Cuadernillo de Formación Militante N.12

Sobre la \”coexistencia pacífica\”; la organización política reformista; táctica; táctica reformista



SELECCIÓN DE MATERIALES EMANADOS DE PROCESOS REVOLUCIONARIOS DESTINADOS A INCENTIVAR LA FORMACIÓN DEL CUADRO POLITICO.

Este material de los procesos revolucionarios, no separarse de la coyuntura histórica en que fue escrito. La revolución cubana, de la cual conocemos más elementos, nos ejemplifica, que la formación del cuadro política varía de acuerdo al desarrollo del proceso revolucionario. Antes de la toma del poder, un cuadro político cubano se desarrollaba en medio de la guerra de guerrillas enfrentando a la dictadura de Batista; posteriormente se debe a los problemas de la construcción del socialismo y un internacionalismo combatiente; mas tarde sufre la influencia soviética de la “copiandina”; luego, con la caída de la URSS , el cuadro político se debe al “período especial”; hoy está abocado a defender los principios y logros de la revolución y enmarcado en misiones internacionalistas de salud, educación , etc.
El material que se ofrece, no implica el peso ideológico, político y organizativo a copiar en forma mecánica, sino al conocimiento de un materialismo histórico, para sacar elementos que permitan avanzar de acuerdo a la realidad y a la necesidad del actual desarrollo de la lucha de clases en nuestro país y de nuestro movimiento. No es para considerar, que es una meta inalcanzable, sino para apreciar el papel del cuadro en el proceso político y que este se forma a partir de las condiciones objetivas de la lucha de clases y la capacidad de la organización de estar a la altura de los desafíos revolucionarios.


FRAGMENTO DE “CHECOESLOVAQUIA” DE AMÉRICA LATINA N. 2 – OCTUBRE DEL 68, ACERCA DE LA “COEXISTENCIA PACÍFICA”

1) En cuanto a la coexistencia pacífica, en mi opinión, que dos países con distintos sistemas sociales coexistan, es un hecho, pero eso no debe transformarse en una política, en un acuerdo de voluntades entre el imperialismo y el país socialista… porque entonces a los países a los cuales se aplica esta política… se les desdibuja la imagen del imperialismo y se le hace aparecer como no es tan malo, que no es en verdad el enemigo de la humanidad. Y cuando pensamos desde 1956 hasta ahora en esa política de coexistencia pacífica y analizamos lo que se llamó el espíritu de Camp David en el año 1960 entre Einsenhower y Kruschev o la crisis de octubre entre Kennedy y Kruschev o la entrevista de Glassboro el año pasado entre Jonson y Kosiguin, vemos que todo eso, como forma de ir debilitando en el pueblo la idea del enemigo que es el imperialismo, es nocivo, es contrario al propio socialismo. La prédica de este tipo de principios o coexistencia pacífica transformada en una especie de propaganda dentro del propio sistema, es un fenómeno profundamente equivocado que luego crea en el pueblo la idea de que le basta luchar por sí mismo, de que no tiene que luchar por Vietnam, que no tiene que pensar en los negros de Africa, que no tiene que pensar en los pueblos que tienen que liberarse en América Latina. Le basta con que tiene que pensar en su propio confort y olvida el resto del mundo. Cuando la masa se olvida del resto, entonces, es cuando se producen estos problemas. Me refiero a es política de coexistencia, como política, no como hecho, porque naturalmente hay países que hoy coexisten con el imperialismo y otros no, simplemente porque no están en guerra. Aunque no hay coexistencia pacífica con Vietnam que tiene toda la agresión imperialista encima, no hay coexistencia para Cuba que tiene un bloqueo feroz impuesto por los EEUU que le impide adquirir hasta lo más elemental, como las medicinas, en otros países.
2) Por último, esto se refleja en una tercera causa, que es la equivocada política respecto a los movimientos de liberación, en particular, a los de América Latina. Hemos sostenido en alguna conferencia que existen tendencias de derecha dentro del movimiento comunista. Por otra parte, esto es un fenómeno natural y pertenece a la propia dialéctica. Es decir, es evidente que como en todos los demás movimientos también allí hay un choque, un entrecruzamiento de distintas tendencias, oposiciones naturales, dialécticas. La oposición, el fenómeno de la unidad de contrarios existirá siempre en la historia de la humanidad, aún en la más desarrollada.
Naturalmente, estas tendencias incrustadas en el movimiento de liberación latinoamericano han provocado buena parte de los retrasos que hoy tiene ese movimiento de liberación. Allí está el diario del CHE enjuiciando a muchas de esas políticas de partidos de izquierda latinoamericana. Y hay más, esas tendencia que se expresaron en la OLAS significan también en muchos países el ataque por parte de ellas a grupos de izquierda y que a veces llegan hasta a hacer olvidar donde están los que deben estar mas cerca, si dentro de la izquierda, o dentro de sectores supuestamente centristas, que luego se transforman en derechistas. Por otra parte la disciplina ha sido invocada como un principio para discutir esas cosas en otros campos y en otros terrenos, Pensamos que, como decíamos antes, esto no puede alcanzar a los principios y estas cosas es bueno que se discutan. Cuando el propio pueblo las conoce y oye la discusión, la conclusión no puede ser sino a favor del proceso socialista del desarrollo de la liberación en el mundo. En la medida de que estas cosas se discutan públicamente, cuestión de principios, no cuestión de táctica, desde luego que eso, en nuestra opinión, no hará sino fortalecer y desarrollar el movimiento de liberación de las masas: por eso no creemos en dogmas: no creemos en el espíritu en que muchas veces se transforman los movimientos políticos, también como un fenómeno en las sociedades, que de políticos pasan a ser movimientos religiosos, o que de políticos pasan a tener cierto espíritu dogmático, de iglesia o de capilla.

