El disfraz de marxista

08.Jul.05    Noticias
   

El salario y los progresistas

La mayoría de las fuerzas políticas del Frente Amplio que conforman el nuevo gobierno (Partido Socialista, Partido Comunista, Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, Partido por la Victoria del Pueblo, etc.) han asumido el marxismo, por lo menos como instrumento de análisis y transformación de la realidad; así lo tienen estampados en sus documentos programáticos.


Estos partidos, últimamente, se han caracterizado por utilizar el marxismo para explicar la necesidad de una mayor explotación de los sectores populares, desdiciéndose de análisis y renegando de programas que fueron abanderados durante décadas.

El marxismo, acerca del tema de los salarios, define claramente que el valor de la fuerza de trabajo está determinado por el de los medios de vida indispensables para la subsistencia del obrero y de los miembros de su familia, para la reproducción de la fuerza de trabajo. El precio del salario que no devuelve el valor de la fuerza de trabajo es fuente de explotación (sobretrabajo o plusvalía)

En nuestro país, la burguesía (Periódico “Búsqueda” del 30 de junio del 2005) le ha dado un precio teórico al valor de la fuerza de trabajo, de una familia tipo de cuatro integrantes (una pareja con dos hijos en edad escolar), en la suma de $ 26.734.- (1100 dólares).

El Frente Amplio el 25 de Agosto de 1971 en su Documento “30 Primeras Medidas de Gobierno”, sobre el tema salarios establecía: “Las medidas de redistribución del ingreso, ademas de sus objetivos sociales, propenderán a una reactivación económica a través del aumento de la demanda interna que permita el uso de la capacidad instalada y no utilizada en los distintos sectores de la producción.

Aumentaremos los sueldos y salarios del sector privado, urbano y rural y de los funcionarios públicos…” “Aumentaremos las jubilaciones y pensiones…”

En la Plataforma Electoral para el año 89, documento 7 en el capítulo Sueldos y Salarios establece: “La posición del Frente Amplio es muy diferente, pues no está condicionada al pago de la deuda externa, considera que los aumentos de sueldos y salarios benefician al desarrollo económico nacional de tonificar el mercado interno. Para ello, el salario mínimo establecido por ley se orientará a cubrir la mitad del costo de la canasta familiar básica.”

El Movimiento de Liberación Nacional “Tupamaros” en su V Convención de junio-julio del 90, sobre el tema Movimiento Sindical establece: El movimiento sindical está hoy controlado por corrientes reformistas. La línea de éstas es conciliadora, entendiendo por tal cosa: diálogo, negociación y negación a la confrontación de clases”

La conducción económica de nuestro país en puestos claves del Estado la integran una serie de economistas, algunos de larga trayectoria política, otros de larga trayectoria docente y que han coronado su actuación con altos grados en la universidades, algunos como asesores calificados de organizaciones sociales como el PITCNT, otros como escritores de fuste en análisis de la problemática económica desde diferentes ángulos; pero todos se han caracterizado desde el gobierno actual, de hacer todo lo contrario con respecto a lo que predicaron a lo largo de su vida.

A fines del 80,en la Revista Uruguay Hoy, N. 6, del Centro Interdisciplinario de Estudios sobre el Desarrollo (CIEDUR), el actual Ministro de Economía Danilo Astori decía en el capítulo Hacia una Nueva Economía: Las Medidas Inmediatas:

“Al final de cuentas, lo que hay que preguntarse es para qué queremos la reactivación. O mejor dicho para quienes. Por encima de cualquier cosa, hay que quererla para mejorar la situación de quienes más han sufrido y están sufriendo. La primera de esas medidas urgentes es un incremento de las remuneraciones reales de los trabajadores y los pasivos, en el marco mas amplio de una redistribución del ingreso” “ En resumidas cuentas, reactivar aquí y ahora significa reforzar el mercado interno y esto último exige una mejora significativa en los ingresos reales de los trabajadores y los pasivos. “” La voces opositoras han creado una serie de mitos, pero son muy pocos, cada vez menos”

