Intervención de Análisis Sindical-Social en acto 46 aniversario del MRO

\"\"

Este gobierno es continuista, neoliberal y fondomonetarista como los anteriores. Es un gobierno alineado con el imperialismo como los anteriores. Un gobierno que mantiene sumergido el salario y hace cundir el desempleo, la migración, la droga y el delito de origen social como los anteriores. Un gobierno que reprime a los luchadores sociales como los anteriores. Un gobierno al que le aparecen las pústulas de la corrupción como a los anteriores. Un gobierno que quiere perpetuarse mediante reelección o como venga como los anteriores.



Intervención de Sergio Pereira*

Salud compañeros y compañeras, es una alegría enorme contar con su presencia en este acto de nuestro 46 aniversario. Queremos comenzar nuestra intervención saludando muy especialmente la presencia de las delegaciones de las organizaciones argentinas hermanas. En estos tiempos donde campea el chovinismo, el pragmatismo, la sumisión ante el imperialismo y el nacionalismo burgués, contar con su presencia en este acto, nos marca con claridad y en la práctica que las divisiones que se intentan imponer desde los gobiernos no son de recibo de nuestros pueblos y deben encontrar a nuestras organizaciones más hermanadas en el que hacer político regional. Vaya pues nuestro reconocimiento al esfuerzo de los compañeros por estar con nosotros este día tan importante y por su pelea cotidiana en el sostenimiento de las banderas del cambio social, de lucha por la liberación y el socialismo.
El año pasado decíamos que eran difíciles los momentos que estábamos atravesando, en medio de la confusión, la transa y la entrega del país al capital transnacional. Tiempos de Biblia y calefón, donde todo daba igual y donde las políticas neoliberales impulsadas desde el gobierno progresista frenteamplista, se afincaban como continuadoras de los planes frustrados de los viejos partidos de la oligarquía. Y, para nosotros, apenas aprendices de revolucionarios, no solo se debe tener claro, entre otras cosas, hacia dónde ir, sino cómo vamos y cuáles son los terrenos que vamos pisando en este complejo, azaroso y hermoso camino de lucha por la liberación nacional y social de nuestro pueblo. Analizar la coyuntura económica y social del país y las posibles consecuencias mediatas e inmediatas, no solo es un esfuerzo intelectual importante, sino una responsabilidad militante para quienes reivindicamos el marxismo como método. Hoy sólo manejaremos los números más grandes, los datos generales, porque de otra manera sería un tanto tediosa la intervención y además nuestros análisis más profundos serán publicados en breve.
Según Jorge Notaro, investigador del Instituto de economía de la facultad de Ciencias Económicas y de administración de la UDELAR, “La exitosa administración de la crisis heredada y la favorable coyuntura internacional permiten (al gobierno) visualizar nuevos horizontes y abordar problemas pendientes” Veamos entonces algunos de esos problemas pendientes.
Según los datos oficiales del INE, en nuestro país existen unos 800.000 uruguayos que viven por debajo de la línea de pobreza, de los cuáles unos 80.000 son indigentes. alrededor de 460.000 orientales padecen el subempleo, están precarizados, en empleos basura o en negro y unos 150.000 no tienen trabajo alguno. Pavada lo del ojo compañeros.
Pero aquí hay algunos detalles interesantes a tener en cuenta y tienen que ver con qué ha sucedido con la economía del país y con los salarios para entender qué papel juegan los desocupados y subocupados. Cuando las políticas gubernamentales son elogiadas a nivel internacional y sobre todo, elogiadas por los dueños de todo y se habla de los éxitos la consolidación internacional del país, etc. Cuando se rompen récords de exportaciones y se colocan miles de millones de dólares en obligaciones negociables en pocas horas y los analistas se van en alabanzas y felicitaciones hacia el gobierno, sin duda alguna que algo anda mal para los trabajadores y el pueblo. Veamos, por cuarto año consecutivo el PBI volvió a crecer, el 7% de crecimiento en el 2006 arroja un crecimiento del 30% en los últimos cuatro años, colocando al país en números superiores al 98 donde la economía marcó los valores más altos, previos a la crisis del 2002. Pero la recuperación de los salarios y los empleos se quedó por el camino en alguno de esos recovecos de la economía de mercado. Puesto que si bien en algunos trimestres especiales hay un aumento en la cantidad de trabajadores empleados, no aumenta la cantidad de horas trabajadas y la participación de la masa salarial global en el ingreso nacional continúa muy por debajo a la existente hace 9 años. Esto significa que la transferencia de riquezas desde los trabajadores hacia la burguesía local o internacional es brutal, esto es mayor explotación y prueba incontestable que aquí se sigue gobernando para los de siempre. Casi 2000 millones de dólares anuales han salido de los bolsillos de los trabajadores hacia los bolsillos de la burguesía por la caída de la masa salarial y las jubilaciones y pensiones al estar atadas al índice medio de salarios han seguido el mismo camino. El gobierno consolida la continuidad expropiatoria de los ingresos populares para mejor provecho de la united fruit como dice la canción.
