Cuadernillo de Formación Militante N.11

Sobre el Revisionismo del marxismo



SELECCIÓN DE MATERIALES EMANADOS DE PROCESOS REVOLUCIONARIOS DESTINADOS A INCENTIVAR LA FORMACIÓN DEL CUADRO POLITICO.

Este material de los procesos revolucionarios, no separarse de la coyuntura histórica en que fue escrito. La revolución cubana, de la cual conocemos más elementos, nos ejemplifica, que la formación del cuadro política varía de acuerdo al desarrollo del proceso revolucionario. Antes de la toma del poder, un cuadro político cubano se desarrollaba en medio de la guerra de guerrillas enfrentando a la dictadura de Batista; posteriormente se debe a los problemas de la construcción del socialismo y un internacionalismo combatiente; mas tarde sufre la influencia soviética de la “copiandina”; luego, con la caída de la URSS, el cuadro político se debe al “período especial”; hoy está abocado a defender los principios y logros de la revolución y enmarcado en misiones internacionalistas de salud, educación, etc.
El material que se ofrece, no implica el peso ideológico, político y organizativo a copiar en forma mecánica, sino al conocimiento de un materialismo histórico, para sacar elementos que permitan avanzar de acuerdo a la realidad y a la necesidad del actual desarrollo de la lucha de clases en nuestro país y de nuestro movimiento. No es para considerar, que es una meta inalcanzable, sino para apreciar el papel del cuadro en el proceso político y que este se forma a partir de las condiciones objetivas de la lucha de clases y la capacidad de la organización de estar a la altura de los desafíos revolucionarios.


