Nuevamente el sonsonete del “dialogo social”

El nuevo gobierno –Jorge Batlle mediante– aspira a tener una relación fluida con la central de trabajadores. No es nuevo, desde la concertación programática, pasando por los acuerdos y acuerditos con el primer gobierno de Sanguinetti, las mesas de trabajo con la Ministra Piñeyrúa, las rondas del Victoria Plaza y las aspiraciones de políticas consensuadas a raíz de la crisis brasileña, el diálogo social se ha convertido para las patronales en un instrumento para engañar incautos.



¿Cómo calificar a la dirección mayoritaria del PITCNT dispuesta a tropezar setenta veces siete contra la misma piedra?

NUEVAMENTE EL SONSONETE DEL DIALOGO SOCIAL

Desde el 84 a la fecha, el PITCNT ha participado en cuanto llamado de diálogo social apareciera, y nada se ha conseguido fruto de esas conversaciones estériles, por que el propio PITCNT en sus declaraciones emitidas en los primeros de mayo ha denunciado que: “… este gobierno –el de la coalición rosada, que hoy se perpetúa– apunta a consolidar un modelo de acumulación basado en la distribución regresiva de la riqueza, un innecesario e injusto programa fiscal basado en impuestos al consumo y al trabajo; el país en manos de especuladores financieros, en medio de procesos de reformas estructurales tales como reforma de estado, de la seguridad social y de la educación; cambio de períodos de ajustes de salarios públicos y jubilaciones con pérdidas del poder adquisitivo, mientras la economía crece o decrece, la riqueza se concentra en un puñado de oligarcas”.

SI ESTE ES EL DIAGNOSTICO DEL PITCNT, ENTONCES, NO HAY CLIMA PARA DIALOGAR.

Si además, le agregamos los cientos de conflictos generados por la persecución gremial, los despidos arbitrarios y las listas negras, y en estos días el cierre por decreto del gobierno de la mutualista Uruguay España con 400despidos, el aumento del precio de los combustibles, la persistencia de una alta tasa de desocupación y una defensa cerrada del modelo económico por parte de Jorge Batlle. Tendremos cinco años mas de lo mismo..

NO EXISTEN POLITICAS CONSENSUADAS ENTRE SALARIO Y GANANCIA, PRODUCCION Y EMPLEO, POLITICAS SOCIALES Y GASTO PUBLICO, NEGOCIACION COLECTIVA Y FUEROS SINDICALES Y LA ARBITRARIEDAD PATRONAL.

Salario y ganancia - El motor del sistema capitalista es la lucha entre el salario y la ganancia. El salario es lo que genera la riqueza del explotador – la plusvalía o sea el trabajo de la jornada que no es devuelto por el salario es la ganancia del patrón, este tiende a ampliarla a costa del salario. Salario y ganancia es una contradicción antagónica y se resuelve por la lucha, no por el diálogo.

Producción y empleo - El sistema capitalista en su conjunto es la aplicación en su versión globalizadora, tiene el 40% del mundo por fuera del sistema capitalista, es una necesidad del mercado laboral. Los desocupados presionan a la baja el monto del salario. Mientras exista el sistema capitalista existirá el desempleo. Producción capitalista y empleo es una contradicción antagónica y se resuelve por la lucha, no por el diálogo.
Políticas sociales y gasto público. El mismo razonamiento sigue para las políticas sociales y el gasto público. El neoliberalismo elimina al Estado en su papel de garante o tutor de los menos favorecidos. El debe y el haber del gasto público deben coincidir y como las políticas tributarias recaen sobre la producción y el consumo sin tocar al sector financiero, estar exigiendo una política consensuada sin exigir el cambio del rumbo económico-social es un diálogo de sordos.
Negociación colectiva y los fueros sindicales – Dejamos para lo último el tema de la negociación colectiva y los fueros sindicales porque es a la esencia misma del papel del sindicato en la sociedad y los derechos sindicales.
¿El sindicato es un instrumento de lucha o de consenso?. Es un instrumento de lucha, es el primer escalón de conciencia solidaria y organización colectiva para la defensa de los intereses de los trabajadores. La acción política sindical permitió a los trabajadores rebajar la jornada de 14 horas a 8 horas, mejorar salarios, conquistas laborales como el descanso dominical, licencia, aguinaldo, seguros de accidente y enfermedad, asignaciones familiares, préstamos para vivienda, etc.
Todo fue arrancado a las patronales, nada fue regalado. Millones de horas de paro, concentraciones y movilizaciones, huelgas, ríos de sangre pagó la clase trabajadora para sus logros y mejoras.

¿DÓNDE ESTUVO EL DIALOGO COMO MOTOR DE LA HISTORIA DE LA LUCHA DE CLASES? DONDE, CUANDO, COMO…?

“El Municipal” Dic 99 – Enero 2000

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google