Sin dudas que es el desarrollo de la lucha de clases el que va definiendo sobre quienes recae el peso de la crisis y el doble juego entre el gobierno y su brazo sindical conciliador dejan en claro que para ellos debemos ser los trabajadores.
Las pautas de aumentos salariales y recuperación se ubican muy por debajo de las necesarias para empatar la evolución del aumento del PBI y del costo de vida, sino veamos a nuestro alrededor y comparemos nuestros ingresos con los precios de las verduras y hortalizas, con la evolución de las tarifas públicas o de los alquileres, entre otras cosas. Pero además gobierno se apresta a implementar una serie de reformas de mercado que van a tener impacto en la economía y en el ingreso de las personas.
La reforma del Estado, la llamada madre de todas las reformas, tiene como componente principal la eliminación de la inamovilidad del empleado público, la reforma tributaria determina una transferencia de recursos hacia el Estado del 20% de los hogares más ricos al 80% restante, o sea que el famoso eslogan de que pague más el que tiene más no es otra cosa que paguemos más los que somos más, pero ganamos menos. A esto debemos sumarle lo comprometido en la carta de intención con el FMI, de darle autonomía del Banco Central, liquidar las cajas de jubilaciones policiales, militares y bancaria; asociar las empresas públicas con el capital privado; reformar el sistema de salud con la implementación del Sistema Nacional Integrado de Salud que será financiado a través de la creación de un Seguro Nacional de Salud que también tendrán impacto en la economía y en los ingresos de los trabajadores y jubilados.
Sin duda que este panorama que apenas estamos esbozando, es mucho más complejo y muestra los aspectos más crueles del sistema de explotación al cual se ha adscripto toda la conducción gubernamental. Tendríamos que hablar de la continuación de las mismas políticas en el campo, el monocultivo de eucaliptos, la extensión de cultivos transgénicos, el éxodo hacia las ciudades, la marginalidad, la prostitución, los estragos de la pasta base aquí y en los pueblos del interior, los 17000 exilados económicos que tuvimos en el 2006, la invitación y bienvenida al asesino planetario G W Bush y su emotivo encuentro con el guerrillero arrepentiti José Mujica, entre varios etcéteras.
Decíamos en el acto del 2 de marzo, sobre la rendición de cuentas del presidente Vázquez en el segundo aniversario de gobierno “Las apariencias ya no engañan, podrán momentáneamente y no por mucho más tiempo, seguir alimentando confusión.
Ya van quedando menos dudas, este gobierno es continuista, neoliberal y fondomonetarista como los anteriores.
Es un gobierno alineado con el imperialismo como los anteriores.
Un gobierno que mantiene sumergido el salario y hace cundir el desempleo, la migración, la droga y el delito de origen social como los anteriores
Un gobierno que reprime a los luchadores sociales como los anteriores
Un gobierno al que le aparecen las pústulas de la corrupción como a los anteriores
Un gobierno que quiere perpetuarse mediante reelección o como venga como los anteriores”
¿Pero cuál es la lógica que permite que esta situación continúe por estos carriles? ¿Qué es lo que está sucediendo? ¿Hasta dónde van a continuar defraudándose la expectativas populares?
Esta lógica de conciliación de intereses antagónicos a la que se han sumado la mayoría de los dirigentes sociales y políticos de nuestro país ha comenzado a tener fisuras importantes. La imposibilidad de dar respuestas a las necesidades populares y la postración ante los dictámenes del imperialismo, van generando un rechazo larvario que aún no se demuestra como oposición abierta, pero que indefectiblemente tiene ese camino. La movilización de masas del 9 de marzo contra Bush y contra el gobierno es una clara señal. El proceso contradictorio, pero alentador encaminado por la Tendencia Clasista y Combativa con su congreso de setiembre de 2006, también lo es. El congreso nacional de trabajadores tercerizados que se realizó el día de hoy, el avance de agrupaciones y listas clasistas en los sindicatos, la desobediencia y rebeldía que se esta demostrando ante el avance represivo, los distintos procesos de unidad de los que luchan y de las izquierdas, relativos, complejos y aún lentos, están constituyendo señales positivas, aún en un marco general de debilidad y confusiones.