“¿Y cuales son los principales mitos que se han levantado al respecto?”, sigue afirmando Astori:

“El primero es que no se puede conceder un aumento de salarios y de pasividades porque no hay recursos para financiarlo. El segundo es que ese aumento atentaría contra la rentabilidad de las empresas y, por lo tanto sería incompatible con la reactivación. El tercero es que dicha medida provocaría un incremento del déficit fiscal. Y el cuarto es que el aumento aludido sería inflacionario”

Estos cuatro mitos esgrime ahora en su argumentación el actual Ministro de Economía Danilo Astori para decretar una postergación de la recuperación del poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones hasta el 2008.

Daniel Olesker, actual Director General de Secretaría del Ministerio de Salud Pública, en su libro con Gustavo Arce denominado “Las trasnacionales y el capitalismo uruguayo: ajuste o ruptura” editorial Vintén, en el capítulo conclusiones establece:

“ … hemos tratado, de la manera mas clara posible exponer nuestro marco teórico: el de la Economía Mundo. Enfoque que nace con Marx, se desarrolla aún mas con Lenin y va tomando una forma mas acabada a partir de los estudios teóricos del capitalismo emprendidos en los años 60 y 70 como Samir Amin. Ernest Mandel, André Gunder Frank, Charles Nichalet. Giovanni Arrighi, Imanuel Vallenstein, Theotonio dos Santos, Pierre Salama entre otros…”

“… el modelo apunta, como concepción a un crecimiento concentrador y excluyente que ponga en primer plano dinamizar las ganancias capitalistas de los actores directamente ligados a la economía mundial y deje como variable de ajuste el salario”

Continúan Olesker y Arce “… el salario real continuará bajando a largo plazo” “… recordemos que en las diferenias mundiales en el precio de la fuerza de trabajo ( es decir en el salario) está la clave de la transferencia de valor desde los países dependientes y en esta transferencia uno de los elementos centrales es el desarrollo desigual y combinado”

“por todo lo que hemos dicho hasta ahora es necesario romper con la economía mundial ( desconectarse de los circuitos capitalistas mundiales como diría Samir Amin) para emprender un proceso de desarrollo autoconcentrado con planificación nacional y popular y lograr el control interno del proceso económico. Es decir se hace necesario que el país rompa sus vínculos que lo unen al sistema capitalista mundial”

Y resulta, que la “Carta de Intención” con el FMI, firmada el 8 de junio, debe ser la más entreguista y de sujección al capitalismo financiero internacional en toda la historia fondomonetarista de nuestro país. ( Ver Neoliberalismo de izquierda )

Alberto Couriel, senador por el MPP del Encuentro Progresista, Presidente de la Comsión de Programa del Frente Amplio, economista de vasta trayectoria internacional, profesor universitario, asesor de gobiernos latinoamericanos y organismos internacionales en su libro “El Uruguay empobrecido, deuda externa y modelo neoliberal” ediciones de la banda Oriental, en el capítulo los vínculos de la deuda externa y la evolución económica y sus perspectivas considera: “ el aumento de los ingresos se viene planteando sobre la base de incrementos de los impuestos indirectos y de las tarifas de los servicios públicos. Estas, ya no se fijan en función de las necesidades de las empresas que otorgan los servicios, o de las necesidades y requerimientos de los consumidores, sino en función de alcanzar un superávit que permita transferirlo al gobierno central para el pago de los servicios de la deuda externa. Es decir las elevadas tarifas que se pagan actualmente en el Uruguay son fruto del elevado endeudamiento externo del país”

Sigue el economista Couriel “la contención de los gastos se plantea sobre la base del descenso del salario real de los funcionarios públicos, de la baja del ingreso real de los jubilados y pensionistas, del descenso de la inversión pública, de la eliminación de subsidios y así sucesivamente. Estos son los sectores que llevan el mayor peso por el pago de los servicios de la deuda externa”

La Carta de Intención al FMI del 8 de junio, mantiene la baja del salario real y jubilaciones, recorta la inversión pública, elimina subsidios a la cuotas de vivienda del Banco Hipotecario, etc.

