Saga del Renegado VII: Julio Baraibar_ un “tupa” en proceso degenerativo

“Respeto mucho a la empresa como creación de un empresario. El da todo por ella: el capital de su familia, su tiempo, su trabajo. Es como un hijo que tiene y para criarlo necesita trabajadores…”. “Yo creo que empresarios y trabajadores se necesitan mutuamente, y que en algún momento tienen que llegar ambos al convencimiento de que la única forma es repartir equitativamente la cosa”.



Entrevistado por Gerardo Tagliaferro, en la nota Julio Baraibar, Tupamaro “light”, en el periódico CRONICAS, el día 10.11.2008, manifestó ante determinadas preguntas: “Si en este momento les entregáramos los medios de producción a los trabajadores, fundiríamos el país”. “Nosotros seguimos queriendo socialismo, que no tenemos totalmente definido…”. “No descartamos en el camino hacia eso, de la asociación del capitalista con los trabajadores, que tienen que desarrollarse y aprender a dirigir una empresa en el mundo de la competitividad. No queremos una Camboya de Pol Po”. “Respeto mucho a la empresa como creación de un empresario. El da todo por ella: el capital de su familia, su tiempo, su trabajo. Es como un hijo que tiene y para criarlo necesita trabajadores…”. “Yo creo que empresarios y trabajadores se necesitan mutuamente, y que en algún momento tienen que llegar ambos al convencimiento de que la única forma es repartir equitativamente la cosa”.
“El empresario tiene que lograr que el trabajador se enamore del proyecto que ideó y creó. Hay quienes dicen las empresas pertenecen a quienes las trabajan, por lo tanto deben ser dirigidas por los trabajadores. Eso no funciona así, eso tiene que ser resultado de un proceso que ambos defiendan”.
“Soy marxista pero no fundamentalista. No soy leninista, nunca lo fui”.
“Existe la lucha de clases, pero creo que el ser humano puede lograr superar eso. Tengo la impresión de que en el desarrollo de las relaciones laborales se va a ir mellando la lucha de clases, y de hecho no es lo que fue. La forma de ir mejorando las condiciones de vida de nuestro pueblo va a ser trabajar cada vez más mancomunados. Y eso va a ir limando las asperezas de la lucha de clases.”¿Cuánto gana como director nacional de Trabajo? “22.000 pesos en el bolsillo.”

UN TUPA DEL 60, UN TUPA DEL 70, UN TUPA DEL 80, UN TUPA DEL 90, UN TUPA DEL SIGLO XXI…

Cuando Julio Baraibar militaba en el MLN-Tupamaros, según sus declaraciones no actuaba en el aparato armado, pero hacia política con armas, el programa de marzo del 71 que se levantaba en la punta de los fusiles decía textualmente:

Reforma Agraria: 1) Los grandes establecimientos ganaderos, las grandes plantaciones y los grandes tambos serán expropiados y su explotación será administrada por los trabajadores…

Industria: 1) las grandes fábricas serán socializadas y pasadas a ser administradas por los trabajadores…

La Planificación: Tanto la producción como el comercio, el crédito y la economía en general, será planificada minuciosamente de manera de habilitar la producción, de eliminar la competencia y de eliminar completamente la intermediación superflua y la especulación.” Hasta aquí el programa….

Los trabajadores cañeros, arroceros, remolacheros, los obreros en general, de acuerdo a Julio Baraibar eran genéticamente mejor dotados los de la década del 60 y 70, a ellos sí se le podían entregar las tierras y las fábricas. ¡Por la Tierra y con Sendic! ¡Tierra para quien la trabaja! Eso tenía sentido. Los trabajadores de ahora son, según el subsecretario de Trabajo y Seguridad Social, a veces Ministro, infradotados, incapaces, arruinarían el país, felizmente las tierras siguen en manos de los Gallinal, Manini, Otegui, etc. y las multinacionales madereras y sojeras. Los frigoríficos en manos de multimillonarios brasileños, las curtiembres, los bancos todo en manos de grandes capitalistas. Hay que respirar, estamos salvados de la ruina.

Pero el MLN-Tupamaros es tozudo, la llama obrero programática no fue extinguida a pesar de los miles de presos y cientos de desaparecidos y asesinados y la pesadilla de la dictadura terrorista de estado. El Bebe Sendic en la década del 80 en su documento por la Tierra y contra la Pobreza – Una Propuesta al Pueblo – en el capítulo “Pago con tierras de la deuda de los latifundistas” declara textualmente: “Creación de empresas mixtas donde el estado entra como socio de las empresas sobreendeudadas con un capital en ellas equivalente al monto de esa deuda. Esto involucraría a gran cantidad de empresas industriales (frigoríficos, textiles, etc.) comerciales (como hoteles, etc.) incluso algunas rurales que convenga explotarlas en esta forma en vez de que paguen con tierras. En esas empresas la representación del estado en su directorio pueden hacerse por sus propios obreros y empleados…” Hasta aquí el Bebe Sendic.

