La Lucha Armada Revolucionaria - FARO documentos

18.Oct.05    FARO 1967-1985
   

La Lucha Armada Revolucionaria

Enmarcada en una concepción continental y regional, vinculada al Plan del Comandante Guevara. Las FAR “Orientales”, bajo la bandera de la liberación nacional y el socialismo mantuvo, después de la muerte del CHE y la derrota circunstancial en Bolivia, un estrecho contacto táctico operativo y a nivel de coordinación estratégica con movimientos revolucionarios del área, tales como las FAL (Fuerzas Armadas de Liberación) de Argentina, con ALN (Alianza de Liberación Nacional) orientada por Carlos Marighela, VAR –Palmares (Vanguardia Armada Revolucionaria - Palmares) y FLN-PA Frente de Liberación Nacional de Porto Alegre en Brasil; ELN (Ejército de Liberación Nacional) dirigido por los hermanos Peredo de Bolivia y MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) en Chile.
El accionar guerrillero de las FAR “Orientales” estuvo siempre estrechamente vinculado a las luchas populares y obreras
Así, por ejemplo:
El copamiento de la Fábrica de Productos Porcinos Ernesto Ottonello, donde se expropiaron armas y se dio lectura a una proclama ante los trabajadores. Este operativo formaba parte de una serie destinada a apoyar el conflicto de la industria frigorífica que en ese momento sacudía al país.
Acciones de expropiación a la cadena de Almacenes Manzanares con posterior reparto de comestibles en los barrios de las zonas marginales y de apoyo a las ollas populares de las fábricas en huelga.
Atentados con explosivos a sucursales de la banca extranjera y de la oligarquía (City Bank, Banco Comercial, Banco de Londres y América del Sud, Banco Mercantil, etc.), en el marco de la gran huelga bancaria de 1969.
Múltiples operaciones expropiatorias contra bancos, financieras usureras para bancarias, cambios clandestinos, usureros privados y contra empresas norteamericanas como The National Cash Register Company.
Acciones de propaganda armada como la toma del Cine Plaza y la embajada Suiza.
Operaciones punitivas y de castigo, como la ocupación con decomiso de archivos y registros del local del entonces existente sindicato amarillo de AFUTE, vinculado a la agencia USIS, controlada por la CIA.
Pertrechamiento en armas a través de desarmes a agentes represivos; expropiaciones a coleccionistas en función del principio de autoabastecimiento.
Las FAR “Orientales” contaban con su propio órgano de difusión y propaganda, a través del cual buscaban mantener informado al pueblo acerca del accionar de la organización: ”El Guerrillero Oriental”, de aparición irregular y difusión clandestina.