1º de Mayo en Cuba: “Defendemos nuestras conquistas”

He sido honrada por los Trabajadores Municipales nucleados en Adeom, para participar el 1º de Mayo próximo pasado en la Habana (Cuba) , y concurrir también al Encuentro Internacional de Solidaridad entre Mujeres del 13 al 16 de abril próximo pasado y al Encuentro de Mujeres Sindicalistas (29 y 30 de abril ppdo.)



Millones de cubanos levantaron la consigna “Defendemos nuestras conquistas”y con mis propios ojos vi en La Habana, en este glorioso 1º de Mayo, mas de un millón de cubanos desfilando con dignidad, alegría, con convicción revolucionaria, con firmeza, estar dispuestos a defender hasta las últimas consecuencias las conquistas logradas por la Revolución, su estilo de vida democrática, su modelo de Estado y de Partido, y sobre todo vi la simbiosis del pueblo cubano con su líder, Fidel.
Un desfile de colectivos de Vanguardias nacionales, destacados en áreas laborales, 15 contingentes de la construcción de resultados relevantes, el pueblo representado, 19 sindicatos, municipios, un coro de 2000 voces cantando canciones tradicionales cubanas y al final de la manifestación con el acompañamiento de todos los que allí estábamos, el himno de todos los trabajadores del mundo, La Internacional, 900 invitados extranjeros de 139 organizaciones sindicales de 41 países.
Una fiesta en el amplio sentido proletario. Una fiesta por los resultados en la producción, una fiesta por el mantenimiento de los logros fundamentales del Socialismo, una fiesta por los triunfos diplomáticos en las Naciones Unidas, frente a la soberbia del imperialismo de los EE.UU.
Además pude constatar por la televisión que lo que viví en La Habana se repitió en todas las ciudades del país: en Matanzas 80 mil personas, en Santa Clara mas de 150 mil, 200 mil en Cienfuegos, 150 mil en Holguín, 80 mil en Ciego de Avila, decenas de miles en Pinar del Río. Todos con la misma demanda: “Abajo el bloqueo. No a la globalización neoliberal. Defendamos la revolución. ¡Venceremos!”
Al conocer parte de los logros en Cuba en materia de salud, educación, vivienda, la dedicación y trato hacia los niños y ancianos, la especial preocupación y atención a la cultura, al deporte y fundamentalmente al trabajo, es que comprendo cabalmente la política genocida que Estados Unidos se ha trazado contra un pueblo, ejemplo para toda América y el resto del mundo.
Estados Unidos se ha trazado el objetivo último de poner fin al poder revolucionario en Cuba, pero no menos importante ha sido su política de asegurar
al proceso cubano de un conjunto de circunstancias adversas que impidan el normal desenvolvimiento de su economía, desarrollo social y sistema político.
El bloqueo y la amenaza militar se constituyen, hoy, en dos constantes de la política estadounidense hacia Cuba, destinados a impedir el normal desarrollo del sistema socialista cubano, a generar condiciones adversas que traumatizarán su proyecto político y económico estratégico aún si lograba sobrevivir en el orden táctico.
Si no era posible derrocar la Revolución había que asegurar que no pudiera aportar los beneficios sociales prometidos, que funcionara bajo un régimen de emergencia económico y militar permanente, que no le permitiera desarrollar el modelo de democracia popular.
A ello, se sumaría una política de aislamiento y distorsión informativa internacional de la obra revolucionaria de la que se trataría de resaltar sus sombras y esconder sus logros.
Cuba ha tenido que luchar para sobrevivir como poder político y proyecto socialista.
Los problemas que hoy enfrenta Cuba, son el resultado del éxito de casi cuatro décadas revolucionarias.
El resultado de la práctica cubana confirma la legitimidad de la opción socialista: es un ejemplo de búsqueda de un camino de independencia y soberanía y de tratar de generar un desarrollo estable.
Como proyecto de construir una sociedad socialista presenta limitaciones. carencias (algunas de ellas son el resultado de la permanente agresión imperialista) y posiblemente errores conceptuales y tácticos, pero las críticas, las fallas y errores no invalidan la legitimidad de la obra.
Compañeras y compañeros municipales, en próximos artículos trataré de seguir transmitiendo esta única y rica experiencia en tierras cubanas.

“El municipal” Mayo 1998

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google