Política de Alianzas

La clase trabajadora sola no puede derrotar a un enemigo tan poderoso que cuenta, para mantenerse con el apoyo interno y externo del imperialismo y con todo el aparato estatal e ideológico vigente. La clase trabajadora debe unirse con otros sectores y capas sociales buscando el máximo de aliados posibles



En el caso de la contradicción entre países dependientes e imperialismo, la clase trabajadora debe asumir la conducción de un frente antiimperialista con los campesinos, trabajadores independientes, intelectuales, etc. La estructura económica de los países sujetos al imperialismo ahoga todo intento de consolidación de la pequeña y mediana burguesía, imponiendo el empobrecimiento de los sectores medios.
En el caso de la contradicción entre la clase trabajadora y la burguesía, la primera debe disputarle a la asegunda el apoyo de las capas medias, los profesionales, los sectores mas empobrecidos de la pequeño burguesía, etc.; sectores que, mas allá de sus oscilaciones son una presencia positiva. Sus intereses están ligados a políticas de desarrollo interno y son por tanto aliados inestables, pero dado que padecen medidas económicas represivas que los empobrecen; son potencialmente pasibles de ser ganados para el campo de las fuerzas populares.
Desde el punto de vista orgánico la necesidad de alianzas se fundamenta en que los objetivos de la Liberación Nacional y el Socialismo no pueden ser ejecutados por una sola organización. Así nos lo enseña el estudio de la historia de las revoluciones triunfantes, Existen mucha fuerzas políticas organizadas que sostienen iguales objetivos y similares métodos de lucha, y con los cuales, por lo tanto, tenemos afinidad. Nuestro objetivo es forjar con estas organizaciones hermanas una alianza en el seno del pueblo a fin de que, mancomunando esfuerzos, el pueblo mismo crezca en organización y conciencia.
Forjar alianzas significa definir coincidencias (teóricas y prácticas) y la del conjunto de las fuerzas políticas operantes. Solamente primero quiénes somos, adónde vamos, y por qué caminos, podemos forjar la unidad de los revolucionarios.

ALIANZAS TÁCTICAS Y ESTRATÉGICAS

Siendo nuestro Movimiento parte integrante del pueblo corresponde indicar los pasos concretos que pautan nuestra política de alianzas. Esta reconoce dos niveles:
a) a corto plazo:
Una alternativa popular revolucionaria que se expresa en el Frente Revolucionario por una Alternativa Socialista (FRAS)
El Frente Revolucionario por una Alternativa Socialista es un conjunto de mujeres y hombres agrupados en torno del programa histórico de los trabajadores con el objetivo de la Revolución Social y la construcción del Socialismo.
El FRAS es un afluente del proceso revolucionario, abierto a todas las corrientes ideológicas del movimiento obrero y a todas las vertientes políticas clasistas del movimiento popular.
El FRAS es un instrumento político, es un medio no un fin, para impulsar la lucha de clases junto a los sectores populares en una relación de mutuo aprendizaje.
La lucha de clases se expresa en un enfrentamiento integral al imperialismo y las burguesías cómplices como enemigos principales y a las tendencias reformistas y socialdemócratas como alternativas de dominación burguesa.

b) a largo plazo:
Frente de Liberación Nacional, Frente Democrático Revolucionario y un Frentede Liberación regional o Latinoamericano.
Frente de Liberación Nacional : agrupará al conjunto de la organizaciones revolucionarias dispuestas a transitar por todos los medios de lucha para la conquista por parte de los trabajadores del Poder Político del Estado. Se trata de una denominación preliminar, aceptándose desde ya cualquier otra que valide los conceptos expuestos.
Frente Democratico Revolucionario: Es el marco político amplio llamado a agrupar al conjunto de las fuerzas políticas antiimperialistas que servirán de base de sustentación política, de apoyo moral y material en el pueblo al Frente de Liberación Nacional.
Frente de Liberación Regional o Latinoamericano: Finalmente, vemos como necesario encarar la tarea estratégica de tomar contacto con otros movimientos antiimperialistas y revolucionarios latinoamericanos que hoy están organizados y luchando en otros países, sin que tengamos conocimiento de ello. Nuestra tarea es encontrarnos primero, luego apuntar a la coordinación orgánica y, finalmente transitar juntos hacia la construcción de un Frente para la Liberación de la Patria Grande.

PASOS PARA CONCRETAR ALIANZAS

1) Coordinación – Coordinar en reuniones la discusión y conocimiento de la línea política. Si hay coincidencias, posteriormente, coordinar tareas.
2) Acuerdo – En función de las coincidencias programáticas, estratégicas y/o tácticas se gesta un acuerdo político. Los acuerdos pueden ser de trabajo sindical, social-barrial, estudiantil y de acción política.
3) Acuerdo político avanzado – conformando Frente Político -. Implica además de las coincidencias programáticas estratégicas, una organización común.
4)Integración – Cuando se ha recorrido en el espacio y en el tiempo (país o región y en el largo plazo) los pasos anteriores se debe impulsar una misma organización.

CRITERIOS DE TRABAJO PARA IMPULSAR LOS NIVELES DE ALIANZA

1) Reuniones periódicas para conocimiento y estudio de la documentación. Delegaciones colectivas.
2) Trabajos comunes en función de impulsar tareas sin hegemonismos ni aparatismo.
3) Mientras se avanza en la unificación no permitir el traslado de militantes y dirigentes de una organización a otra, pues el conocimiento de un programa político más convincente o acabado de una organización afín, debe ser motivo y aliciente para impulsar los acuerdos con la otra organización.
4) Compartimentación de los niveles de alianza, hasta tanto en forma conjunta se acuerde hacerlos públicos.
5) Los principios organizativos de los niveles de coordinación y alianza son: discusión colectiva y responsabilidad personal, autocrítica y crítica, aportes particulares e intelectual colectivo y discreción de lo orgánico y trabajo político abierto en el pueblo.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google