El MLN seguía confiando en la capacidad de los trabajadores del 60, del 70 y del 80, les entregaba las tierras y las fábricas a los trabajadores. Según, Julio Baraibar, no había entrado todavía en la cabeza de los trabajadores el virus de la estupidez, que los convertiría en arruinadores de fábricas en el siglo XXI.

Pero hete aquí, que la llama obrero-programática no se extingue en la década del 90, a pesar que el Bebe Sendic había muerto, su sombra programática sobrevolaba y así en la III, IV y V Convención, en el I y II Congreso del MPP por la liberación nacional, se manifestaba: “2) para planificar racionalmente las actividades económicas poniendo en manos de los trabajadores, la tenencia, explotación y disfrute de las industrias, las tierras, la banca, las comunicaciones y el comercio exterior e interior”. “Una reforma agraria que tenga los siguientes criterios: a) darle tierra a quien la trabaja, b) entrega de tierras a los aspirantes a colonos, c) expropiación de las tierras en manos extranjeras, d) eliminación del latifundio…”

Pero en el siglo XXI, el virus de arruina empresas atacó fuertemente a la clase trabajadora en nuestro país, según Julio Baraibar, no importa que en el 2002, los grandes burgueses asociados a las multinacionales gerenciando el país y administrando sus empresas llevaron al pueblo a la ruina, al desempleo, al saqueo, al sobre-endeudamiento, a la emigración, al suicidio y a la desesperación y fueron fuente de que centenares de miles de votos posibilitaran el triunfo electoral progresista en el 2004.

Y que en el 2008 la clase capitalista mundial se rifó la humanidad en una tómbola financiera, que ni saben como salir, mejor dicho, saben como salir y es haciendo pagar el desaguisado a los trabajadores. En este siglo, según Julio Baraibar, la clase trabajadora tiene condiciones para ser bien explotado y si es posible enamorarse de la explotación del patrón, considerando que el patrón pone todo, su capital y su familia. El obrero, no tiene nada, salvo su fuerza de trabajo y mal vendida, por lo tanto no sabe administrar.

Mientras Julio Baraibar, cuestionado por trabajadores en lucha en su condición de tupa en proceso degenerativo, buscó el apoyo del resto de la conducción del MLN (Marenales, Mujica, etc.) y de aliados circunstanciales como Castillo, pero ignora que el mismo ADN degenerativo carcome a sus aliados con el “bicho” de la genuflexión ante el imperialismo, de la conciliación de clases, pactos sociales, amarillismo de izquierda y ¡obreros y patrones unidos y adelante!

“SOY MARXISTA PERO NO FUNDAMENTALISTA. NUNCA FUI LENINISTA”

También aquí, el ADN degenerativo de Julio Baraibar afecta a su conciencia marxista. Marx, quien descubre a la lucha de clase como motor de la historia, encuentra un discípulo que lo supera: Julio Baraibar en las relaciones laborales de su ministerio mellará la lucha de clases y limará todas las asperezas de la lucha de clases.

Estoy seguro que Julio Baraibar ha leído el Manifiesto Comunista y debe estar enterado que lo hizo Carlos Marx: y que en el capítulo I – Burgueses y proletarios dice: La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases” Sobre la buena administración burguesa dice Marx: “¿Cómo vence las crisis la burguesía? De una parte, por la destrucción obligada de una masa de fuerzas productivas, de otra, por la conquista de nuevos mercados y la explotación más intensa de los antiguos. ¿De qué modo lo hace, entonces? Preparando crisis más extensas y más violentas y disminuyendo los medios para prevenirlas” (la actual crisis es un poroto comparada a la del 29). “Al esbozar las fases mas generales del desarrollo del proletariado, hemos seguido el curso de la guerra civil mas o menos oculta que se desarrolla en el seno de la sociedad existente, hasta el momento en que se transforma en una revolución abierta y el proletariado, derrocado por la violencia a la burguesía implanta su dominación“.

Pero Carlos Marx previó que pudieran proliferar los Baraibar y en el capítulo El Socialismo Burgués o Conservador dice:

“Los burgueses socialistas quieren perpetuar las condiciones de vida de la sociedad moderna, pero sin las luchas y los peligros que surgen de ellas. Quieren perpetuar la sociedad actual, pero sin los elementos que la revolucionan y descomponen…. intentan apartar a los obreros de todo movimiento revolucionario, demostrándoles que no es tal o cual cambio político el que podrá beneficiarles, sino solamente una transformación de las condiciones materiales de la vida, de las relaciones económicas. El socialismo burgués - dice Marx – se resume precisamente en esta afirmación: los burgueses son burgueses en interés de la clase obrera”

Es lógico que Julio Baraibar no fuera leninista. Lenin tiene muy bien ubicados a los tipos como Julio Baraibar, y sobre ellos dice:

