos, el mantenerse en los cargos legítimamente logrados a costa de la pérdida de principios, no son para nosotros, no deben ser naturales para quienes levantamos el clasismo y la combatividad, para quienes defendemos a ultranza la organización sindical de base.
Para nosotros, militantes del MRO-FRAS, la unidad no es una obligación moral que se debe cumplir a cómo dé lugar, de cualquier forma o en cualquier momento. La unidad es un proceso duro, escabroso, de relativa duración en el tiempo y determinada aplicación en el espacio. Lo que se puede o no hacer juntos, la unidad de acción que muchos le decimos, no es sólo un imperativo objetivo marcado por el diagnóstico, es la síntesis de la acción común cotidiana, de programas y métodos, donde interviene y juega un rol preponderante la voluntad política particular y colectiva.
En estos tiempos que corren, no existe la suficiente maduración en los distintos espacios clasistas para confluir juntos el próximo 1º de mayo. No nos alegra esta situación, no cultivamos, desde nuestra organización, el culto a la diferencia, la predilección por la política diminuta o el espíritu pequeño de grupo. Mucho habrá que trabajar para revertir esta situación y, lamentablemente, no son los tiempos electorales los mejores para esta tarea, puesto que priman las autoafirmaciones y las tácticas disímiles. Pero, no por difícil que sea la tarea nos impresiona su cumplimiento, porque al 1º de mayo, le sigue el 2 y la lucha de clases nos encontrará a muchos luchando juntos, puesto que los padecimientos de nuestro pueblo, agudizados por la crisis, no se detienen en las urnas.
El compañero Toni, en su intervención, ha sido explícito en la argumentación del rol que juega la táctica electoral en nuestra estrategia revolucionaria, de cómo forjamos la unidad y con quiénes y qué clase de unidad privilegiamos. Nunca nos hemos pensado reivindicando la exclusividad de la vanguardia, hemos transcurrido estos 48 años de vida política conjuntando esfuerzos con otras organizaciones, transitando los caminos de la unidad y la lucha. Lo hacemos ahora con los compañeros de COMUNA, con las organizaciones que participan del Consejo de la Unidad, con las que realizamos la Conferencia de izquierda en diciembre de 2008, con otras organizaciones cuyos militantes y los nuestros forjamos agrupaciones sindicales y sociales clasistas. Hemos dicho en más de una ocasión y lo reafirmamos, que quién pretenda jalonar o imponer la unidad a partir de sí, con su programa y sus métodos, no hace más que retrasarla, adormecerla y hasta quebrarla. Sosteníamos y reafirmamos que quién pretenda resolver las contradicciones existentes en el campo de la izquierda de intención revolucionaria por la vía de los atajos, de la imposición del número o por el camino de esconder las diferencias sin asumir el pensamiento crítico y la posibilidad del error; quien pretenda suplantar los acuerdos forjados al calor de la lucha de clases por uniones efímeras e inconsistentes, puede comprarse un buen presente con flashes y lucecitas de colores, pero irremediablemente se estará hipotecando el futuro.
Decíamos y reafirmamos que es indesligable, para la existencia de una alternativa popular revolucionaria, la forja de un movimiento de masas clasista y combativo. Todos nuestros humildes esfuerzos han estado al servicio de esta estrategia y lo seguirán estando. Nuestro pueblo y sus organizaciones han acumulado riquísimas experiencias durante estos años, que potenciarán sin dudas las luchas venideras, aunque no estemos en las condiciones deseadas en estos tiempos.
Hoy se lanzan los precandidatos de los grandes partidos del sistema a la caza de incautos. Está en disputa el centro del espectro electoral, pero por las dudas el FA tiene tres rastrillos, el Astorismo fondomonetarista por derecha y el Mujiquismo desmemoriado y fondomonetarista por el centro y el indescriptible paladín del doble discurso y de la política del NI, el Partido Comunista del Uruguay que ha salido a agitar el programa histórico de liberación social forjado por generaciones de luchadores, para volver a traicionarlo por enésima vez. Mirar de brazos cruzados cómo nuevamente se entroniza la estafa a las legítimas aspiraciones populares, es el mejor favor que le podemos hacer a esta comparsa de “renegados de izquierda”.
Continuaremos en los esfuerzos para desarrollar el más amplio grado de unidad de acción en torno al programa de liberación nacional y social de nuestro pueblo junto a otras organizaciones, con los métodos tácticos que se entiendan convenientes, sin descartar ninguno, aunque por momentos se contradigan.
Nuestra organización, hoy apuesta a impulsar ese programa también en el plano electoral, pero sin abandonar ni por un instante la lucha de clases, forjando el contingente humano necesario para hundir de una vez y para siempre al maldito mundo burgués.
Quisiéramos terminar esta intervención con algunas palabras de nuestro compañero comandante Ernesto Che Guevara:
“Los revolucionarios no pueden prever de antemano todas las variantes tácticas que pueden presentarse en le curso de la lucha de su programa liberador. La real capacidad de un revolucionario se mide por el saber encontrar las tácticas revolucionarias adecuadas a cada cambio de la situación. Sería un error imperdonable desestimar el provecho que se puede obtener del programa revolucionario de un proceso electoral dado; del mismo modo que sería imperdonable limitarse tan solo a lo electoral y no ver los otros medios de lucha, incluso la lucha armada, para obtener el poder, pues sino se alcanza el poder, todas las demás conquistas son inestables …”
Este es el compromiso que hemos asumido los militantes del Movimiento Revolucionario Oriental en estos 48 jóvenes años de historia.

POR UN MOVIMIENTO OBRERO CLASISTA Y COMBATIVO
QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS CAPITALISTAS
LEVANTEMOS UN PROGRAMA DE SOLUCIONES POPULARES
POR UN 1º DE MAYO SIN GOBIERNO NI PATRONES
VIVA LA CLASE TRABAJADORA
ANTES DEJAR DE SER QUE DEJAR DE SER REVOLUCIONARIOS
POR LA LIBERACIÓN NACIONAL Y EL SOCIALISMO
VENCEREMOS

——
Pájaro, Sergio Pereira, es Secretario General del Sindicato de Trabajadores del Taxi (SUATT) y militante de la Tendencia Clasista y Combativa (TCC). Miembro de la Junta Central y Comité Ejecutivo del MRO es actualmente pro-secretario político del Movimiento.
——

Montevideo, 24 de abril de 2009

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google