EXTRACTOS DEL DOC. N. 4 DE LAS FAR “ORIENTALES” –LA ORGANIZACIÓN–

1) La organización política reformista
La caracterización de la organización reformista debe hacerse analizando también la ideología, la política, la organización política y la organización militar
A) en su ideología, la organización reformista se transforma en revisionista de las verdades fundamentales de la teoría revolucionaria marxista leninista, a la que solo usa para desvirtuarla, deformarla y servirse de ella predicando el tránsito pacífico, pretendiendo combinar politiquería con revolución, en una empresa que a la corta o a la larga resulta imposible, aunque causa mucho daño en las etapa actuales.
B) En lo político: sus desviaciones son múltiples, a saber:
I) son partidos parlamentarios, porque ponen todo su esfuerzo en actividades electorales, subordinando su trabajo a esto, aunque se esfuerzan en tratar de demostrar que no es así, con la teoría de acumulación de fuerzas indefinida.
II) no realizan un verdadero y efectivo trabajo entre las masas populares, porque aplican un estilo burocrático de trabajo. Sus militantes no se integran verdaderamente a la masa, sino que cabalgan sobre ellas.
III) Son partidos de prensa, que centran su esfuerzo en el mantenimiento de un diario, desde el cual realizan una propaganda demagógica entre las masas, sin organizarlas ni movilizarlas de manera efectiva contra sus enemigos reales.
IV) son partidos urbanos, que no establecen vínculos con las masas campesinas. Cuando van al campo, en muy contadas ocasiones, lo hacen de un modo burocrático y temporal, con el fin de alistar a los campesinos en sus objetivos electorales. Inclusive en el proletariado urbano su política es simplemente de arrastre electoral y no de verdadera movilización de masas antiimperialistas o anti-oligárquica.
C) en su organización política, son partidos legales, que solo saben actuar dentro de los márgenes permitidos por la reacción, en la alternativa de tener que optar entre sacrificar su masa o el aparato legal, político, y sindical, optan siempre por el sacrificio de cada vez mas extensos sectores del pueblo. Debe combatirse en todas sus formas la mezquina idea en boga de que un partido es una sede, actos públicos, “reunionitis” y posiciones sobre todo lo que rodea aquí y en todo el mundo.