“Los oportunistas – dice Lenin – son en efecto un elemento no proletario, hostil a la revolución socialista. Es indudable, agrega, que este elemento social ha crecido con rapidez en los últimos años: funcionarios de sindicatos legales, parlamentarios y otros intelectuales cómodos y obreros mejor retribuidos, etc.”. “Las instituciones políticas del capitalismo moderno - señala en otra parte – prensa, parlamento, sindicatos, congresos, etc. han creado privilegios y dádivas políticas, correspondientes a las económicas, para los obreros respetuosos, mansitos, reformistas y patrioteros. La burguesía imperialista atrae y premia a los representantes y partidarios de los partidos obreros burgueses con lucrativas sinecuras en el gobierno… En el Parlamento y en diversas comisiones, en las redacciones de periódicos legales serios, o en la dirección de sindicatos obreros menos serios y obedientes a la burguesía”.

A estos sobornos que emplea el gobierno capitalista para descomponer y utilizar en su beneficio a algunos dirigentes obreros, se agregan los que utilizan por su cuenta los propios capitalistas en cada una de sus empresas. Estos van desde la adulación al arribismo, hasta la concesión a esos dirigentes “respetuosos”, “mansitos”, “reformistas”, de toda clase de granjerías materiales, mejores salarios, modificaciones extras, facilidad para adquirir o arrendar casas, viáticos, movilización, etc.

Más aún, los oportunistas, para embaucar a las masas no trepidan en presentarse como “marxistas” y como “revolucionarios”. Mientras están haciendo en la práctica la más grosera falsificación del marxismo. Incluso la sistematización de este engaño llega al punto de que constituyan “partidos obreros burgueses”, que levantan la bandera del “marxismo”. Naturalmente de un marxismo adulterado, “revisado por ellos” por eso se les llama “revisionistas”, para castrarlo de todo su contenido revolucionario. “Donde el marxismo es popular entre los obreros –dice Lenin– esta corriente política, este partido “obrero burgués” invocará a Marx y jurará en su nombre. No hay modo de prohibírselo, como no se le puede prohibir a una empresa comercial que emplee cualquier etiqueta, cualquier rótulo, cualquier anuncio. En la historia ha sucedido siempre que después de muertos los jefes revolucionarios cuyos nombre son populares en las clases oprimidas, sus enemigos han intentado apropiárselos para engañar a esas clases”. “El revisionismo –señala en otro punto Lenin– o “revisión” del marxismo es una de las principales manifestaciones, sino la principal de la influencia burguesa sobre el proletariado y de la corrupción burguesa de los proletarios”

“¿CUÁNTO GANA COMO DIRECTOR NACIONAL DE TRABAJO? - 22.000 PESOS EN EL BOLSILLO”

Siendo Director Nacional de Trabajo y en ocasiones sub-Secretario; Julio Baraibar ha homologado, aceptado, firmado y promovido un salario mínimo de 4150.- pesos, pero él necesita para vivir unos 22 mil pesos líquidos, que son casi 30 mil sólidos, IRPF y BPS de por medio.

Siendo Director Nacional de Trabajo y en ocasiones sub-Secretario; Julio Baraibar ha homologado, aceptado, firmado y promovido jubilaciones de 1680 pesos a unos 72 mil jubilados, pero él necesita para vivir unos 22 mil pesos líquidos, que son casi 30 mil sólidos, IRPF y BPS de por medio.

Siendo Director Nacional de Trabajo y en ocasiones sub-Secretario; Julio Baraibar ha homologado, aceptado, firmado y promovido jubilaciones por debajo de 4000.- pesos a unos doscientos mil jubilados, pero él necesita para vivir unos 22 mil pesos líquidos, que son casi 30 mil sólidos, IRPF y BPS de por medio.

Siendo Director Nacional de Trabajo y en ocasiones sub-Secretario; Julio Baraibar ha homologado, aceptado, firmado y promovido sueldos de siete mil pesos en las Rendiciones de Cuentas a decenas de miles de funcionarios públicos (maestros, enfermeros, administrativos, obreros, etc.), pero él necesita unos 22 mil pesos líquidos, que son unos 30 mil sólidos, IRPF y BPS de por medio.

Siendo Director Nacional de Trabajo y en ocasiones sub-Secretario; Julio Baraibar ha homologado, aceptado, firmado y promovido sueldos rurales y de domésticas de pocos miles de pesos, pero él necesita unos 22 mil pesos líquidos, que son unos 30 mil sólidos, IRPF y BPS de por medio.

Existe, hoy, una clase trabajadora con sueldos homologados por Julio Baraibar, donde más de un 70% no paga IRPF porque gana por debajo del mínimo imponible, unos 12 mil pesos, pero el necesita para vivir unos 22 mil pesos líquidos, que son unos 30 mil sólidos, IRPF y BPS de por medio.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google