EL REVISIONISMO – FRAGMENTOS DE “MARXISMO Y REVISIONISMO” LENIN

1) Y el segundo medio siglo de existencia del marxismo (década del 90 del siglo XIX) comenzó con la lucha de la corriente hostil al marxismo, en el seno de éste.
Esta corriente debe su nombre al ex - marxista ortodoxo Berstein, que es quien más ruido hizo y quien dio la expresión más completa a las enmiendas hechas a Marx, a la revisión de Marx, al revisionismo.
2) El socialismo pre-marxista ha sido derrotado (socialismo utópico). Ya no continúa la lucha en su propio terreno, sino en el terreno general del marxismo, a título de revisionismo. Veamos, pues cual es el contenido ideológico del revisionismo.
3) Los revisionistas se hundían en el envilecimiento filosófico de la ciencia, sustituyendo la “sutil” y (revolucionaria) dialéctica por la “simple” y (pacífica) “evolución”.
4) Trataron de sugestionar al público con “nuevos datos del desarrollo económico”. Decía, que ahora, las crisis se han hecho más raras y débiles, y que era probable que los cartels y los trust diesen al capital la posibilidad de eliminar por completo las crisis. Decían que “la teoría de la bancarrota”, hacia la cual marcha el capitalismo, es inconsistente a causa de la tendencia a suavizar y atenuar las contradicciones de clase. Decían, finalmente, que no estaría mal enmendar también la teoría del valor de Marx…
5) La lucha contra los revisionistas, en torno a estas cuestiones, sirvió para reavivar fecundamente el pensamiento teórico del socialismo internacional, al igual que, veinte años antes, había ocurrido con la polémica de Engels con During. Los argumentos de los revisionistas fueron analizados con hechos y cifras en mano.
6) Muy pronto la realidad se encargó de demostrar a los revisionistas que las crisis no habían fenecido: tras la prosperidad vino la crisis. Cambiaron las formas, la sucesión, el cuadro de las distintas crisis, pero estas seguían siendo parte integrante, inevitable, del régimen capitalista. Los cartels y los trust, unificando la producción, reforzaron al mismo tiempo, a la vista de todos, la anarquía de la producción, la inseguridad del proletariado y la opresión del capital, agudizando de este modo, en un grado nunca visto, las contradicciones de clase. Que el capitalismo marcha a la bancarrota – tanto en el sentido de las crisis políticas y económicas, como en el sentido del completo hundimiento de todo el régimen capitalista - lo han venido a demostrar, de un modo bien palpable y en proporciones particularmente extensas, los modernos y gigantescos trust.
7) En el campo de la política, el revisionismo intentó revisar realmente la base del marxismo, o sea, la teoría de la lucha de clases. La libertad política, la democracia, el sufragio universal destruyen la base para la lucha de clases – nos decían los revisionistas – y dan un mentís a la vieja tesis del Manifiesto Comunista de que los obreros no tienen patria. Puesto que en la democracia impera la “voluntad de la mayoría” no debemos ver en el Estado, según ellos, el órgano de la dominación de clase, ni negarnos a hacer alianzas con la burguesía progresiva, socialreformista contra los reaccionarios.
Es indiscutible que estas objeciones de los revisionistas se reducían a un sistema bastante armónico de concepciones, a saber: a las harto conocidas concepciones liberal- burguesas. Los liberales han dicho siempre que el parlamentarismo burgués suprime las clases y las diferencias de clase, ya que todos los ciudadanos sin excepción tienen derecho al voto y a intervenir en los asuntos del estado.
8) Bajo las libertades del capitalismo “democrático”, las diferencias económicas, lejos de atenuarse se acentúan y se agudizan. El parlamentarismo no elimina sino que pone al desnudo la esencia de las repúblicas burguesas mas democráticos como órganos de opresión de clase. Ayudando a ilustrar y a organizar masas de población incomparablemente más extensas de la que antes participaban de un modo activo en los acontecimientos políticos, el parlamentarismo prepara así, no la supresión de la crisis y de las revoluciones políticas, sino la mayor agudización de la guerra civil durante estas revoluciones.
9) Quien no comprenda la inevitable dialéctica interna del parlamentarismo y del democratismo burgués, que conduce a solucionar la disputa por la violencia de las masas de un modo más tajante que en tiempos anteriores, jamás sabrá desarrollar, sobre la base de este parlamentarismo, una propaganda y una agitación consecuentes desde el punto de vista de los principios que preparen verdaderamente a las masas obreras para la participación victoriosa en tales “disputas”.
10) El complemento natural de las tendencias económicas y política del revisionismo era su actitud ante la meta final del movimiento socialista. “El objetivo final no es nada; el movimiento lo es todo”; esta frase proverbial de Berstein expresa la esencia del revisionismo mejor que muchas largas disertaciones. Determinar el día, a los virajes de las minucias políticas, olvidar los intereses cardinales del proletariado y los rasgos fundamentales, de todo régimen capitalista, de toda la evolución del capitalismo, sacrificando esos intereses cardinales en aras de las ventajas reales o supuesta del momento: esa es la política del revisionismo. Y de la misma esencia de esta política se deduce, con toda evidencia, que puede adoptar formas infinitamente diversas y que cada problema un poco “nuevo”, cada viraje un poco inesperado e imprevisto de los acontecimientos, aunque este viraje solo altere la línea fundamental del desarrollo en proporciones mínimas y por el plazo mas corto – provocará siempre, inevitablemente, esta o la otra variedad de revisionismo. El carácter inevitable del revisionismo está condicionado por sus raíces de clase en la sociedad actual. El revisionismo es un fenómeno internacional.
11) ¿En qué estriba su carácter inevitable en la sociedad capitalista? ¿Por qué es mas profundo que las diferencias debidas a las particularidades nacionales y al grado de desarrollo del capitalismo? Porque en todo país capitalista existen siempre, al lado del proletariado, extensas capas de pequeña burguesía, de pequeños propietarios. El capitalismo ha nacido y sigue naciendo, constantemente, de la pequeña producción. El capitalismo, crea, de nuevo, infaliblemente, toda serie de “capas medias” (apéndices de fábricas, trabajo a domicilio, pequeños talleres diseminados por todo el país, en virtud de las exigencias de la gran industria de bicicletas y automóviles, etc.) Estos nuevos pequeños productores se ven nuevamente arrojados también, de modo no menos inevitable, a las filas del proletariado. Es perfectamente natural que la mentalidad pequeño burguesa irrumpa de nuevo una y otra vez, en las filas de los partidos obreros. Es perfectamente natural que deba suceder así, y así sucederá siempre hasta llegar a las peripecias de la revolución proletaria, pues sería un profundo error pensar que es necesario que la mayoría de la población se proletarice “por completo” para que esa revolución sea realizable. Lo que hoy vivimos con frecuencia en un plano puramente ideológico: las disputas en torno a las enmiendas teóricas hechas a Marx; lo que hoy solo se manifiesta en la práctica propósito de ciertos problemas parciales, aislados, del movimiento obrero, como discrepancias tácticas con los revisionistas y las escisiones sobre este terreno, lo tendrá que vivir sin falta la clase obrera, en proporciones incomparablemente mayores, cuando la revolución proletaria agudice todos los problemas en litigio y concentre todas las discrepancias en los puntos de importancia mas inmediata para determinar la conducta de las masas, obligando a separar, en el fragor del combate, los enemigos de los amigos, a echar por la borda a los malos aliados, para asestar los golpes decisivos al enemigo.