Y aquí, compañeros y compañeras, es necesario que nos detengamos en este fenómeno que se está instalando, la criminalización de la protesta y la judicialización de los luchadores sociales. Inaugurado en noviembre de 2005 con los procesamientos de Nacho, Fiorella, Lilián y el chunga por sedición y teniendo como antecedente inmediato la persecución y procesamiento a los municipales de Montevideo en el marco de la huelga general en defensa del salario en 2003, a partir de las movilizaciones anti Bush tenemos en nuestro país otro preso político bajo el cargo de sedición. A esto debemos sumarle la seguidilla de citaciones, indagaciones, aprietes, seguimientos y hostigamientos a varios compañeros y compañeras, a trabajadores de la prensa y, de seguir por estos carriles a todo aquel o aquella que plantee su disidencia con el gobierno. Esto no es una casualidad. Tampoco es un tiro por elevación desde la derecha para desestabilizar al gobierno. Por qué razones pretenderían el imperialismo y la oligarquía desestabilizar a quién defiende a ultranza sus intereses inmediatos y estratégicos? Esta es la misma política que han aplicado, más allá o más acá, todos los regímenes socialdemócratas, todos los partidos obreros burgueses en el gobierno o en coaliciones de gobierno, en Europa o en nuestra América. Se trata de cerrar un cerco sobre quienes no hacemos concesiones al capitalismo. Mientras se demoniza a los sectores de oposición, se ensalza a los dirigentes conciliadores que homenajean a los ministros de gobierno mientras patotean a los trabajadores. Inauguran museos de la memoria mientras preparan la reparación económica a los militares golpistas y decretan el día del nunca más. Ahora, como en los tiempos de la dictadura terrorista de Estado, es un delito ser antiimperialista. Pretenden sembrar el terror, inmovilizar a la gente, anular por decreto la lucha de clases, convidar a cenar a la comadreja y al pollo y que los dos salgan satisfechos. Pero no van a poder imponer sus planes, a nuestro pueblo no le caben exabruptos de este tipo. Acá todos somos Fernando Maseilot, acá todos somos sediciosos. Por más que llenen nuestras movilizaciones con agentes de los servicios, de a uno los vamos a ir sacando. Por más filmaciones que hagan, la sabiduría popular encontrará los caminos, los métodos y las formas para continuar movilizando. A más represión debemos enfrentarle más movilización, más altos niveles de unidad de acción y más lucha y organización. Debemos hacer carne en los más amplios sectores la consigna de que si tocan a uno tocan a todos y actuar en consecuencia con ello.
Compañeras, compañeros, queremos hablar en el final de esta intervención, que sin duda ha dejado temas importantes sin tocar y ha sido un tanto desordenada, sobre el próximo 1º de mayo. Una parada importante nos jugamos los sectores clasistas en el acto que estamos convocando a realizarse acá a pocas cuadras, en las inmediaciones del palacio legislativo. Es necesaria la mayor vocación unitaria del clasismo para poner en pie la construcción de una nueva dirección para el movimiento obrero. Una dirección clasista, democrática y combativa que unifique a los sectores organizados y no organizados, que sea el elemento aglutinador de todas las expresiones de lucha de nuestro pueblo y que las potencie. Que se base en la independencia de clase y que coloque la lucha como generadora de unidad. Ya han comenzado los debates y las acciones para sacudirse la loza burocrática y conciliadora de la dirección de la cada vez más central de trabajadores. El próximo 1º escucharemos algunas protestas de los dirigentes sindicales del gobierno, todas ellas en el marco de compatibilizar intereses, hasta se utilizará un lenguaje opositor a algunas políticas de gobierno. Se exigirá de la boca para fuera, mejores salarios y condiciones de trabajo, se hablará de empleo y hasta se le tirarán las orejas al gobierno por no atender los problemas populares, pero a nadie se invitará a la pelea, ni hablar de presentar un plan de lucha a la clase obrera para lograr con la movilización lo que niega el gobierno por decreto. Se colocará la democracia parlamentaria como la panacea, como el mejor de los mundos posibles y se hablará hasta el hartazgo de profundizarla. Nada nuevo escucharemos de quienes se esmeran más cuando nos enfrentan a nosotros que cuando enfrentan a las patronales. Se cantaran odas a la unidad de la clase obrera, mientras cada una de sus acciones tendrán como consecuencia la ruptura porque no durarán demasiado colocándose en el medio del conflicto de clases antagónicas. Es por eso que fortalecer la Tendencia Clasista y Combativa es un imperativo de la hora, dejar las pequeñas diferencias y las mezquindades de lado y encarar la construcción de un vasto movimiento de lucha y resistencia popular. Por eso compañeros y compañeras el 1º desde los barrios, desde las agrupaciones sindicales, desde la histórica columna cerro teja y desde todas las expresiones clasistas, combativas y con independencia de clase, debemos fortalecer el acto de la TCC y marchar en una gran columna hacia el acto central para marcar la cancha.
Por un movimiento obrero clasista y combativo.

¡Arriba los que luchan!
¡Viva la clase trabajadora!

* Sergio Pereira es Secretario General del Sindicato Único del Taxímetro (SUATT) e integrante del Comité Ejecutivo del MRO

Ver fotos del acto

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google