EL PACTO SOCIAL

El actual Ministro de Trabajo y Seguridad Social Bonomi, perteneciente a las filas del MPP- MLN “Tupamaros” es el responsable, junto a los delegados del Ministerio de Economía y Finanzas, de llevar adelante una especie de Pacto Social a través de un documento denominado “ Compromiso Nacional para el Empleo, los Ingresos y las Responsabilidades”. Es una convocatoria al Pacto Social entre los empresarios, trabajadores y el estado.

Es un documento socialdemócrata, de conciliación de clases y pone a los países nórdicos como ejemplo, sin explicar que esos países tienen un crecimiento económico y niveles de ingresos de los trabajadores, que está sustentado en la explotación del tercer mundo. Es un pacto social que sella la suerte de los trabajadores para todo el período de gobierno.

Si por casualidad los empresarios y trabajadores se pusieran de acuerdo alterando las pautas gubernamentales, el documento aclara que las políticas de estado no serían modificadas, ni influenciado el parlamento donde el gobierno tiene mayorías..

No aclara porqué los pactos anteriores fracasaron, y consideran que al estar el Presidente comprometido no fracasará, siendo el Presidente Vázquez el máximo garante de la línea económica fondomonetarista que orienta Astori.

Todo el planteo está basado en el pago de la deuda externa , en los recortes fiscales que ello implica y la necesidad de facilitar la inversión extranjera

Es un continuismo agravado-. El mejoramiento de los ingresos de los trabajadores se sacrificará durante tres años, para después aumentar en función de la inversión extranjera y el crecimiento económico, el viejo planteo neoliberal de crecimiento de la torta y una mayor distribución, sonsonete de los gobiernos anteriores.

El dignóstico de la situación de bajo crecimiento, pobreza, marginalidad , alto desempleo, emigración, déficit de inversión privada y pública, endeudamiento y nuevos préstamos para sostener el pago, buscan el consenso social para llevar con impunidad toda la política fondomonetarista.

La única realidad es que el “compromiso” trata de que crecimiento económico con equidad social se base en la baja de salarios, alto desempleo y recorte de gastos sociales del estado.

Todos los puntos en discusión: la política fiscal, la reforma impositiva, la emergencia social , política salarial, la reforma de la seguridad social, la reforma del estado, la política de empleo, las políticas financieras (Banco Hipotecario, BROU, etc.), la política monetaria y cambiaria, la inserción en el comercio internacional, el clima de inversión, sin una pizca de dignidad, son un calco y en el mismo orden de los capítulos de la Carta de Intención del gobierno con el FMI, firmada el 8 de junio.

Se pone a discusión, descaradamente para un “gran acuerdo nacional” la propia Carta de Intención al FMI.

NO AL PACTO SOCIAL

Este pacto social debe ser rechazado por razones ideológicas, políticas y económicas:

Desde un punto de vista ideológico marxista está basado en el revisionismo de la lucha de clases por la conciliación de clases.Intenta adormecer la conciencia de los trabajadores e intenta desarmar ideológicamente a los trabajadores para enfrentar al capital.

Desde un punto de vista político clasista no tiene el más mínimo planteo antiimperialista; facilita tratados de inversión de capital extranjero, pago de la deuda y sujeción a los dictados del FMI., que profundizarán las medidas que los otros gobiernos no cumplieron. Promueve el acuerdo con los partidos de los sectores tradicionales y esa pinza pesará como una losa para la resistencia de los trabajadores

El estado aparece como un elemento que ayuda a los trabajadores cuando es el principal instrumento de opresión. Legitima al Encuentro Progresista como conductor político de los intereses de la clase trabajadora cuando es la herramienta política para la mejor defensa de los capitalistas

Desde un punto de vista económico-social: la política económica neoliberal lleva a que los trabajadores no tendrán recuperación salarial, seguirá el alto desempleo, se mantendrá deprimido el salario mínimo, seguirá el recorte en los gastos sociales y en la inversión del estado y las posibles ventajas a conquistar de los nuevos sindicatos en los convenios salariales quedarán congelados con el Gran Acuerdo Nacional.