EXTRACTOS DEL DOC, 2 – ESTRATEGIA POLITICA DE LAS FAR “ORIENTALES” ELABORADO EN 1970

La táctica
Si la estrategia era el estudio de lo general, la táctica tiene que ver con lo particular, con lo concreto, también el tiempo y en el espacio.
En el tiempo, mientras la estrategia atiende a los fines, a la toma del poder por el proletariado, la táctica se refiere a los medios de lucha. En el espacio, mientras la estrategia estudia la lucha continental y regional, la táctica se refiere específicamente al Uruguay.
La conocida consigna del MLN “aquí y ahora”, encierra una gran verdad táctica, que no se refiere a la estrategia, y como lo dicen sus propios documentos, no excluye la posibilidad de la lucha continental y regional.
Pero en lo táctico, el “aquí y ahora” lo expresa todo, ya que en resumen significa “Lucha armada aquí y ahora”, con lo cual se está pronunciando y poniendo todo su énfasis sobre el medio de lucha que debe prevalecer.
El marxismo-leninismo enseña que todos los revolucionarios deben utilizar todos los medios de lucha, lo que es absolutamente correcto, pero cuando se dice todos significa todos y no solamente los medios pacíficos, como lo viene sosteniendo, negando a Lenin, el reformismo de los P. Comunistas. Porque la lucha armada es un principio táctico y no meramente estratégico o para las calendas griegas, como lo sostiene por ejemplo R. Arismendi, cuando se dedica a distinguir con bizantina suficiencia entre medios de lucha, vías y caminos, con la muy elemental finalidad de postergar para un futuro indefinido la lucha armada. El problema táctico de los medios de lucha es el que divide hoy profundamente los campos en el problema de la liberación nacional dando lugar a la formación de dos grandes corrientes.
a) el reformismo, que aunque proclama en lo estratégico y para quien sabe cuantos teóricos a la lucha armada como la vía mas probable del proceso de liberación, en lo táctico, en el “aquí y ahora”, se pronuncia solo por los medios de lucha pacífica.
b) La revolución, que afirma que deben utilizarse todos los medios de lucha, inclusive desde hora la lucha armada.

1 – La táctica reformista

Las diferencias entre ambas concepciones deben ser analizadas en los dos planos: el político y el social o de masas. En lo político, el reformismo afirma en los hechos como medio fundamental la lucha electoral y parlamentario, en tanto que la revolución entiende como fundamental la lucha armada. En lo social o de masas, a través de la concientización de los medios culturales y de la motivación reivindicativa, mientras que la revolución desarrolla el concepto de frente de masas o de acción directa, que es un frente de acción elevado que va hasta la acción directa de masas.
En estas etapas todavía incipientes del proceso revolucionario, ambas formas de lucha se confunden a veces, porque por un lado, los reformistas proclaman un apoyo teórico y “estratégico” a la lucha armada , y los revolucionarios no han abandonado totalmente alguna formas de lucha de la etapa legal, ya que el desarrollo del proceso todavía no se los ha exigido y existe una obvia conveniencia en combinar forma de lucha legales con las ilegales.
Por eso no impide distinguir bien uno y otro campo, de acuerdo con la diferencia existente en las prioridades que cada uno da a uno y otro medio de lucha. Mientras los reformistas sacrifican todo lo que sea necesario y llegan incluso a la traición, para conservar la legalidad y poder participar en las elecciones, tratando a toda costa de evitar que les cierren sus locales y su diario, por medio de una política de mansedumbre y diálogo, en la que solo agitan consignas defensiva y a la vez siguen trabajando para realizar alianzas con sectores de la burguesía llamada liberal, para todo lo cual se ven obligados a entregar uno tras otro los movimientos reivindicativos de los sindicatos; los revolucionarios en cambio, prosiguen su lucha poniendo en primer término las acciones armadas, aunque ello les vaya significando cada vez mas la pérdida de la legalidad de sus organizaciones y medios de expresión, y el pasaje de cada vez más cuadros a la clandestinidad, porque esto tiene la gran ventaja de ir preparando a los cuadros para las futuras luchas, de ir aprendiendo las nuevas formas de propaganda ilegal, de mantener la iniciativa armada y la ofensiva política, y de encausar a la masas sin renunciamientos, aumentando incesantemente su agresividad.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google