EL REVISIONISMO EN LAS LEYES DEL MATERIALISMO DIALECTICO

Las contradicciones se distinguen:
a) por el carácter del surgimiento:
1) necesarias, porque se desprenden de la esencia del sistema
2) casuales, porque surgen en virtud de causas exteriores
b) por el lugar en el sistema:
1) interiores, porque son fruto de la interacción de fuerzas opuestas dentro del sistema
2) exteriores, porque son fruto de contradicciones entre sistemas
c) por el papel en el desarrollo:
1) fundamentales, porque determinan el desarrollo del sistema
2) no fundamentales, porque influyen en el desarrollo del sistema
d) por el contenido y carácter de solución:
1) antagónicas, con su solución desaparece el sistema
2) no antagónicas, su solución conduce al perfeccionamiento del sistema

Los revisionistas distinguen el carácter del surgimiento del capitalismo, como el resultado del desarrollo de la lucha de clases desde la creación de la propiedad privada
Los revisionistas distinguen las fuerzas unidad y en pugna en la sociedad capitalista.
Los revisionistas distinguen el aspecto fundamental de la contradicción socialismo-capitalismo en la época contemporánea.
Los revisionistas no distinguen el contenido y el carácter de la solución al revisar las contradicciones:
* Socialismo - capitalismo
* Burguesía – proletariado
* Imperio - nación
Las cuales al ser antagónicas se resuelven por la violencia
Los revisionistas optan por aceptar:
* La coexistencia pacífica entre sistemas
* La conciliación de clases
* La integración al sistema imperialista para modificarlo gradualmente

CONTRADICCIONES ANTAGONICAS Y CONTRADICCIONES NO ANTAGONICAS

(Extracto de Leyes de la dialéctica de Gaspar Jorge García Gallo)

Contradicciones antagónicas

Las contradicciones se hacen antagónicas cuando se producen entre objetos, fuerzas o clases (en la sociedad de clases) que tienen objetivos e intereses radicalmente opuestos.
Un ejemplo de contradicción antagónica en el reino vegetal es la del jaguey que se implanta en otro árbol, absorbe su savia y acaba de matarlo.
Son contradicciones antagónicas las que se presentan entre el hombre y los bacilos o bacterias que producen enfermedades mortales. O el hombre elimina esos bacilos o los bacilos matan al hombre.
Una manifestación muy clara de contradicción antagónica son las relaciones entre clases totalmente opuestas, tales como las existentes entre amos y esclavos, señores feudales y siervos, proletarios y burgueses. También puede citarse la que existen entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, cuando estas últimas estorban el desarrollo de las primeras.
Para comprender las contradicciones antagónicas hay que tomar en cuenta las formas en que ellas transcurren y se desarrollan. Cuando enconan y se profundizan culminan en un rápido conflicto entre los aspectos contrarios y su transformación en extremos totalmente opuestos, llamados contradicción polar.

Contradicciones no antagónicas

Cuando existen objetos, fuerzas o clases sociales, cuyas condiciones de existencia determinan – a pesar de sus diferencias – una comunidad de objetivos e intereses, sus contradicciones son no antagónicas.
Por ejemplo: animales y plantas que viven en un medio ecológico común y no necesariamente tienen que destruirse. Un cangrejo ermitaño, o macao, puede llevar sobre su caparazón una medusa o “agua mala”.
Un ejemplo mas claro es el campesinado trabajador y los obreros. Tienen sus diferencias pero en la lucha contra las sociedades de explotación, pueden marchar y marchan unidos.
En el modo de producción socialista hay contradicciones no antagónicas entre la producción y el consumo. Estas contradicciones no llevan implícito transformarse en contradicción polar, es decir, antagónica, pero en el caso de una revolución socialista en marcha, como la nuestra, pueden convertirse en antagónica si se da un mal tratamiento a la alianza obrero campesina.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google