EL PRIMER AJUSTE SALARIAL DEL PROGRESISMO A PARTIR DE JULIO

El gobierno progresista se descuelga el 1º de marzo con una suba del 10% a las tarifas públicas de agua, luz , teléfonos y combustible; sube el transporte capitalino e interdepartamental, congela los gastos del estado y recorta en un 10% las inversiones del estado.

El gobierno progresista reconoce que los trabajadores han perdido bajo el gobierno anterior entre un 25 y un 30% de poder adquisitivo, que hay un desempleo que trepa al 16% de la población económicamente activa y que hay un 45% de trabajadores fuera de la cobertura de la seguridad social o subocupados.

El gobierno progresista reconoce que el promedio de los sueldos públicos están alrededor de 6 mil pesos ( 250 dólares), la cuarta parte de la canasta familiar; el promedio de los municipales tras quince años de administración frenteamplista de Montevideo es de 8900 pesos (350 dólares) la tercera parte de la canasta familiar siendo considerados privilegiados y cifras menores se manejan en la actividad privada.

El gobierno progresista reconoce que la pobreza abarca al 40% de la población y es mucho mas aguda en los menores de 6 años.

El gobierno progresista ha convocado los Consejos de Salarios (organismo tripartito de empresarios, sindicatos y estado) en medio de un alto desempleo que tira a la baja el salario y sin una ley que ampare las libertades sindicales, no teniendo garantías los militantes sindicales en la reorganización de gremios y fijando pautas salariales donde los aumentos por la inflación y recuperación no pueden exceder el 5%.

El gobierno progresista ha fijado las pautas salariales para los públicos en un 2,5% (1,90 de inflación del pasado semestre y un 0.66 de recuperación) de aumento y un 3% de aumento para los jubilados y el salario mínimo mensual en $ 2.500.( 100 dólares)- El próximo aumento será el 1º de enero del 2006.

RESUMIENDO

Un salario mínimo mensual de $ 2.500.-( 100 dólares) equivalente al 10% de la canasta familiar que trepa a los $ 27.000.- (1100 dólares)

Un aumento de salarios promedio de 150 a 200 pesos mensuales(no llega a 10 dólares) para salarios promedios de 6000 pesos (250 dólares).

Un aumento de jubilaciones y pensiones de 40 pesos mensuales (no llega a dos dólares o tres boletos urbanos) para 150 mil jubilaciones de 1300 pesos menusales (50 dólares) y 90 pesos mensuales (no llega a 4 dólares o tres pesos por día lo que vale un pan chico) para 200 mil jubilaciones de 3 mil pesos mensuales (algo mas de 100 dólares)

Desde 1998 a la fecha el ingreso total de los asalariados ha caido en un 25%, cifra superior a la caída del salario real, de mas de un 20%, por la pérdida de empleos

El progresismo hunde sus raíces en las luchas del 60 y se gesta como alternativa popular en el año 1971, el salario tiene su máximo histórico en 1957 , habiendo perdido un 30% en la década del 60; habiendo perdido casi un 60% con respecto a 1957 bajo la dictadura terrorista de estado; a partir de la apertura democrático burguesa en 1985 se recupera levemente el salario y con la devaluación del 2002, nos encontramos hoy con un salario deprimido al nivel de la dictadura, una pérdida del 55% con respecto a 1957.

FRENTE A ESTAS CRUELES REALIDADES EL PROGRESISMO ES CRIMINALMENTE INSENSIBLE.

Publicado en el Periódico Digital Rebelión